D.E.P.: Silvio, víctima del puto alcohol

¿Sublime?



Yo creo que Silvio era sublime, pero no fue capaz de ganarle la batalla al alcohol y estuvo muchos años sufriendo por las calles de Sevilla, mientras muchos le reían la gracia, como hace aquí Jesús Quintero al que no se le puede criticar, porque como periodista hace su trabajo, pero señores, ¿ustedes pensais que por mucha inspiración que tuviera merece la pena una vida así?



Arte tenía todo el del mundo y por eso todos se reían ¿con él?:



Es una pena que por el puto alcohol, no tengamos vivo a una persona que siendo sevillista fue capaz de cantarle al Betis:



Grande Silvio...y que pena que no te quitaras de esa mierda a tiempo.



Que descanse en paz, porque en esta tierra tuvo que sufrir y mucho.

7 comentarios:

Alfaraz dijo...

Sólo los tontos se ríen de los genios y Silvio lo era sin paliativos: yo todavía conservo el "Fantasía Occidental" que me lo compré en 1990 cuando lo conocí.

Es verdad que lo ví 10 o 12 veces a principios de aquellos 90 y siempre estaba borracho. Pero ¿quién está libre de pecado? Yo reconozco que en honor a Silvio y para verme los videos me he puesto un güisquecito.

.

ERÓTIKA dijo...

Aveces el arte esta dominado pro los vicios algunos mas visibles que otros, besos erótikos y marihuaneados :)

barrera dijo...

una pena sin duda alguna, ojalá se hubiese abstenido de beber y podría estar aún cantando, se ve en todos los videos como está de borracho,una pena

Guillermo dijo...

A veces hay personalidades que unen genio a capacidad de trabajo y a oportunidad de estar en el momento "adecuado social" y pegan fuerte, pero a algunos por desgracia, o por desventura, les falta la parte necesaria para "aguantar el tirón", o bien son como dice Güi, "canibalizados" por la sociedad que solo quiere disfrutar del sprint aunque se vayan a romper después.
Muchos grandes monstruos del humor, o del "golpe hispánico" como Andrés Pajares, o del rock andaluz, como Silvio, o del flamenco como Camarón, o muchos más universalmente como Elvis, Jimi Hendrix, Kurt Kobain y algunos "autodestructivos" que siguen vivos y son admirados por ello.

Aunque en esto del "arte tremendista" de comerse los cachos de vida a bocaos, hay también los que se lo montan nadando y guardando la ropa, tíos como "Les Luthiers" grandísimos genios con una larga trayectoria de fondo,
Uno de los genios genios que hizo lo que quiso y nunca cayó en la autodestrucción de la fama y del estereotipo a pesar de haber estado en el medio de la psicodelia y del fregao setentero californiano fue el grandísimo músico y compositor Frank Zappa, que es de los tios a los que más han plagiado, copiado, o se han influenciado la gran pechá de músicos comerciales que han salido desde los 90 hasta ahora.
Frank Zappa se mantuvo siempre al loro de no ser un drogón, a pesar de que sus obras son lo más colocante que hay. Él puso el centro de gravedad de su éxito en ser él, incluso anteponiendo esto al "boom comercial". Hoy dia todos los músicos se quitan el sombrero ante Frank Zappa y es uno de los tios más respetados entre los músicos de todo el mundo.
Murió en 1990 de un cáncer de próstata, con cincuenta y pico.

JL Martínez Hens dijo...

Bueno, Alfaraz es una alegría verte de nuevo por aquí. Creí que al discrepar el otro día en el tema del Discurso de la luna de Juan XXIII, me iba a perder tus comentarios, pero no es así.

En cuanto a que te hayas puesto un whisky a su salud, me parece que es una actitud de caballero. Recuerdo un cliente inglés de unos 50 años y por casualidades o vete tú a saber por qué siempre que se iba lo acompañaba y acababamos tomándonos un Gin Tonic. Como buen inglés, era muy puntual, y un día tenía cita y no llegaba por lo que llamé a su móvil y me dijo su mujer que se acababa de morir esa noche. Me fuí al Bar La Plaza, y me pedí un Gin Tonic que me bebí a su salud.

