¿José Tomás o Ponce...? ¿Gallo o Belmonte?



En mi opinión, José Tomás es el número uno del toreo actual, y si Ponce quisiera, podríamos estar ante una nueva época de oro del toreo. José Tomás le lanzó el año pasado un órdago, por el verdadero mando en el toreo, si bien Ponce no ha querido, no se sabe si por miedo, o por prudencia, o bien por la familia. De todas formas yo pienso que el ego de un torero, y me imagino que de cualquier artista, es algo muy superior a lo prudente o conveniente.

Creo que José Tomás representa al toreo de Belmonte y Ponce a Joselito el Gallo, y España necesita un pique de estas características, donde los protagonistas estén dispuestos a jugarse la vida, para que los públicos revienten las plazas como antaño. Una nueva revolución del toreo. José Tomás está dispuesto. Yo entiendo que Ponce está practicamente de retirada e ilusionado y preocupado con ser padre, pero una vez que lo sea, nos podría dar a los aficionados y a su hijo, el regalo de encerrarse con José Tomás mano a mano dos tardes, una con toros de Victorino Martín en El Puerto de Santa María y otra en México. La supervivencia de la fiesta nacional se lo agradecería y siendo dos pedazos de toreros, son necesarias corridas como éstas que nos saquen del tedio, nos hagan reavivar los rescoldos apagados y a su vez enciendan nuevos leños por el futuro de un arte en peligro de extinción. Quizás luego sea demasiado tarde.

6 comentarios:

Alfaraz dijo...

Esa dicotomía en imposible para mí: Ponce está ya MUY de vuelta, y José Tomás casi que tambien.

Yo creo que los emergentes en este momento serían Talavante y Castella.

.

JL Martínez Hens dijo...

Permíteme discrepar que estamos hablando de toreros que pueden marcar una época y referencia de otros. Tomás es el espejo de Talavante como así lo reconoció el otro día en una entrevista en el loco de la colina interesantísima y que puedes ver en canal sur, en televisión a la carta.

Yo creo que Ponce está de vuelta pero en un pique daría mucho de sí y me da la impresión que es tecnicamente mejor torero que Tomás que representa al torero de verdad artista capaz de dar la vida por su ideal de pureza, entrega y arte.

Ponce no se arrima porque tiene todas las de perder. Tomás no tiene nada que perder porque se sigue arrimando igual y por eso llena las plazas a las que va y es el número uno indiscutible del toreo. Con su vuelta a los toros lo ha demostrado. Si no que se lo pregunten a los reventas que son los verdaderos aficionados termómetros de la fiesta.

josemaría dijo...

Pienso que la fiesta, no va a depender de dos toreros, que si bien, ya han sido ejemplo para los nuevos valores emergentes, Castella, Talavante, etc. No son en sí ya un valor a tener en cuenta si van a pasar a ser una refernecia, como dices, Ponce estará, al menos una temporada, preocupado por su niño y veremos a ver si no se corta la coleta este año.
Y José Tomás es un poco raro, incluso llega a asustar, aunque es verdad que en el sitio que el se pone y con lo que arriesga es único, aunque he visto a Castella el cual declara ser un seguidor de Tomás, tambien se pone en el terreno del toro, pero en fin, hay tantos toreros ahora que animan la fiesta, Manzanares, Morante, y tu amigo Aparicio, con los toreros pasa como con los colores que cada uno eliga el que más le guste, no todo es pasar miedo y meterse en los terrenos del toro, hay muy buenos toreros Ahora mismo.
Por cierto a Ponce le han ofrecido por torear en la feria de Córdoba, que ya se proxima,lo que quisiera por torear con José Tomás y ha dicho que no torea.
Bueno el arte en los toros surge hasta en los reventas. saludos.

JL Martínez Hens dijo...

