Senecta primum consulenda




Dedicado a mi abuela, Fuensanta Orti Molinello, una mujer guapa, inteligente y que nunca toleró las injusticias.



Ante todo se debe consultar a los ancianos.






Hace unos días, un sábado, iba yo a ver a mi abuela con mi niña pequeña de 17 meses. Mi abuela, una mujer que habría valido para Ministro de Defensa, es una de las personas con la biografía más impresionantes que conozco, incluido todos mis admirados maestros, autores de libros, pintores...

En los últimos meses, ya hemos perdido la cuenta de los infartos y anginas de pecho que ha tenido, el corazón biologicamente le está fallando y los doctores ya no quieren operarla (demasiado tarde), aunque espiritualmente rebosa alegría, paz, serenidad, bondad, sabiduría, inteligencia, y sobre todo amor...

Cuando mira a María, yo se que le transmite todas esas cualidades de una forma sobrenatural, y por eso cuando tocamos el timbre de la entrada del portal la cara de María se transforma. Luego en su presencia, María es muy recatada y tímida, hace un poco como de gata, un poco arisca, pero ellas se entienden. Tenemos que estar muy pendientes porque a María le fascina un botón rojo inmenso de un teléfono de emergencias que le han puesto los médicos, ya que la penúltima vez que ingresó, a las 4 de la mañana, estuvieron una hora en la UVI móvil practicamente resucitándola.

Ella, poco amiga de beateríos, ni de curas (que se lo cuenten al que fuera Cardenal de Sevilla al que se le plantó en tiempos de Franco) ya me ha confiado que no espera demasiado pero que se va a ir en paz y con la conciencia tranquila, y lo único que le preocupa es poder seguir saliendo a la calle, aunque lo tenga semiprohibido.

El caso es que ese sábado cuando volvía con mi niña de ver a la abuela Fuensanta, nos encontramos con un anciano con una pancarta pidiendo que el Ayuntamiento antiguo de Fuengirola sea un centro de día para ancianos y que respeten el edificio.

Nuestra alcaldesa, Esperanza Oña, que aparte de alcaldesa es la portavoz del PP en Andalucía, y que también tiene su vertiente privada, y es dueña o accionista de un geriátrico privado a la salida de Fuengirola, y no se si habrá visto la pancarta ya que yo creo que pasea poco por las calles salvo para actos públicos o inauguraciones y siempre rodeada de guardaespaldas, se niega a este proyecto, ya que quiere hacer un "hotelito" con encanto, como si en Fuengirola no hubiera miles de apartamentos vacíos y suficientes plazas hoteleras.

He preguntado a las gentes del pueblo, que ahora se empeñan en llamar ciudad, y me dicen que los viejos en pleno centro, no dan buena imagen. Decía un tal Esquines, al que no tenía el gusto de haber leido hasta hoy que, "La república se salvará cuando al consejo de los ancianos se junte la fuerza de los jóvenes".

En Fuengirola hay muchos ancianos, y yo ya he tenido varios clientes que venían al despacho por el simple hecho de tener una cita a la que acudir. Y se mueren sólos. A algunos he tenido que hacerles testamentos vitales para que no los mantengan vivos bajo ninguna circunstancia y sobre todo para que no se moleste a sus hijos, profesionales de prestigio que viven en países como China, Holanda, Bélgica, y a los que no se les debe de molestar para enterrarlos.

No se cuantos años lleva gobernando Doña Esperanza en Fuengirola, más de 13 seguro, y me considero un buen enemigo suyo, no pido por ella por las noches, ni me importan sus cuentas corrientes ni sus acciones en empresas privadas, aunque ella le gusta destacar en el ranking político de las declaraciones que se hacen antes de las elecciones. Tampoco me importan sus negocietes si es que los hay y si hay convenios para dar más altura en determinados Hoteles. De todas formas, yo opino que los ancianos, a los que ella está acostumbrada a mimar y querer, tienen su encanto y que en el centro del pueblo, tampoco quedan tan mal. Sobre todo, porque sólo me queda una abuela viva y anda delicada de salud, y yo seguiré necesitando consejos para desprenderme de mi ego y para tomar algunas decisiones en la vida. Esperanza, aunque sea sólo por tu propio interés, consulta a tus mayores, que ya no eres ninguna niña para ponerte esos trapitos que me gastas.

No te voy a dar, Pachina (como dicen que te llaman los que te quieren y así lo publicó Antonio Burgos), el gusto de acabar este artículo contigo, sino que mi abuela pondrá su poesía, ya que ella aunque no crea mucho en Dios, descansará en paz, estoy seguro, una vida de amor nunca puede acabar en la nada. Siempre quedará su recuerdo y su fuerza ante las adversidades de la vida.

Os dejo un poema de Fuensanta Orti Molinello, que nunca ha publicado y que escribe para su familia y para ella misma.

