Mañana cruzaré el charquito


Vivir en el sur (aparte de las ventajas que en su día proclamaba la cantante Rafaela Carra) tiene una ventaja que los andaluces en general todavía no explotan demasiado. Y es que desde la puerta de mi casa a Tarifa hay una hora en coche y de allí a Marruecos hay un Ferry que en 35 minutos te deja en Africa.

Es impresionante como en sólo 14 kilómetros se da un salto de practicamente un siglo. No es sólo un viaje espacial sino temporal, tanto por la forma de vida como por el hecho de que el reloj de alguna forma se para.

Aún así nosotros como occidentales estresados que somos nos vamos en el barco de las 9 y saldremos de vuelta a las 6 o así (siempre que el tiempo nos acompañe). A pesar de las prisas, estoy seguro que será como estar una semana de viaje. Es lo que tiene salir del ambiente y en este caso de una forma tan radical.

Creo que si algún día me diera por escribir de verdad, casi seguro que me tendría que aislar de mi mundo e irme 40 días al desierto. Pasar un tiempo sin reloj, con un portatil sin Internet, ni email, ni blog. Y mientras estuviera allí, lo único que me compraría sería un burro para hacer la compra, y para no hablar sólo con la mar mientras se pasea por una playa desierta...

2 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

...Tienes madera, niño para escribir.
Y en cuanto al desierto, la primera vez que lo vi y me senté en una duna me dije "creo en Dios", fue una sensación de inmensidad de paz...
Un besillo

Jesús dijo...

Hace falta a veces esa desconexión, la del tiempo y la cibernética.

Que te vaya bien.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com