Agenda anteprimaveral

Mañana, es mi santo. Recuerdo que antes en ese día, cuando Andalucía era el sur de verdad y no había prisas ni preocupaciones, los buenos padres de familia, aprovechaban la fecha, para que su canario fuera también papá.



Pájaros que no podían volar y estaban metidos en sus Islas Canarias particulares, tenían su regalo, el derecho a disfrutar de algo parecido a la libertad, la primavera. Es una pena que en las cárceles no se celebre este día y dejen primaverar no sólo a los canarios, sino a los manchegos, a los aragoneses, catalanes y tantos otros pájarillos de este país en estado de desarraigo que todavía se llama España.

Ayer, publiqué un poema de Juan Ramón Jiménez titulado Anteprimavera, en mi blog de poesía.

Hoy, mi cuerpo y mi mente, empiezan a asumir los cambios de la primavera. Parece como si el pajarito espera la fiesta de mañana, pero los cambios se notan física y mentalmente y alterno ratos de mucha esperanza con momentos tristes. De hecho, haciendo esta entrada, me pregunto ¿soy un pajaro libre?. No hay respuesta clara. Puede que esté metido en mi jaula particular con el terreno bien acotado y planificado y sin esperanzas de volar a mi manera, pero he encontrado estabilidad. Pese a ello, siempre queremos más, y de repente me encuentro triste cuando leo el poema de ayer de Juan Ramón.

Llueve sobre el río...

Mi barca parece
mi sueño, en un vago
mundo. ¡Orilla verde!
¡Ay, barca sin junco!
¡Ay, corazón frío!

Llueve sobre el río...

Como no tengo ni psicólogo ni psiquiatra, esta tarde hablaré con el mar a falta de río.

Llueve sobre el río...

El agua estremese
los fragantes juncos
de la orilla verde...
¡Ay, qué ansioso olor
a pétalo frío!

Llueve sobre el río...

Aparte de hablar me gustaría andar sobre las aguas como hacía uno, pero como dice mi princesa chiquitilla,

"paya no, papá, fio"

Mi vida está planeada por agentes externos a los que he dado órdenes para que lo hagan, y tengo una agenda con obligaciones no sólo para mi ego (al que físicamente tengo sobrecargado con el deporte), sino para otros muchos, aparte de compatibilizarlo todo con la familia y el trabajo. No duele tanto el peso sino pensar en el peso de mañana. Siempre el mañana es lo que agobia.

3 comentarios:

verdial dijo...

Felicitaciones por partida doble para mañana: por tu santo y por el día del padre.
Bellos recuerdos los de los canarios en el patio. Sus cantos reverberan también en mis recuerdos infantiles.

Disfruta de tu día y de la primavera.

Un abrazo

Guillermo dijo...

Ve a ver GRAN TORINO del no menos grande Clint Eastwood!!

Daniela dijo...

José Luis...felicitaciones por ser tan buen padre y por ser día de tu santo.

Me quedé un rato leyendo y haciendo catarsis, es encantadora tu forma de escribir. Muy amena.

Te dejo un regalito:

" Si del cielo más adentro
se topan nuestras dos almas
veremos crecer las palmas
cosidas del sol por dentro,
y cuando pulse el encuentro
tu gracia al fino donaire
mis ojos si un desaire,
prendidos los ojos tuyos
serán como los cocuyos
si tropiezan por el aire"

Besos y un feliz día mi querido amigo.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com