XIX Maratón de Málaga: prueba superada

Por fin llegó el día y conseguí un resultado mucho mejor de lo esperado ya que hice 1 hora y 53 minutos, cuando estaba casi convencido de que pasaría las 2 horas.

Me pusieron un plan de entrenamientos bastante bueno, aunque durillo que me tenía algo agobiado. Saco como conclusión que es mejor no ponerte marcas ni preocuparte por los tiempos, sino correr según las sensaciones, como hizo el keniata que ganó e hizo una marca de 1 h:01:37.

La carrera fue bastante bonita. Muchas personas y muy buen ambiente y un día bastante bueno ya que no hacía calor pero había sol. Eramos unas 3.000 personas, y como la salida era un poco cuesta abajo, me quedé para el último en salir, cosa que no pude hacer porque había otro que había tenido la misma idea y ya habían dado la salida cuando nosotros estabamos los dos corriendo para atrás a ver quien salía más tarde. Desistí porque era casi tan terco como yo y tampoco era cuestión de agotar energías. Luego no lo ví por el camino.

Tenía pensado empezar lento y así lo hice aunque claro al ir al final del todo, rapidamente empecé a adelantar y justo cuando pasamos las rampas de cuesta (de todas formas casi nadie podía ir muy rápido cuesta abajo porque eramos muchos), empecé a apretar con bastante fuerza. Iba como flotando y empezaron a pasar kilómetros y sin parar de adelantar a gente que se veía muy preparada, así hasta el kilómetro 9. Aquí empecé a darme cuenta que iba un poco por encima de mi ritmo y me vine un poquitó abajo, aunque fue muy poco tiempo. Intentaba ponerme al ritmo de algún grupo de 2 o 3 personas pero rapidamente me cansaba y me iba sólo.

Tenía el reloj preparado para que me sonara a la hora de ir corriendo y cuando sonó ya estaba por el kilómetro 12, por lo que me di cuenta que ya era cuestión de aguantar el ritmo porque iba a bajar de las 2 horas al ir a 5 minutos por kilómetro.

El recorrido es muy bonito ya que del nuevo Paseo Marítimo de la zona de Pacífico, se cruza Málaga por la zona del Puerto, y luego se baja por el Paseo de los Curas hasta el otro Paseo Marítimo, donde seguiamos dirección los Baños del Carmen. En esta fase no presté demasiado tiempo ni al ritmo ni al reloj, ni casi a los kilómetros que llevábamos, hasta que llegamos al km 16 o 17 donde ya me di cuenta que empezaban a pasarme muchos y que no podía pegarme a ellos. Intenté hacerlo a uno con la camiseta de la organización de los 5 maratones benéficos (save the children) pero no pude aunque tampoco le perdí mucho la pista.

A la llegada a la zona del Paseo de Málaga, justo al lado del Ayuntamiento, había un corredor que iba haciendo eses y que se empeñaba en seguir, por lo que tuvimos que gritarle que lo dejara. Iba con la vista perdida. Estas cosas impresionan.

Corriendo por la Alameda de Málaga, y sobre todo en una pequeña cuestecilla de nada que hay al final, y justo un poco después me pasó un compañero abogado con el que me había cruzado y al que le sacaba una ventaja buena. La sonrisita no dejaba lugar a dudas, venía apretando picado, cosa que a mí también me hubiera pasado. Me lo tomé en plan deportivo porque ya quedaba poco pero me habían advertido que antes de la meta había 2 kilómetros en cuesta y que me reservara un poco. Pasé por un edificio donde había vivido mi abuela, y entonces acudí a la llamada de los santos y demás pensamientos pios en busca de un poco de ayuda.

Cuando llegué a la famosa cuestecilla que es muy poco inclinada pero muy larga iba lento pero ya vi que llegaba de sobra antes de las 2 horas por lo que no me preocupé demasiado y puse el piloto automático. Y ya llegando a la entrada del estadio, vi a mi mujer y mis niñas y entonces empecé a disfrutar, aunque los responsables de la organización no me dejaron demasiado ya que no me querían dejar entrar en el estadio(precisamente la única foto que me tiró mi hija), pues llevaba el dorsal en la parte de atrás, ya que me di cuenta que estaba al revés justo en la salida y no había tiempo para pincharse con los imperdibles. Lo ví como una de mis originalidades y era mejor correr con la camiseta bien puesta.