Consejos a mi nieto José Luis a los 20 años

Es tu mirada pensativa y tan alto mira, que tus ojos reflejan el deseo
al ver al águila orgullosa, plácida y serena, remontar el vuelo;
como polluelo empiezas a volar, no te cortes las alas,
no adormezcas ni reposes tus anhelos en la almohada.

No desfallezcas cuando quieras recorrer el mundo en libertad.
No seas esclavo, no te encierres en ti mismo, no te acomodes a lo mejor
ni en la flor de los amores, no te enredes con pasión.

Deja que el tiempo te lleve, siempre tendrás la ocasión
de encontrar flores tan bellas que te embriagarán con su olor
y con el ansia de saber, que tú encierras, encontrarás con tesón
días generosos de amor, de gloria y caridad, y de injusticia, y así aprenderás
verter la semilla poco a poco con turbada calma y generosidad.

Verás la luz que clarea en la oscuridad, cuando habla la razón,
y sentirás gozar tu alma y tu ansiado corazón.
Y en tu mente reanimarás el deseo de ilusiones muertas
como el recuerdo de un llanto, como sueño soñado sin sentido,
y así conseguirás una vida, como el niño en plácido sueño dormido.

7 comentarios:

barrera dijo...

Un poema escrito con amor, desbordado de amor, a tu abuela como a toda persona, le llega su hora, pero siempre hay que intentar que esa hora, sea lo más dulce posible y soypartidario de darle algún capricho de vez en cuando, puesto que las alegra. Yo tengo una abuela con 76 años (aún joven) pero que ha sufrido incontables infartos también, no puede andar sin andador, prto lo que más le alegra es ver a mi, a mis hermanos y a mis primos, en definitiva sus nietos y hay que intentar que se alegre, jeje

Respecto a la cuestión del pueblo, primero decir que nunca me parecerá correcto qun número tan excesivo al frente del gobierno por parte de una persona, luego, una gran tontería eso de quitar a los ancianos del centro, los ancianos son el espíritu historiador de un pueblo, un pueblo perdería mucho sin ancianos, en mi pueblo hay centro del dia, y alli los ancianos se entretienen, creo que todos merecen uno, y que no se debe mezclar lpos intereses económicos de las empresas de la alcaldesa con el bien del pueblo


Saludos

barrera dijo...

por cierto, ya he podido cambiar mi nick, jejeje

HaushinKa dijo...

Hola, soy Haushinka, de BW. Me ha fascinado la personalidad de tu abuela, su sabiduria y su inteligencia. Personas asi son las que hacen grande este mundo, sin duda. Se que la recordaras siempre, y que quiza el dolor de la perdida pueda borrar muchos buenos momentos en los primeros instantes, pero lo importante, siempre, es disfrutar de cada hora, cada minuto, cada suspiro que puedas brindarle antes de que emprenda el camino a otro lugar, misterioso, que posiblemente ni tan siquiera exista. Desde luego, siempre podras estar orgulloso de ella. Y disfruta. Porque yo, a mi edad, hace mucho que perdi a la unica abuela que he tenido. Sobre el dinero...el dinero...como el dinero mismo, lo pudre todo...hasta las buenas intenciones, a los ancianos y alos hotelitos con encanto...

Por cierto, genial blog. Me pasare mas de una vez por aqui...

Saludos.

JFC dijo...

Fantastico Jose Luis, me ha encantado tu blog y el texto sobre tu abuela. Me encantaría conocerla y te felicito por el tiempo que has difrutado de ella y que espero que sea mucho más.
Desde hoy segiré tu pagina.

Un abrazo

JL Martínez Hens dijo...

Os agradezco de corazón vuestros comentarios. Mi abuela es tan especial y quizá no la debería haber mezclado con una persona que no me merece ningún respeto, personas como Lopera, nuevos ricos que saben ganarse al pueblo inculto, pero que sólo piensan en ellos mismos y en sus negocios.

Me arrepiento de alguna forma de mezclar cosas tan puras con la basura del poder y la política.

Sherry_Darling dijo...

Precioso texto. Tu abuela debe ser una persona muy interesante. Disfruta de ella todo el tiempo que puedas. Yo lo hice de la mía (y de mi abuelo) y te aseguro que esos momentos son de los mejores. Mis abuelos jamás acabaron la escuela, pero siempre los recuerdo con un libro en las manos. Supongo que de tal palo...

JL Martínez Hens dijo...

Mi abuela no terminó el bachillerato. Su padre era catedrático de historia del arte, y académico de Córdoba, pero ella se enamoró con 17 años de mi abuelo, que además estaba enfermo con una medio neumonía y dejó los estudios. Luego, ha estado toda su vida leyendo y se ha autoformado. Ha viajado también muchísimo. Una persona muy pero que muy especial, y mucho más lectora que todos nosotros.

El único que sí lee en serio es un tío mío, que es soltero y vive con ella y que lee todo lo que pilla desde pequeño, y debe de tener una cultura impresionante, ya que habla poco y creo que es algo tímido. Estar tan cerca de una persona tan grande tiene que ser enriquecedor por una parte pero a la vez, complicado.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com