Olivares de plata de Antonio Burgos

Os presento una nueva marca de aceite de unas personas que me son muy cercanas. Las personas que están diseñando y comercializando esta marca son personas muy creativas y que además escriben poesía, por lo que seguro que os iré colgando cosas sobre este aceite que sabe a manzana y almendra y que teneis que probar. Lo están comercializando hasta en Brasil. Pero no hay que irse tan lejos para probarlo ya que va a venderse a partir de mañana en un showroom (no preguntarme lo que es, me ha llegado en un email) hasta el 14 de diciembre en Sevilla (http://www.renovarseomorir.es/), en Cobertura photo: Narciso Campillo,4. 41001 Sevilla.

Y ahora y para relacionar el aceite con Andalucía y la buena literatura, os dejo uno de los mejores artículos que he leido sobre mi tierra titulado Olivares de plata de Antonio Burgos, nada más y nada menos que Poema en prosa incluido en "Reloj, no marques las horas". Respirar profundamente porque va del tirón:

Un azul de Murillo, un amarillo de albero, otro azul de la mar de Huelva, otro amarillo de las hojas del otoño en los jardines del Generalife, un blanco de azahar, magnolia, jazmín, nardo o dama de noche (táchese lo que no proceda, pero no procede tachar ningún olor). Esparto de túnica de nazareno o de cabo enverdinado de patera del Estrecho. Verde de campo de polo de Sotogrande, de vestido de Curro Romero, de arrayán del Alcázar de los Reyes Cristianos, o de los Reyes Moros, o de Don Pedro el Cruel, o de Don Pedro el Justiciero. El aceite del olivo de Minerva y el aceite que se arrojó a la cara Doña María Coronel, para que un Rey no la requebrara de amores, mientras Mariana Pineda cosía la bandera de la libertad. La muerte de Joselito, la muerte de Manolete, la muerte de Paquirri, la muerte de Ignacio Sánchez Mejías. El nacimiento de Velázquez, el nacimiento de Cánovas del Castillo, el nacimiento de García Lorca, el nacimiento de Venus entre las olas, al que solemos llamar Cádiz desde hace tres mil años. Fenicios, y tartesios, y más moros, y más cristianos, y descubridores, y caballeros cubiertos, ilustrados, liberales, doceañistas, la Mano Negra, la sal tan blanca, Casas Viejas, Blas Infante, verde y blanca, Antonio Gala, Quintero, León, Quiroga, Muñoz Seca, Pemán, Villalón, Juan Belmonte, unas torrijitas, niña, no, mejor unos pestiñitos, ¿y por qué no unas bocas de la Isla? Orilla de América, islas del Guadalquivir donde se fueron los moros que no se quisieron ir, cómo se iban a ir. Y Sanlúcar, donde una Reina descubrió la mar y donde puedes hacer reina a la mujer que amas llevándola a descubrir el oro de los atardeceres, las gaviotas, el vino, ay, el vino, lo que se perdieron los moros no bebiendo vino, el Corán hablaba del vino, pero no decía nada del Málaga dulce, del moscatel, de la manzanilla, del fino, del montilla, de la mistela, nunca estuvieron tan limpios los manchados mostradores. Y murallas de alcazabas, Almerías de luna con sol a mares, a espuertas de cal de Morón, de cal de Arcos de la Frontera, olivares de plata, y bueyes de las arenas del Rocío, y los caballos de Jerez, y los jinetes de Córdoba por el llano de las vegas de naranjos, de almendros, de almazaras, de albéitares, de alféizares, de alhucemas, de albardones de mulas que van al río llevando un cante, una copla, una canción, penas y alegrías, esperanzas y quebrantos, la emigración, el paro, firmar con el dedo, sentimientos que atraviesa un Ave, que baña una Costa del Sol, que rodea un campo de golf, un hotel de cinco estrellas, Don Juan Tenorio, y Carmen, Fígaro, ópera, maestro, ópera flamenca, Lola, y Rosario y Antonio, que no es Don Antonio, que es el de Mairena, y que no es el Maestro de Maestros, que es el de Marchena, y el otro Don Antonio, Machado, y el otro Machado, Manolo, y la saeta que no es de ninguno, sino de Serrat ya, y tras el Cristo de los Gitanos, que no es un Cristo, sino un Nazareno, como El Gran Poder, como El Abuelo, como Nuestro Padre Jesús el Rico, como El Greñúo, viene la Macarena, y viene la Virgen de la Cabeza, y viene la Virgen de las Angustias, y viene la Virgen de la Cinta, y viene la Virgen del Rosario, porque por patrona tiene, que al Rocío no le llaman Almonte, sino relicario de la Virgen del Rocío, viva esa blanca paloma de Picasso, y Alberti le da arbejones en la arboleda perdida, y Antonio Ordóñez la lleva de la mano por los montes de Ronda para que no la haga cautiva un palomo ladrón que va con la partida del Tempranillo, de Seisdedos, de Queipo de Llano, con los garrochistas de Bailén y con las bombas que tiran los fanfarrones, mientras Trajano y Adriano se colocan en Roma de emperadores y aquí queda una Giralda, una Mezquita, una Alhambra, y un pueblo, sencillamente un pueblo, una patria, una nación, a la que, como de algún modo había que llamarla, le dio a la gente por decirle Andalucía.

4 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

qué delicia es leerte, muchacho...
toma un beso, te lo has ganado

Sherry_Darling dijo...

Jose Luis, por una vez vamos a estar en desacuerdo:

¡¡¡No soporto a Antonio Burgos!!!

Es superior a mis fuerzas. Aparte de creerse más de lo que es, es de un grupo social que detesto: el "sevillanito". Soy sevillana, pero odio a éstos que van que si Sevilla para allá que si Sevilla para acá, al típico chovinista... y se niegan a ver las carencias de la ciudad... salvo cuando es un asunto político o partidista. Un ejemplo "glorioso" es el de este mismo señor con el carril-bici en Sevilla. Tremendo (por no decir patético)

De todas formas, ¡un beso muy grande! ;-)

JL Martínez Hens dijo...

Pues entiendo perfectamente lo que dices Sherry. Es más esta tarde me apareció en el email un correo que no he podido abrir donde me avisa de los comentarios del blog y cuando vi tu nombre me extraño. La verdad es que al igual que hoy no he tenido ni un minuto y tuve que hacer un copia pega para hacer la entrada. Ahora no se si tendré tiempo ni para eso pero me gusta hacer un comentario distinto.

verdial dijo...

Yo sin embargo tengo que felicitarte. A mí me encanta Antonio Burgos. Creo que es uno de los pocos retratistas de esas estampas tan nuestras con sus maravillosos textos.
Y también me encanta que se hable de otros lugares aunque no sean de Sevilla, que también son nuestros, raíces profundas en nuestro interior, y que merecen sentirse y disfrutar.

Un abrazo

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com