Tradición y melancolía
























Hoy es un buen día para casarse aunque yo no me casé en un día como éste por pura superstición, no fuera a ir la cosa igual que dos casos que conozco. No me quiero poner melancólico. En los días de lluvia suele pasar. Y regocijarse un poco en la melancolía también tiene su puntillo. Para eso hay canciones coma una que algunos novios horteras entre los que me encuentro, ponen en las bodas para no tener que bailar el tradicional vals, muy elegante pero para los que nunca lo hemos bailado es un poco ridiculo.



Tampoco soy de los del pasodoble aunque no me disgusta el Paquito que es más de mi época. Cuando tengamos una España laica perderemos muchas tradiciones y muchos puentes. Perderemos sin duda vacaciones porque somos de los países con más Bank holidays como les llaman los británicos. Todo sea por la modernidad. Como decía Verdú hace unos días los cambios no siempre mejoran aunque la bandera del cambio da votos. Que se lo pregunten a Obama o a Felipe que ha vuelto al "candelabro".

¿Se perderán también las fiestas de los pueblos del 15 de agosto? Puede ser una buena medida para reducir los accidentes. En Andalucía nos gustan muchos las tradiciones. Será una costumbre arabe. A veces pienso que si hubieran reconquistado Cordoba en estos tiempos, no se hubieran atrevido a echar a los moros o marroquies, pero de la Mezquita no hubiera quedado una piedra. Habrían puesto una obra moderna y punto y aparte.

Málaga es un poco menos tradicional por el hecho de ser un puerto de mar. Además cuando se ponen tradicionales es como que no les sale, no va en el carácter. Sin embargo en Sevilla la tradición es la razón de vivir y el pueblo en cuanto le tocan alguna de sus costumbres se indigna y se echa a la calle. Son mucho más teatrales e interpretan ese papel como nadie. Algo chovinistas. A mí me encanta estar entre dos aguas y beber de ambas fuentes. En política me pasa lo mismo. Un día me levanto de derechas y otro de izquierdas.

Cambiando de tercio, es curioso como en la mayoría de las ciudades españoles, los futboleros son del equipo local pero en realidad escogen siempre entre el Madrid o el Barcelona como sus verdaderos equipos. Esto en Sevilla no pasa y es algo que siempre me ha encantado.

Yo soy bético desde "chiquetito", un poco fanático como todos los de este equipo. La razón no fue otra que me regalaron la alineación de pequeño. El Betis en realidad es mucho más que futbol. Es un sentimiento de superación y de alegría por encima de todo. Ese manque pierda que se está perdiendo. No hay nada como juntarse con los amigos béticos en los días tristes. En estos días de fiesta también habría que obligar a los jugadores a entretenernos al igual que en Navidad y en verano. Tantas vacaciones ganando millones de Euros no son de recibo.



Al mal tiempo buena cara. Adios cordera, adios...

Melancolía un poco pero sin dejar que llegue a tristeza.

Mucho Betis, eh, oe...

2 comentarios:

El Ratón Tintero dijo...

Y ser del Sevilla de soltera porque lo es tu padre y del Betis cuando te casas porque lo es tu marido… ¿qué es?: ¿chaquetera? ¿conformista? ¿anodina? ¿sumisa?...
Naaa… Yo creo que tiene más que ver con los juncos ;-)

PD: ¡qué video más gracioso! Me ha encantado :-)))

Sherry_Darling dijo...

Tienes razón en lo que dices de las tradiciones. Y precisamente eso es lo que más me molesta de mi ciudad (Sevilla). Una cosa es respetarlas y otra vivir anclada a ellas. Creo que Sevilla sería mucho más si no fuese tan chovinista (tenemos mucho que aprender de otras ciudades y encima nos creemos el ombligo del mundo)

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com