JL Martínez Hens dijo...

Erótika, gracias por esos besos de marihuana...o maconha como le dicen en Brasil. Es cierto que los vicios dosificados son buenos. Como me contaba un amigo mío el pasado martes lo malo de las pastillas, drogas, y alcohol, es que funcionan. Y ahí entra en juego la libertad de la persona, el hombre no es del todo libre desde el momento que necesita para hacer cualquier tipo de arte una pastillita, digase por ejemplo, la viagra para hacer el amor.

Yo soy partidario de la química con la formación adecuada, preferentemente médicos. Soy partidario que las drogas deberían legalizarse y que hubiese médicos que recetasen la droga o pastilla adecuada y nos enseñasen a su vez a no hacernos adictos a ellas, para no perder la libertad.

¿Qué sentido tiene la vida sin arte?

JL Martínez Hens dijo...

Barrera, a mí también me causa pena Silvio aunque sea un genio, sea sublime y sea eterno. Creo que ese hombre no pudo ser féliz por mucho que se desahogara en los conciertos y fuese capaz de crear todo el arte del mundo...

Enlazo con Guillermo, que sabe de mis aficiones al tremendismo y de mis ansias por vivirlo todo.

Decía Neruda:

”Yo sigo trabajando con los materiales que tengo y que soy. Soy omnívoro de sentimientos, de seres, de libros, de acontecimientos y batallas. Me comería toda la tierra. Me bebería todo el mar."

Pues, yo el mar todavía no me lo he bebido, pero Salamanca, Sevilla, Jerez, en Brasil y en la Feria de Fuengirola he llegado a beberme literalmente el agua de los floreros, sin coña.

De hecho, mi primer cubata lo tomé contigo, en la Plaza de Toros y recuerdo que brindamos a la salud del querido Luis Villalobos, comentando tú que no nos pasaría nada por tomarnos el desayuno del tito Luis, al que siempre recordaremos por sus anécdotas y la placa que tenemos en su rincón en la peña caballista, que por cierto hoy en la Feria de los pueblos es la sede de Brasil, je, je, je.

Es curioso como tíos que se cuidan como Zappa cuya obra confieso ignorar, mueran a los 50 y picos, es decir que al final nunca se sabe porque Silvio, Luis, y todos esos monstruos que tú nombras también la cascaron con esa edad.

No obstante, creo que tú has dado en la clave al decir que el centro de gravedad del éxito de Zappa fue en ser él, y cuando una persona está dominada por la droga o el alcohol lo siento pero ya no es él en estado puro.

Y esa autodestrucción que para el público es estupenda, para la familia de uno y para uno mismo es un infierno, y se de lo que estoy hablando.

Hace poco leí con detenimiento un libro que es el detonante de este blog, llamado No Ficción de Vicente Verdú, asistiendo como público a comentarlo en el programa de Canal Sur de Vigorra. Hay una entrada en este blog con el enlace para verlo.

El autor confiesa en el prólogo haber tenido adicciones como cocaina y alcohol, y escribía:

"De hecho, si busqué entonces mi curación no fue sólo para recobrar mi bienestar físico sino como medio para mantener mi profesionalidad. Enfermo era incompetente. Cada vez más enfermo tendía a ser innecesario para todos, yo inclusive. La salud me devolvería la vida que necesitaba para escribir y la vida que necesitaba para escribir sobre la vida, el sexo, la gravedad y la banalidad. Lesionado, habitado por dolores de estómago, dando a luz a ese mucilaginoso que era la nausea ascendiendo por el cardias, me volvía un ser en manos de otro o, lo que era lo mismo, un individuo poseído por los planes de un tercero dueño de mí."

Esa es la clave. La máscara que se ponen esos artistas de personajillos y viven para ese arte o esa cosa en la que destacan, sin ser ellos mismos, autodestruyéndose a pesar de su propia genialidad que de repente empieza a comérselos y a ser más fuerte que ellos, y a su vez ellos, dejan de ser libres y felices. El que haya visto los videos de Silvio sabe que ese hombre no pudo ser féliz...

A pesar de todo veo coherente brindar a su salud, pero yo brindaré con el brindis del bohemio que será mi próxima entrada.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com