Un cantecito en Galicia...



"Tú dices: Galicia es muy pequeña. Yo te digo: Galicia es un mundo. Cada tierra es como si fuera el mundo entero. Podrás recorrerla en poco tiempo de norte a sur y de este a oeste; podrás volver a recorrerla una y otra vez; no conseguirás andarla del todo. Y cada vez que la recorras, encontrarás cosas nuevas. ... Puede ser ella pequeña en extensión; pero en hondura, en entidad, es tan grande como quieras"

Vicente Risco.


Me anda por la cabeza volver a hacer el Camino de Santiago y en vez de andar, correr algunos tramos. Me apetece hacer el Camino del Sudeste-Vía de la Plata, y conocer toda esa zona de Ourense, la Galicia más profunda y rural aunque creo que son como 9/10 días lo que para mí es demasiado tiempo. Luego está el Camino Inglés empezando bien en Ferrol o bien en Coruña, y luego hay uno más ligerito que es el fin del Camino de Santiago que es ir hasta Fisterra (el fin del mundo) que son 3 días.

Yo hice el Camino portugues desde Valenca do Minho (110 kms) en 1999, año jacobeo por lo que tengo el cielo practicamente en el bote y el Camino del Norte desde Villalba (120 kms) en el 2006, donde en una etapa me hice 47 kms con montaña, sin estar fisicamente entrenado, acabé en casa de una señora que daba comidas y dormí allí, cené y desayuné, creo que fue por 18 Euros hace dos años y como si fuera mi abuela. Luego enlacé con el Camino Francés en Arzua y me quedé en un Pazo por 40 Euros, donde hice una jornada de medio descanso, y para no perder el ritmo, me acuerdo que era un Domingo y me fuí de Arzua a Melide, es decir el camino al revés. La gente flipaba conmigo...En Melide era día de mercadillo y estuve tomando pulpo, tras ir a misa, ya que yo mis dos caminos, los he hecho sólo y con un poquito de espiritualidad, ya que eran momentos de mi vida donde estaba algo chungo. El campo gallego se presta a la contemplación y a relajarse, y se conoce a gente interesante, aunque yo nunca hice pandillas, y como mucho estuve dos jornadas con los mismos.

El primer camino fue muy especial, con una parada en Arcade, donde me comí una mariscada para dos, y luego estuve dos días a base de suero de la diarrea que me entró. Cuando llegué a Santiago tiré toda la ropa y me compré un traje. Recuerdo que llegué el día de la Inmaculada y en la Plaza del Obradoiro estaba Fraga en una recepción con motivo de la Inmaculada y le hice firmar el pasaporte del peregrino que hay que ir sellando. No tengo un fervor especial por Fraga pero yo le dije que a mí me parecía que lo mismo el santo no había andado tanto y que eso del camino es un invento suyo de su etapa de Ministro franquista, al igual que los Paradores... Le hizo gracia y se rió, luego me vine arriba y le hice otro comentario, y me dijo que me estaba pasando...

En Galicia hay mucha magia. Es otro mundo. He conocido a algunos gallegos en Brasil. También tengo un amigo aquí donde vivo que le está haciendo falta un camino de éstos para olvidar una serie de problemillas. Gente muy especial, difícil de tratar pero inteligentes y cuando te ganas su confianza, buena gente. También te tienes que reir con sus ocurrencias.

2 comentarios:

barrera dijo...

no se por qué pero nunca me ha llamado la atención el Camino de Santiago ni similares, dicen que es una esperiencia muy bonita pero yo si no tengo gusto por realizarlo no lo haré si en algú momento me entran ganas pues lo haré pero no sé, de momento le dejo el camino a los demás

Saludos

JL Martínez Hens dijo...

Pues es una pasadá y mejor hacerlo sólo e ir a tu bola por el campo gallego conociendo a gente, viendo como hay personas que viven en el campo como hace cientos de años y que son felices, pasando por iglesias y cementerios con el rocío de la mañana, defendiéndote de algún perro que te ladra y hace por morderte, tomando el caldo gallego y todos los manjares de la gastronomía del país que es como le llaman, reflexionando sobre tu vida, sobre que sentido tiene vivir, si existe un Dios, sobre proyectos de futuro y revisando el pasado, pero sobre todo disfrutando del presente en un ambiente agradable y quitado de la rutina de una ciudad. Y todo por poco dinero ya que los albergues sólo hay que pagar la voluntad. Merece la pena.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com