Una balada en otoño: caminos
















¿Adonde nos lleva el camino? Todos los años hay como dos arranques y siempre después de las vacaciones, a principios de septiembre y después de Navidad. Parece como que al descansar se nos ocurren mil cosas nuevas para hacer el año un poco menos rutinario. Pasados esos días de buenas intenciones, volvemos a las costumbres de siempre, y ya casi a finales de septiembre la mayoría de las nuevas intenciones son historia.

Esta es una buena época para recordar a los poetas y en especial a Machado "caminante no hay camino". Pero hoy he encontrado una poesía nueva de Carlos Bousoño titulada Camino:

Aquí estás, camino de siempre,
hacia adelante, rota
la aspiración rosada, luna
que empalidece toda cosa.

Aquí estás y debes andar,
caminar como el agua absorta
por el torcido cauce, altos
los muros rojos, y a deshora.

Como el agua inmóvil transcurres
hacia un lejos, playa remota,
ya confusas historia y pena,
lejana la pena, la historia...




Estamos en otoño y la melancolía es necesaria. Parece como que entran ganas de bajar por el camino en vez de subirlo.

2 comentarios:

Tomás Ingelmo dijo...

Yo todos los Otoños mesuicido.

Incombustible dijo...

En un libro recién adquirido ("Contra la felicidad. En defensa de la melancolía" de Eric G. Wilson) , el autor planeta que es, precisamente, la melancolía es el motor de la creatividad.
No sé, quizá no será cuestión de bajar sino de subir más despacio, deteniéndonos a contemplar el paisaje con ojos diferentes a los que tenemos durante el verano.

Un beso

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com