Mahoni, estuve en Córdoba el miercoles y los carteles están rematadísimos. Tomás torea el jueves. Podíamos ir y vernos aunque creo que es mucho peligro. Ya sabes que tú y yo y con Tomás de testigo, es mucho riesgo. Que se lo pregunten a Morante y a Julito. Por cierto ¿anda ya? ¿Y el Bar con los enanitos? El loco de la colina saca ahora mucho al pollito de California. A esos les ponemos el video de la cofradía de Aviles y los ponemos a pensar. Buena gente aunque el Julito no quisiera saludarme. Luego pasa lo que pasa, yo con los males de ojo soy muy certero.

JL Martínez Hens dijo...

ORACIÓN POR JUAN BELMONTE

Ten compasiòn, Señor, de tanta gloria
y tanta muerte y tan rebelde nudo.
Era un hombre no más, solo y desnudo,
esclavo encadenado a su memoria.

Cuánto pesa la púrpura irrisoria,
còmo abruma al ungido, al que ser pudo
dueño de tanto azar y cayò, rudo
gladiador contra el bloque de su historia.

Cuántas veces luchando en la faena
buscaba aire y era nazarena
fe, fe viva y causal lo que pedía.

Todo el ruedo se ha abierto en horizonte.
Y còmo lanceaba y qué armonía.
Apiádate, Señor, de Juan Belmonte.

Anónimo dijo...

"A la muerte de Don Juan Belmonte"

Para coger un pan sobre el morrillo
Dando pecho y axila a los pitones,
Juan, anónimo Juan, Juan Torerillo
No recibiste clásicas lecciones.

Para llevar a casa veinte duros
Entre la chifla de inhumano coro
Bebiste golpes, aspiraste apuros
Y al aire al suelo al aire y siempre al toro.

Del miedo, que es ingénito en el hombre,
Nació el valor, congénito en el hambre;
Así en la tauromaquia, Juan Sin Nombre
Fue antítesis del gran José Raigambre.

José, nieto de Venus y Vulcano
Fue un semidiós con la esbeltez de Apolo
(Frecuencia tuvo aquel Teseo hispano
En liquidar seis Minotauros, solo).

Mas Juan, el pobre Juan de carne y hueso,
El más mortal de todos los mortales
Opuso a sal valor, arrojo al seso
Y "molinetes" contra "naturales".

Tres siglos en la historia del toreo
Se derrumbaron ante dos colosos:
Del morisco e hispánico alanceo
Hasta el futuro en los taurino cosos.

Y Joselito muestra al horizonte
Toda una enciclopedia en su percal.
Y remata sus lances Juan Belmonte
Con su "media verónica" renal…

La Muerte se disfraza de capricho,
Y en la más increíble paradoja
Subsiste quien vivió a merced del bicho
Y muere quien "¡no hay toro que lo coja!"…

Quedan atrás los años de la infancia:
Sevilla y su noctámbula capea…
Como un Jasón, Juan, en su rica estancia
Mira en la tauromaquia una Medea.

Porque si en su niñez fue Juan Sin Suerte
Y fue en su adolescencia Juan Sin Pan,
Hoy, ya casi un anciano, es Juan Sin Muerte
Porque la Muerte tuvo miedo a Juan.

Y quien burló a la muerte en tantos ruedos,
Mil veces sentenciado por suicida,
Sólo cuando lo quiso, y con sus dedos
Mató su muerte y se quitó la vida…

A Juan, que no toreó por soleares,
Muerto, no he de llorarlo en seguiriyas.
Sean por martinetes mis cantares,
Cante de yunque y fragua y herrerías:

Cristo de la Expiración
Cachorro de los trianeros,
Bríndale tu absolución
Al mejor de los toreros
Cachorro, si en Viernes Santo
Te faltara un penitente,
Asóciate a nuestro llanto
Que es Juan Belmonte el ausente…

Nicomedes Santa Cruz (1925-1992)
Audio del poema en su web en la sección "Descarga de audio y video"

http://www.nicomedessantacruz.com/espanol/audio.htm

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com