Ciudad versus naturaleza.

Este fin de semana han encendido las luces de Navidad en Fuengirola y hoy ya había villancicos por las calles. Me parece una exageración. La Navidad con tres semanas cansa pues ahora ya vamos por seis.

Bicheando por Internet me encuentro con este video sobre el consumismo:



Es lo que tienen las ciudades. Además está claro que el del carrito era un chino.

Con lo barato que sale pasear por el campo sin todas esas necesidades absurdas.

Os dejo unas imágenes de mi tierra para que disfruteis y os relajeis con la naturaleza. Tenemos que volver a ella y no dejarlo para un fin de semana esporádico.



Y para los que no crean en el campo, la crisis les ayudará a recuperar la fe.

¿Volveran las generaciones futuras a vivir de la naturaleza?

Os dejo un poema titulado canción de invierno de un poeta de mi tierra que disfrutó de la naturaleza en vida: Juan Ramón Jiménez.

Cantan. Cantan.
¿Dónde cantan los pájaros que cantan?

Ha llovido. Aún las ramas
están sin hojas nuevas. Cantan. Cantan
los pájaros. ¿En dónde cantan
los pájaros que cantan?

No tengo pájaros en jaulas.
No hay niños que los vendan. Cantan.
El valle está muy lejos. Nada...

Yo no sé dónde cantan
los pájaros -cantan, cantan-
los pájaros que cantan.

2 comentarios:

verdial dijo...

Que preciosa es tu tierra. Y los versos de Juan Ramón le dan aún más intensidad a las inágenes.

Referente a la anticipación de la navidad, me parece descabellado. Es verdad que las calles y escaparates lucen bonitos y te llenan el alma, pero como bien dices, llegan a saturarte. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Un abrazo

Letizia dijo...

Y en mi Palacio todavía sin poner el Belén y las luces y el árbol,...¡y sin hacernos la dichosa postal!

Besos de Princesa

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com