Hoy es mi confirmación

Cuando muere un familiar querido en circunstancias no trágicas y después de una vida haciendo el bien, junto a la pena de no poder ver más a esta persona, se siente una fe profunda no sólo en la esperanza de su descanso en algún lugar, sino también en la de vivir aquí, como ella hizo, superando las dificultades y disfrutando hasta el último aliento.

Es por eso que hoy voy a dar un paso más, y como creo en Dios (a veces con complejos de que me tomen por beato) hoy voy a confirmar mi bautizo, aunque como me aclaró un bloguero, no soy yo quien se confirma sino Dios el que me confirma a través del Espíritu Santo.

Estamos en tiempos donde ser cristiano no vende. Nos da miedo reconocernos en Jesús y nos recreamos en los fallos de la historia de la Iglesia, y en los detalles de la jerarquía eclesiástica, pero no reconocemos a esas personas que tenemos a nuestro alcance, como sacerdotes y otras personas que irradian una luz distinta y que aunque sabemos de donde viene, nos da como reparo identificarnos.

Por regla general, los curas son personas que viven procurando el bien de los demás, aunque a veces se distancian demasiado de nuestro mundo y por eso nos cuesta trabajo acercanos a ellos, y pensamos que son personas limitadas, que no viven la vida y que están siempre obsesionados con el pecado.

Sin embargo, nosotros los que sí sabemos disfrutar de los placeres de la vida, los hedonistas, los disfrutones, los que somos capaces de sentir la felicidad como la describe en su última entrada Ignacio Bermejo, sentimos verguenza de ser cristianos, sin sentido. Si tú no eres una persona aburrida y sin energía o fuerza, porque no eres capaz de reconocerte como cristiano, si lo que se pretende es ser mucho mejor e intentar ayudar a que otros sean más felices.

Yo estoy convencido que los poetas y filósofos, son todos personas que viven al estilo de Jesús, aunque muchos se complican buscando en los astros, en las casualidades, y en la búsqueda de definiciones de la vida. Jesús tuvo que ser una persona moderna en su tiempo, sensible, simpática y sin complejos, capaz de disfrutar tanto en la boda de su amigo como con los pecadores, e intentar vivir imitando su forma de ser, incluida su rebeldía ante los poderes, es un seguro de alegría en este mundo, pese a que a veces nos meteremos en problemas ajenos, porque si hay algo que podía definir a Jesús fue su valentía.

Por esta razón hoy me confirmo, con 35 años, sabiendo lo que hago, y para darle un sentido más profundo a mi forma de ser, ya que no tengo que "cambiar" sino que si vivo intentando ser mejor, y queriendo a los míos y a las personas que me vayan necesitando, seré mejor persona y por tanto cambiaré sin obsesiones ni aleluyas.

Creo que una persona tiene el deber de intentar ser feliz y eso es lo que busco. Además ayer se fue mi madrina y el de arriba no quiere dejarme desprotegido ni un sólo día por lo que ya me tiene preparada otra madrina. Mi "hada" será mi mujer y le he pedido esta mañana a Dios que nunca más me quede sin madrina. Os dejo un verso de Amado Nervo titulado "Jesús":

Jesús no vino del mundo de «los cielos».
Vino del propio fondo de las almas;
de donde anida el yo: de las regiones
internas del Espíritu.

¿Por qué buscarle encima de las nubes?
Las nubes no son el trono de los dioses.
¿Por qué buscarle en los candentes astros?
Llamas son como el sol que nos alumbra,
orbes, de gases inflamados... Llamas
no más. ¿Por qué buscarle en los planetas?
Globos son como el nuestro, iluminados
por una estrella en cuyo torno giran.

Jesús vino de donde
vienen los pensamientos más profundos
y el más remoto instinto.
No descendió: emergió del océano
sin fin del subconsciente;
volvió a él, y ahí está, sereno y puro.
Era y es un eón. El que se adentra
osado en el abismo
sin playas de sí mismo,
con la luz del amor, ese le encuentra.


Por lo visto la próxima entrada será la de una persona distinta.

Yo me voy a dejar.

9 comentarios:

Inés Bohórquez dijo...

Qué bello confirmar el amor hacia Dios!
Te admiro de corazón. También te puedo decir que he tenido la dicha de ver a un familiar irse de este mundo de una manera natural y luego de una hermosa vida. Es algo que sencillamente te dice que si se puede. Que si hay amor en cada acto el resultado es definitavamente el amor de Dios y nuestros seres queridos.

Me encata tu post está lleno de un profundo sentimiento.
Confirmar el amor y la fé es confirmar el amor a la vida !

Te dejo un abrazo y gracias por haberme visitado en mi Reflejo.

Mis bendiciones!

Joaquín dijo...

Eres el bloguero con la mayor desinhibición que conozco en confesar su fe. ¡Felicidades!

Letizia dijo...

Hoy escribiste el post que necesitaba leer esta Princesa antes de asistir al entierro de la abuela Enriqueta. Creo que ya voy inspirada para rezar, y que Dios me perdone.

Besos de Princesa

JL Martínez Hens dijo...

Gracias por vuestros comentarios y no hay nada más hermoso que oir que tus palabras pueden servir para hablarle a Dios, y más cuando sabes que hay personas que han estado pidiendo por tí. Un beso a todos y estaré unos días de vacaciones en Cádiz por lo que no creo que pueda escribir entradas. No obstante igual encuentro un locutorio con Internet y me escapo a contaros cosas agradables.

Un saludazo,

José Luis.

Incombustible dijo...

No había pasado por aquí, por aquello de quedarme sin ordenador.

Te dejo un abrazo y un beso, amigo mío, y que pronto pronto regreses con más ánimo (si esto puede ser posible, que ya de por sí tienes un duendecillo enorme) a deleitarnos con tus palabras.

Daniela dijo...

José Luis...hermoso post, lleno de fe, sólo los nobles de corazón, comprenden, como lo haces tú.

Además del Espíritu Santo, hoy te acompañará el de tu madrina, que sabe desde dónde está, de tu nobleza.

¡Que Dios te bendiga!.

Un beso.

Alfaraz dijo...

Muy bonito lo que has escrito.
Vuelvo de unos días por la bahía de Cadiz y veo que han pasado muchas cosas.
Felicidades.

.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Pocas personas se reafirman tan claro y alto; te felicito

Herodes de la Bética dijo...

Hermoso post, sí señor. Además eres de los míos, que capirote en mano, o por esos caminos que llevan precisamente a la Blanca Paloma, primera en recibir esa llamarada de fé sobre sí, no se averguenzan de lo que son ni de lo que creen...
Enhorabuena y un fuerte abrazo.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com