El mar y Conrad

Hace unos días, un amigo que es un apasionado lector de Conrad, tras comentarle que había leído el Corazón de las tinieblas, me regaló dos libros más de este autor, Lord Jim, y "Con la soga al cuello", novela ésta que me leí el pasado sábado y que me ha entusiasmado. En opinión de Borges, Conrad es el primero de los novelistas y esta novela junto a la del Corazón de las tinieblas, las mejores, por lo que con estas credenciales poco más podré añadir.

Según comenta la contraportada de la edición de Espasa, Conrad supo unir su amor por la literatura y el mar: “La pasión que sentía por el mar le llevó a ser primero marino y después escritor. Para Conrad el mar era un instrumento de visión, al igual que la literatura, de ahí que de sus viajes sacara el material que posteriormente reflejaría en sus novelas”.

"Con la soga al cuello", es la historia de un viejo y laureado capitán, el Capitán Whalley, que jubilado tras una vida de mucha actividad y éxitos como el de que a una isla le pusieran su nombre, recibe una carta de su hija que vive en Australia con un marido enfermo, pidiéndole ayuda para poder subsistir. El Capitán está sin recursos por la quiebra de una sociedad en la que tenía invertidos sus ahorros, por lo que tiene que vender su pequeño barco para matar su afición al mar, y con esta pequeña suma, vivir e intentar recuperar un trabajo para poder mandarle las 500 libras que le han dado por su embarcación. Así, consigue un acuerdo con el dueño de un vetusto barco de vapor que está en un puerto practicamente abandonado, y durante tres años será el capitán del Sofala en una travesía comercial, que recuerda a la del Corazón de las Tinieblas, con un final espeluznante donde tras diversas circunstancias adversas, el viejo marino mantiene su dignidad hasta el último momento.

El libro es corto y de fácil lectura, por lo que en una de esas siestas que se echan algunos blogueros (de 4 P.M a 8:30 P.M.) os lo habeis liquidado, y no sólo disfrutareis, sino que estoy seguro que tendreis una guía para determinadas decisiones humanas, tras este pequeño chapuzón en la literatura marina de Conrad.

2 comentarios:

Blas de Lezo dijo...

Hola,
veo que has descubierto a Conrad, polaco convertido en britano y marino escritor. Si hay un libro de él que te hace sentir el mar con diferentes vivencias de la mar tal y como la sentía, tal y como es ella, (esto lo puedo afirmar por haber vivido sobre ella y sentir cosas similares, sin mástiles para cazar viento pero con quilla para partir mares), ese libro es "El espejo del mar". te lo recomiendo.

Un saludo

Blas

JL Martínez Hens dijo...

No os lo vais a creer pero hoy he soñado con un polaco que venía a mi despacho. El personaje me recordaba al Capitán Whalley de Con la soga al cuello. Este señor, había vivido toda su vida en Inglaterra ya que era un maestro en su profesión, y ahora con más de 80 años se encuentra sin un duro viviendo en España. Tenía una fuerza enorme y llevaba una gorra marina de capitán. Me pedía que como abogado le hiciera una demanda para recobrar el dinero de su hija, que con la posible ayuda de su exmujer, tras su divorcio consiguen poner su casa a su nombre sin firmar documentos y dándole una miseria que le mandaron hace algunos años. Ya os digo, practicamente la historia del capitán Whalley pero lastimosamente al revés, en vez de para su hija, de su hija. El guión sirve para un relato corto dedicado a Don Joseph como hizo Vargas Llosa con la versión de los Sertoes de Euclides da Cunha en la Guerra del fin del mundo, que es el libro que me estoy leyendo ahora.

Tengo unas notas que no consigo descifrar de su contexto de la lección magistral de Vargas Llosa en Santillana del Mar hace unos días que dicen textualmente:

La vida más allá (mentiras) de la historia. La ficción o mentira como motor del cambio. Triángulo compuesto por la lectura, el vivir y el amar que da el saber. Un triángulo no de las Bermudas donde el saber desaparece. Convivencia con el mar, la Fiesta del Chivo subrayando los límites éticos y la Guerra del fin del mundo.

Temas para soñar, para después vivir y para posteriormente volver a soñar y una vez hecho este círculo escribirlos. Este es un método que explicó Javier Marías al día siguiente en esas estupendas conferencias.

Aprendiendo a escribir.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com