Entrenamiento en el hipódromo

Es medianoche del Domingo. He estado el fin de semana fuera, en una boda, y no he hecho deporte. Cuando llego a casa, cerca de las 9, hace un calor del demonio, y hoy me toca el entrenamiento fuerte de la semana. Que pereza.


Estoy con un plan de entrenamiento de 18 semanas para correr una Maratón, y anoche cuando subía unas escaleras, me quejaba del esfuerzo, pensando acto seguido, pues anda que estoy mentalmente preparado para sufrir. Mi mujer que estaba ilusionada con el viaje a Estanbul, hoy me dice que ya no lo tiene claro. Todo en contra.

He estado a punto de abandonar. Si hoy no salgo a correr no voy seguro. Al final me he ido y como era muy tarde me he ido al hipódromo de Mijas. He empezado a correr por la pista paralela a la de los caballos (1500 metros la vuelta) e iba fatal. Cuando llevaba 3 kilómetros he estado a punto de dejarlo. Iba con la lengua fuera y pensando todo el rato que es practicamente imposible hacerlo. He seguido a trancas y barrancas, pensando en dejarlo no fueran a cerrar el control a las 22 horas, y cuando llevaba 5 vueltas he entrado a la pista de atletismo y me he bebido una botellita de agua pequeña que había dejado colocada. Y entonces, he empezado a sentirme bien.

Me he ido otra vez a la pista larga y a dar vueltas al sentido contrario. Totalmente de noche y aunque había luna llena se veía poco. No obstante, el ritmo de la respiración era otra historia, iba muy cómodo. Tenía mil excusas para parar porque en plena noche dando vueltas en un circuito tan grande sin ver a nadie es para pensarselo, pero he seguido hasta dar otras 5 vueltas, hasta las 11 de la noche. Justamente 1 hora y cuarenta minutos y en total con las vueltas en la pista pequeña unos 16 kms.

De verdad que el subidón que te da cuando te duchas no es normal. Ahora empiezo la semana con fuerza para todo. Estaba un poco depresivo, y el deporte te quita todas esas tonterías de la cabeza.

Ahora ya he dado un escalón más dentro del objetivo, que se hará si puedo fisicamente. Pero la mitad es mental. Hoy seguro que ha sido uno de los día más importantes de la preparación. Ni yo mismo se si llegaré, pero estos días así, hay que salvarlos como sea. Ha merecido la pena el esfuerzo. De vez en cuando, conviene pelearse con uno mismo en vez de con el mundo.

6 comentarios:

Gizela dijo...

Tienes razón, mucho está en la condición mental, y pelearse con uno mismo, muchas veces da sus buenos frutos jajaja
Animo..dicen que Estabul, es un sueño
Un abrazote y lindo lunes
Gizz

Jaime Garcigonzález dijo...

Aprovecha para admirar la que fue una vez capital del mundo y considerada 2ª Roma. Por cierto, he buscado por si había alguna peña bética otomana, pero la más cercana está en Kosovo (Macedonia).

Alfaraz dijo...

Me canso solo de leer estas crónicas tuyas.

Estrella Altair dijo...

¿Quien dijo que las cosas tenía que ser facíl?..

Me alegro no sólo de tu tesón, que me encanta.... yo no te gana a correr , pero andar seguro.. que puedo hacer algún pinitol.....

... y me alegro por que continuas...y al final te has encontrado bien.

Besitos

Anónimo dijo...

Enhorabuena, yo he fallado este fin de semana y estoy lejos de esas distancias. Admiro tu tesón. Si estás en agosto ya quedaremos a correr.

Un saludo de David.

JL Martínez Hens dijo...

Estaré y te voy a llevar por un paseo que vas a flipar.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com