Quevedo, el honor y los horarios: los honorarios

Hoy empiezan las vacaciones para la mayoría de los abogados y procuradores españoles, ya que el mes de agosto es inhábil salvo para temas penales urgentes y casos excepcionales como violencia doméstica, etc. Por tanto buenas vacaciones!!!. Esta es la entrada 150 y todavía no he decidido si haré entradas en agosto.

Este ha sido mi décimo año como abogado y aunque se me ha hecho largo, parece que poco a poco estoy pasando esa primera crisis del segundo lustro y me voy inmunizando contra la justicia. El verdadero problema de esta profesión, es que se hace muy difícil dejarla. Yo no se lo que le pasó a Quevedo, pero desde luego está claro que el mes de agosto era su preferido para este gran sabio de nuestro siglo de oro de las letras, porque se despachaba el hombre "agosto" contra todo el operador jurídico que se le ponía por delante, entre ellos, abogados, jueces y notarios:

Abogados:

"¿Queréis ver qué tan malos son los letrados? Que si no hubiese letrados no habría porfías ¿Y si no hubiere porfías? No hubiere pleitos; y si no hubiera pleitos, no hubiera procuradores; y si no hubiere procuradores, no hubiere enredos; y si no hubiere enredos, no hubiera delitos; y si no hubiera delitos no hubiera cárcel; y si no hubiera cárcel no hubiera jueces; y si no hubiera jueces no hubiera pasión; y si no hubiera pasión no hubiera cohecho. Mirad la retahíla de infernales sabandijas que se producen de un licenciado, lo que disimula una barbaza y lo que autoriza una gorra." (El Sueño de la Muerte)

"Los abogados defienden a los litigantes en los pleitos como los pilotos en las borrascas a los navíos, sacandoles cuanto tienen en el cuerpo para que, si Dios fuere servido, lleguen vacíos y despojados a la orilla."


Jueces:

"Quien juzga por lo que oye y no por lo que entiende, es oreja y no juez"

"Donde hay poca justicia es un peligro tener razón"

"Menos mal hacen los delincuentes, que un mal juez"


Notarios:

"En sepulcro de escribano,
una estatua de la fe,
no la pusieron en vano,
que afirma lo que no ve."

"El signo del escribano,
dice un astrólogo inglés,
que el signo de cáncer es,
que come a todo cristiano."


Francisco de Quevedo

Como para llevarle un pleito al señor de las letras. Desde luego la abogacía ha cambiado mucho. Hace unos años encontré un cartel de un abogado del siglo XIX que lo tenía bastante claro en cuanto a ese supuesto honor de vivir de esta profesión, que son los llamados honorarios (honor y horarios):

LEANSE POR TODOS LAS SIGUIENTES ADVERTENCIAS

Para no perder ni hacer perder el tiempo en este Despacho.

1ª.- Para pasar a consultar sobre asuntos nuevos, es preciso recoger previamente el recibo de haber abonado parte del importe de la consulta.

2ª.- No se admiten asuntos condicionalmente, sino sólo mediante el pago corriente de los justos honorarios. Tampoco se admiten aquellos asuntos en los que los litigantes fíen el éxito en supercherías ó artes curialescas.

3ª.- Se estima ofensivo el solicitar rebaja de los honorarios, porque (sobre ser éstos módicos) equivale ó a suponer que se ha pedido más de lo debido, ó a querer abusar pagando menos de lo justo.

4ª.- Los clientes, por su propio interés, deben ser breves en las conferencias, ya que esto se traducirá en mayor economía de los honorarios.

5ª.- Es inútil pedir favores de dinero, sea cualquiera el motivo que para ello se alegue.

6ª.- El tiempo es oro, y, por tanto, equivale a pedir dinero el venir solamente de visita a las horas de despacho. En cambio, resultará impertinente e inútil venir a tratar de asuntos profesionales fuera de las horas de consulta.

IMPORTANTE

Estas reglas no se quebrantarán ni aunque se invoque la recomendación más valiosa, porque los amigos deben ser los primeros en reconocer que todos tenemos que vivir del fruto de nuestro trabajo y no deben restar el tiempo que se necesita invertir en asuntos productivos.

Será por tanto un IMPRUDENTE, y como a tal se le tratará, el que insista en alguna pretensión contraria a lo que aquí se deja expresado.

Estas resoluciones irrevocables, por imposibilidad material de hacer otra cosa, son además hijas de una larga y triste experiencia adquirida a fuerza de abusos e ingratitudes.


A veces a uno, en esta era del marketing, le entran ganas de colgar cartelitos como éste y quedarse con tres o cuatro clientes, y poder dedicarse más al blog que a defender los litigios ajenos, pero bueno, vivimos de ésto. Es difícil vivir del cuento. Creo que me voy a descansar. Hasta pronto.

5 comentarios:

barrera dijo...

vaya, pues disfruta de tus vacaciones, jejejeje, 10 años como abogado se merecía una entrada en el blog jeje

Vas a algún lado de viaje este año??

JL Martínez Hens dijo...

Me voy a ir unos días a Montecastillo a ponerme en forma...

barrera dijo...

vaya cualquier otro año hubieses pillado allí al Betis jeje

Incombustible dijo...

Lo que me he reído con esta entrada...tendré que buscarme algo parecido para cuando cumpla los 18 años de pedagoga (seguro que habrá tela, muchísima, de donde cortar)

Felices vacaciones y, cuando tengas tiempo, pásate por mi blog que te he dejado un regalito.

Besos

Anónimo dijo...

ENTRE ABOGADOS Y NOTARIOS TUVE QUE ANDAR YO UNA VEZ, ! QUE GENTE TAN COMPLICADA, QUE MANERA DE PROCEDER!
EL DINERO POR DELANTE Y DANDO LAS GARCIAS USTED, DEL AUSUNTO Y DE AHÍ PALANTE NADA VOLVÍ YO A ENTERDER, Y ES QUE UNO ES IGNORANTE Y DANDO LAS GRACIAS A USTED, RESULTO QUE AQUELLO NADA FUE LO QUE PARECIA SER, ASI QUE CON TANTO LIO Y POR MI CORTO ENTEDER, PAGUE LO QUE SE DEBIA DANDO LAS GARCIAS A USTED.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com