Los niños del Tercer Mundo



Hace unas semanas ví una película que me impactó bastante, Estación Central Brasil. Una de las cosas que más admiro de ese país es la alegría de los niños.

Es una experiencia recorrer las zonas pobres, como algunos pueblos del Nordeste, donde no se ve la violencia propia de las favelas, y conforme vas conociendo el país, uno se pregunta al ver a los niños jugando al futbol casi desnudos, bañándose en los ríos, montados en burros galopando, con sonrisas de libertad, si esos niños estarán más preparados para el futuro que nuestros niños europeos tan mimados y vigilados en los parques, y con tantas obligaciones y limitaciones que les vamos imponiendo como padres responsables.



Lo del niño riéndose en un burro es una imagen tengo guardada en la memoria. La asociación burro con pobreza, también la he sentido en Marruecos, y también allí he visto a niños felices aunque puede que no tan expresivos como en Brasil.

Os voy a dejar un cuento de un niño de La oración de la rana de Tony de Mello. No se si será de un niño del Tercer Mundo o de nuestra Europa, pero es un bonito canto a la esperanza, sobre la generosidad de los niños.

Una niña estaba muriendo de una enfermedad de la que su hermano mayor había logrado recuperarse tiempo atrás. El médico dijo al muchacho: Sólo una transfusión de tu sangre puede salvar la vida de tu hermana ¿Estás dispuesto a dársela?. Los ojos del niño reflejaron pavor. Dudó por unos instantes, y finalmente dijo: De acuerdo, Doctor, lo haré. Una hora después de la transfusión, el niño preguntó indeciso: Digame Doctor ¿cuando voy a morir?...

2 comentarios:

mia dijo...

Tú no imaginas cuanto

te entiendo y siento

He estado en Brasil,

he visitado Cuba,me

he traído siempre

la alegría de los niños

la amabilidad de la gente

Lo que hiere y sorprende

al volver,es el contraste

de las gentes que

teniendo tanto,

se den la pena de

vivir amargados!

Lo de la transfusión,

duele de real!

♥♥♥besos♥♥♥

Daniela dijo...

José Luis...vivo en un país, de los que llaman del tercer mundo. sin embargo para mí no debe ser catalogado así.

La calidez de su gente, la alegría de sus niños y hasta el humor con lo que toman todo, parecen de primera.

Aunado a ello, no entiendo la miseria, porque deberían vivir como reyes, porque es rico , muy rico en recursos naturales y minerales. La mala política lo ha llevado cada vez por el peor de los caminos.

Quiero decirte, que estoy dedicada a que los derechos de esos niños se hagan cumplir.Vine de tu país a éste...qué te parece?.

No me gusta decir nada por aquí, pero soy especialista en la LOPNA. Ley vigente desde el año 2001, de paso te digo, difícil de aplicar, siempre por lo mismo, el desastre de los gobernantes.

Admiro a éste país, porque a pesar de todo, sabe sonreir, sabe dar, tiene esperanzas!.

Un abrazo amigo.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com