Como veis pude solucionar mi supuesta ilegalidad en marcha (hice el tipico gesto de los futbolistas cuando señalan su número aunque la foto fuese justo antes) y tras escuchar la bronca y el no lo vuelvas a hacer(de todas formas llevabamos un chip), vino la vuelta al estadio que no fue nada gloriosa porque se hizo eterna. Sólo a unos 100 metros del final pude sprintar.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado. Es fondo y por mucho que hoy se mire en plan vacilón, si era para tanto. Ahora me va a costar trabajo mejorar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ante todo enhorabuena.

Después de esto... ¿el cuerpo te pide marathon o te quedas en la categoría y en sus hermanas de 10 y menos km?

Un saludo

David Melero Moreno.

Alfaraz dijo...

Ánimo que seguro que mejoras tu tiempo dentro de poco.
Ten en cuenta que esta vez no ha hecho falta ingresarte cuando acabaste, así que seguro que te puedes esforzar un poquillo más.

En serio, me alegro que tengas ya la penitencia hecha para toda la Cuaresma.

.

Guillermo dijo...

Illo que monstruo ! a lo Gladiator ahi !

Yo no he podido ir a correr desde que coincidimos, que por cierto estuvo de putamadre las tecnicas de descalentamiento esas!

A ve si saco tiempo pa un running pollúo ahi !

Salud y enhoragüena!

Barrera dijo...

Pásate por BW y cuéntale a shopepo y demás, que están ansiosos

Por mi parte, sólo me queda postrarme ante tus pies, ya lo hubiese hecho aunque hubieses superado las dos horas, ahora más aún, eres un referente para todo el que piense que las pruebas de ese nivel están muy lejanas, mucho amor propio, bastante sufrimiento, y el gran bienestar que supongo que sentiste al cruzar la meta, esa satisfacción que te da ver la línea de meta, o tener ahora una camiseta que diga que has conseguido hacer una media, o esa infinita gratitud a todos los desinteresados que acuden a la carrera y te aplauden, por todo eso me encanta correr

Por cierto, durante el relato he recordado mi carrera nocturna, la más larga que he hecho yo... jajaja pero todo se superará

Y del dorsal... deberías haberle dicho que el dorsal está en la parte posterior, sino que le hubiesen llamado abdominal... jajajajaja

Un saludo, y que descanses de este gran reto superado

JL Martínez Hens dijo...

David, el cuerpo me pedía descansar pero hoy martes he corrido con uno del club que estaba picado y me ha llevado a hacer cuestas y me ha machacado. Ahora dice que por qué no nos apuntamos a la media de Marbella que es dentro de un mes y no le he dicho nada pero ya tengo el gusano metido en el estómago. No obstante no quiero hacer muchas porque agobia mucho la presión previa al día de la carrera. La semana pasada era una obsesión.

Alfaraz, tiene razón en que tenía que haber forzado la maquina ya que se encendio el pilotillo de la reserva pero quedaban todavía litros. No te preocupes que todo se andará. Siempre me tiró el toreo de Juan Belmonte y eso de morir de viejo es de cobardes.

La Semana Santa ¿de vacaciones o en familia?

Guillermo, estuve el lunes en Sevilla y mi hermana me estuvo hablando de tí y del blog de Beatriz Ferrer. Lo del descalentamiento sería una chorrada que se me ocurrio, en realidad son estiramientos.


Y a mi admirador Barrera sólo decirle que es una pena que no seas una chavala de esas que vi ayer por el centro de Sevilla. No tiene mérito es sólo una picá. Ahora me ha dado por ésto y luego será otra cosa, siempre fuí así.

Lo de los dorsales tienes toda la razón. Se me tenía que haber ocurrido.

Por cierto, Barrera, ahora que es Semana Santa podrías ponerte en el blogguer y hacerte un blog. Es automático.

Barrera dijo...

Respondo por aqui, jejejeje, una pena lo del centro aunque me hubiese gustado más ir con alguna de las chavalas que se ven por el centro jajajaja

Lo del blog, que sepas que ya he dado un paso adelante y la dirección la tengo creada, a ver si en Semana Santa comienzo a escribir

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com