Análisis de la crisis por Vicente Verdú

Hace unos meses mi admirado maestro, nos decía en su blog que esta crisis iba a ser gorda. Creo que se refería al encarecimiento de productos básicos. Ahora ya, gracias a Lehman nadie duda (empezando por nuestro Gobierno) de que estamos como mal menor en crisis.


¿Creeis que ha habido un país donde se hayan cometido más excesos en las hipotecas que el nuestro? Como dice Verdú, la velocidad de esta crisis es brutal, terrorista. En menos de un mes hemos tenido noticias que ni el peor agorero podría imaginar por mucho que ahora todos los Premios X del mundo digan que en tal o en cual artículo estaba pronosticado. Lo que yo me pregunto es si de esta crisis y a la misma velocidad, no estallará de repente un sistema nuevo...


Ahora es donde los intelectuales tienen que aportar su creatividad y dejarse el alma en ello. Y los artistas dejar la creatividad boba y echarle arte a los problemas actuales. Y no provocar más. Verdú ha publicado dos artículos esta semana que no tienen desperdicio. No se enlazar ¿linkear? todavía (espero a que algún bloguero me enseñe) por lo que tendreis que ir a la derecha y pinchar en el blog de Vicente Verdú.


El de ayer todavía mejor que el del martes. Viene a decir cuales son las causas de la burbuja, y que no basta con la malicia del especulador, sino que es necesaria además la crédula colaboración de quienes se dejan soplar el dinero. Luego hace un análisis espeluznante de lo que ha pasado que a mí me ha dejado de piedra:


La burbuja crece con el bonacible espíritu del tiempo o, exactamente con "el aire del tiempo". No se ha registrado de hecho una crisis grande o espectacular que no se corresponda con una época tendente al ascenso del pensamiento emocional, romántico y aventurero. Estos años posmodernistas han sido efectivamente así: reactivos ante la severa racionalidad de la modernidad, más femeninos que masculinos, más románticos que matemáticos, más propensos a juzgar mediante el golpe de vista (el "Blink", convertido en libro de moda norteamericana) que a través del análisis minucioso y detenido. Casi todo ha sido en estos años móvil, veloz, intuitivo, efímero, cambiante, impulsivo-compulsivo. Bipolar. Y de esta bipolaridad maniaco depresiva proviene la marca del aire actual, "L´air du temps", de Nina Ricci. Volando, lanzados a la mayor velocidad hacia el destino sin nombre, encabalgados en una evolución donde las cosas sustituyeron al sentido y decididos a vivir exhaustivamente la vida inmediata sin ningún más allá. De estos componentes parte la extraña fuerza que conduce a la máxima aceleración y al máximo accidente, a la suprema cotización de las acciones hasta el linde de la acción mortal.


Esto me da una esperanza. Algunos intelectuales están trabajando. Creo que voy a releerme el ensayo de Verdú sobre el capitalismo de ficción.

4 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Magnificamente escrito, José Luis y sin duda muy bien expresado

escarola dijo...

Parece que la ficción se está acabando y comienza la no-ficción.


Linkear es muy fácil, en el escritorio de creación de entradas, en la parrilla de arriba, tienes la casilla de hipervínculos . Sólo tienes que resaltar la palabra (por ejemplo boomerang) y pulsar la casilla. Se te abrirá un cuadro de diálogo en el que se te pide la http. La pones, cierras el diálogo y ya está. Se te ilumina la palabra que has linkeado.

JL Martínez Hens dijo...

Gracias escarola.

Os dejo una noticia local fresca:

China triplica sus importaciones a Málaga en apenas cinco años y ya es el primer socio comercial de la provincia por encima de Reino Unido

El ‘China Town’ del polígono del Guadalhorce de la capital.

23/10/08. Sociedad. Las importaciones de productos chinos a Málaga fueron de 66.675.200 euros en 2002; cinco años más tarde, en 2007, esta cifra se ha disparado a 221.979.700 euros, lo que supone más del triple, y en este año 2008 China ya supera a Reino Unido como el país que más exportaciones realiza a Málaga. Estos datos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) que hoy rescata EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com ilustran la progresiva penetración del gigante asiático en la economía de la provincia, que se ha acelerado con la crisis financiera. Los chinos se hacen cada vez con más locales comerciales cuyos dueños están en apuros y diversifican sus negocios. Uno de los centros por los que pasan los productos asiáticos es el polígono del Guadalhorce donde se localiza este pequeño ‘China Town’.

Anónimo dijo...

Verdú suele poner el dedo en la llaga, aunque nos desagrade.
Muy buen artículo José Luis.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com