Un paseo por el Al-Andalus en Africa: Asilah

He pasado el día en Marruecos, en un pueblecito a unos 40 kms de Tanger. Dicen que Assilah es actualmente la capital cultural del mundo árabe andalusí. No sé si son las raíces nuestras, o es la fuente. Desde luego, un viaje cultural ha sido. Vean.


Estoy cansado, exhausto de emociones. Creo que será mejor dormir, descansar y soñar, porque hay cosas de Marruecos que no son fáciles de contar, y me duelen porque veo que somos primos puede que lejanos, puede que hermanos.

Sólo ha sido un día (prisas, prisas, siempre prisas) pero yo necesitaría las mil y una noches para escribir sólo unas palabras sobre lo vivido. Me inventaré historias en sueños que me hagan ser capaz de ver las realidades. En sueños no hay tantas prisas.


Como decía un Papa a una comitiva que visitaba Roma y que iban a estar tres semanas, es poco tiempo. Al rato, vino un señor y le dijo que estaba apenado con su visita pues sólo tenía dos días, y el Papa le dijo que era suficiente.


Creo que el Oriente no se puede entender en tres semanas ni probablemente en un año, pero a lo mejor en un día se puede visitar y puedes intuir ideas. Tus prisas deformarán tu visión, y pretenderás occidentalizar lo oriental, cambiar el rumbo de los vientos como hacemos con la naturaleza. Es lo que a mí me pasa.

Puede que haya una Andalucía Oriental, una Andalucía Occidental y una Andalucía africana. Que pena que Barceló no fuera gaditano. ¿Y cómo es que Lorca, Alberti, Picasso, Machado, y tantos escritores no pasaron por allí, si hay sólo 14 kilómetros? ¿Dónde estaba Blas Infante? ¿No había ninguna barquilla para teorizar sobre el Al-Andalus cuando este pueblo formaba parte de España?

Las imágenes son la no ficción. Espero que algunos de los que entran por aquí, imiten a mi amigo José Luis, y tengan algún día la oportunidad de acompañarme. Prometo que no quedarán defraudados, si acaso pensativos. Y para asimilar bien, un paseo por Casa Pepe o Casa García.

Allí no hay ni virtualidad ni Oriente que valga. Hoy tocó Pepe y doy fe de que los barquitos de pan en las almejas marinera, el calamar frito, el salmonete plancha, las gambas, la pijota, la sardina, la berejena aliñá, las puntillitas o "almendritas", eran una auténtica mezcla de sabores entre Sanlucar y La Carihuela. Los dos mares de mi Andalucía.

Es importante que no pincheis dos veces esta foto de la izquierda, que sale las imagen muy grande y me aumenta la calvicie. Con una entrada en el blog ya es suficiente. No es que pierda pelo, es un nido que le hago a los pajaritos para que se posen y dejen su "guevitos".


Por cierto que picores, espero haber pillado sólo "ideas". Con lo bien que quedan las fotitos más curiosas. Marruecos es sucia y el tráfico es un caos. Hay que ir al pueblo o a la naturaleza virgen, y para ir entrando en Africa, no hay nada como la medina de Assilah, que es la más limpia y cuidada del país. Pero el subdesarrollo es patente y se palpa en el ambiente en todos los detalles. Y la pobreza a nosotros nos pica y a ellos les ahoga.



Creo que si supieramos escuchar las voces del este disfrutariamos más en nuestra maravillosa vida occidental, ordenada, limpia y cómoda. Da gusto volver a casa, tras esa deprimente impresión última del puerto de Tanger, entre detenciones, corruptelas, y esos niños que se quieren colar entre los camiones y con esa Policía tan efectiva. La eterna guerra del Norte-Sur que sólo es historia en USA.




Me voy a la cama a soñar un mundo mejor, donde no haya Este, ni Oeste, Norte ni Sur, donde no haya fronteras ni espacio ni tiempo.



Utopías...


Arte...


Luego con la luz del día despertaré, me olvidaré de lo negativo y volveré a recordar los colores de la pobreza y como la cultura puede con todo. Entonces, anhelaré volver, como el poeta Thicaya U Tam'si:

"Asilah, nunca dejaré de volver para saborear el gusto de la serenidad. Y de la paciencia."

(Cita del blog de José Carlos Gª Fajardo)

5 comentarios:

Cecy dijo...

Pase y vi.

Y me llevo un poco de serenidad, la paciencia trato de cultivarla en el día a día.

Besos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... Qué bien irme contigo de excursión.
besillos

mia dijo...

Como si hubiese hecho el recorrido

junto a ti,la misma belleza

la misma plenitud,el mismo vacío

Me quedo con la cal del blanco

y el azul del pedazo de cielo

que nos habita,más allá de los sueños


´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•` *♥¸.•*¨) ♥ ♥
(¯`´•.¸ ¸.•´´¯ `,+.*`,+.*´.
’ *...`’ °´...`’ °´.*’ °´..`’ °´..`’ °´.
___####___#### .`-.´.+` ´°
_##____#_#____##`,+.*.*´
#_______#________# `+.*`
#________________# `,+.*`.°
_#______________# `,+.*`,+.*
__#____________# `,+.*`,°*`’ °
_____#_______# `,+.*`,+.*`,+.
_______#___# `,+.*`,+.*`,+.*’
_________# `,+.*`,+.*`,+.*

ONDA dijo...

Estimado amigo:

Adriano sí estuvo en Marruecos y en Rabat ubica dos poemas Jardín de los Udayas y Huertas de Salé.

"Nubes beduinas
sobre alfombras mágicas.."

Alfaraz dijo...

Siempre pienso gente que va a la India en busca de exotismo es porque no conoce Marruecos.
Blas Infante sí que iba bastante...pero yo creo que era de los que no lo asimilaron.

Que te pegas unos viajecitos a deshora y vives muy bien.

.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com