Completamente tieso con el arte


Estoy tieso en todos los sentidos. Ayer empezó el Congreso de la Union Internacional de la Abogacía sobre Arte y Derecho y obviamente me tuve que apuntar. Han venido abogados, galeristas, gestores de museos, trabajadores de embajadas, de Milan, Nueva York, Buenos Aires, el decano emérito de Paris, historiadores de arte, coleccionistas judíos y hasta jueces que son mi debilidad.

Me encanta ver a este tipo de gente tan rica y como la semana pasada estuve en la feria de Sevilla, volví a recordar como aparentar ser millonario por lo que estoy tieso de gustito quedándome con el personal. A unos les digo que soy artista (cosa que tengo muy claro aunque todavía no haya encontrado mi forma de expresión), a otros que abogado personal de la princesa de Asturias en temas de Patrimonio Nacional (ver blog de Letizia y sus piropos hacia mi condición de letrado), y lo mejor de todos es cuando digo que soy coleccionista. Entonces es cuando llamo verdaderamente la atención entre los tiburones de las galerías.



En realidad es otro circo ésto del arte. Esta noche vamos a cenar...60 Euros por cabeza y yo vendiendo cuadritos en ebay. Me estoy riendo más que cuando vi el video del Moranco con los Siempre Así, alguno de ellos compañeros de promoción mía y que también andaban cortitos de tesorería.



Recuerdo un día haciendo una olla gitana en casa a base de garbanos y verduras baratitas (calabaza, nabos, judías, toda clase de hierbas y huesitos de jamón y gallina de esos que casi te regalan) y que nos sirvió de caldito energético para media feria. Eso si que era un Acuarius en condiciones. Y aquellas cuentas que dejabamos a los nuevos ricos que presumían de caseta, donde no se podía pagar y donde aprovechábamos para ir. Nos conchabábamos al camarero de turno y como con él también habían sido despotas, pues la liabamos y nos reiamos de ellos. Un día hasta la colcha nos pusimos de cigala a costa de un tontín que todavía estará pensando quienes fueron. Batallitas de felicidad pura, de esa que no da el dinero.

Que tiempos aquellos de estudiante donde de verdad no teniamos un duro y eramos felices de verdad. Bueno ya os contaré un poco más de la tiesura y el arte. Una explosión. Dicen que más que la viagra.

6 comentarios:

Inma dijo...

Hola JL; acabo de leer tu blog y he “alucinado en colores”. Me has causado una impresión muy negativa en persona, y por tu blog se diría que eres sensible y hasta “buena gente”. En fin, misterios de la naturaleza humana ... ; por cierto, aprovecho esta vía para lanzar un mensaje para el impresentable - alias “Subinspector de Hacienda”, de ayer noche cuando cometí el error (soy humana y los cometo a menudo) de acompañaros a tí, a tu señora esposa y al ilustre Notario: En vez de tanta “oposición exitosa”, debería aprender, antes de nada, EDUCACIÓN, y a no tratar a una mujer que acaba de conocer como a una prostituta; entiendo que en su ambiente se estile eso, pero a mí me ofendió gravemente y no le crucé la cara de puro milagro, y porque a mí sí me educaron muy bien y no sólo “con billetes”. Te felicito por tu blog, y mucha salud para tus niñas; saludos cordiales, Inma.

JL Martínez Hens dijo...

Pues tú me causastes buena impresión desde el principio, aunque no sabía donde ubicarte y te veía mucha inseguridad.

En este blog parece que soy muy bueno y lo soy pero tambien soy muy malo y lo soy. Al final siempre es mi ego. Juego a muchos personajes y en estos ambientes no consigo ser yo mismo pero aprenderé con el tiempo.

De todas formas ya sabes que al final el destino nos pone a todos en nuestro sitio (es como a los toreros el toro). Con el corte que me dio ayer el taxista tengo para una buena temporada. Lo suficiente para haber llorado de dolor por su hija cuando volvía a casa en coche.

Por cierto, ya sabes que esta tambien es tu casa y si hablas mal de mí (sin pasarse) tampoco pasa nada. En el fondo me ayudaras a mejorar que es el fin.

Inma dijo...

Inseguridad ninguna. Era un cansancio tremendo mezclado con “malas energías”, ese “mal rollito” que se percibe cuando estás incómodo/a en una situación. Sin embargo, la noche anterior estaba muy relajada y normal, y eso que también me chocó que un tío casado te pueda llegar a entrar; hijo mío, seré de Marte, pero en mi mundo, los maridos aman a sus mujeres, y éstas se ven como algo más que trozos de carne. Es lo malo que tiene haber leído un poquito, que la masa gris se te desarrolla, aunque muchos hombres aún no se enteren de qué va la peli. Me despido definitivamente ya que estoy literalmente abducida por el Arte.

P.D. Y obviamente yo no tengo que hablar mal de tí, ni corregirte en nada. El tono borde de mi primer escrito es justificado ya que el individuo en cuestión me soltó tal grosería justo antes de irnos (vosotros no la oísteis) que me quedé muerta.

Alfaraz dijo...

Ojú de lo que se entera uno.

Con lo animadillo que parece que ha estado eso, el año que viene me apunto yo también al Congreso.
Diré que soy Curator, que está muy de moda. Aunque yo tambien estoy más tieso que el flequillo de Pitingo.

.

JL Martínez Hens dijo...

Alfaraz, también había un Curator. Eso ¿qué es?

Alfaraz dijo...

Antes era lo que toda la vida se llamó un conservador; de una colección, de un museo...
Ahora se le llama al que organiza exposiciones: comisario.
Pero cada vez más se le tiende a considerar un marechante e intermediario, que se mete ya en temas comerciales para llevarselo calentito.

Así que lo sueltas muy serio en una reunión y nadie sabe a que te dedicas, pero no preguntan para no parecer catetos. Ya lo verás.

.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com