Brasil: un país de futuro y Málaga 2028





















No soy un cretino y no me he alegrado de lo que ha pasado hoy. Ni mucho menos. No obstante, el pasado día 17 de septiembre (ver entrada) hice un artículo donde daba por hecho que Madrid no iba a ganar los Juegos. Estaba tan seguro que hasta lo mandé al Director del periódico El Mundo pero no fue publicado. Si ahora lo releo yo tampoco lo hubiera publicado. No se escribir artículos que puedan publicarse.

Pensaba entonces que Obama sería la clave, pero su mujer vestida de un amarillo gafe y su prepotencia (que es lo que nos ha dado la posibilidad de estar en la final) le han jugado una mala pasada. Reflexionaba en el artículo la pasta que le tenía que haber costado a Madrid estos dos fracasos y hoy ya se están planteando un tercero. El hombre es el único ser que cae dos veces en la misma piedra pero este es más que un hombre. El Alcalde anunció con antelación que la responsabilidad sería suya pero hoy todo el mundo le consuela. Pobrecillo. Bastante que ha llegado a la final. Para mí, una derrota es una derrota y ésta por las famosas rotaciones era previsible. Él sabrá cual es el concepto de la palabra responsabilidad. El Art. 1.801 del Código Civil dice que el que pierde en un juego o apuesta de los no prohibidos queda obligado civilmente. Anda que si tuviera que pagar los costes de su bolsillo le iban a quedar ganas de Juegos...y de corazoncitos.



En ese mismo artículo animaba tanto al Alcalde de Málaga como al futuro candidato por Málaga del PSOE Bernardino Leon Gross, al que he visto hoy en la delegación, que apuesten sin complejos desde hoy por Málaga como ciudad de futuro. Decía el 2024 pero visto lo de las rotaciones más vale que empecemos con el 2028. 19 años son muchos pero así es como se desarrollan las ciudades con proyectos a largo plazo. Para entonces, la Costa del Sol, con Málaga y su litoral hasta Estepona e incluso Sotogrande será una inmensa ciudad, que seguro que puede albergar una población de hasta 4 millones de habitantes.



Yo estaré ya pensando en la jubilación pero quien sabe lo mismo mi peque nos sale olímpica. Para esa época el ajedrez ya debe ser deporte olímpico y mi niña es muy listísima.

A pesar de todo, la derrota tiene un sabor agridulce porque si hay un país que amo por cualquiera de todos es Brasil, donde he estado en 9 ocasiones y donde voy a intentar estar para el Mundial o/y los Juegos. Brasil es el futuro. Lula ha conseguido erradicar el hambre extrema, ha tenido la suerte de encontrar petroleo y está consiguiendo cierta estabilidad unido a una gran proyección internacional. Hoy sin ir más lejos le ha ganado al mismísimo Obama y hasta al carismático ZP que ha sido prudente y se ha dejado a las niñas en casita.

Enhorabuena Brasil. Eres un país de sueño y poco a poco se ve un horizonte:

1 comentario:

Jaime Garcigonzález dijo...

Comprendo que siendo de Málaga te tire la tierra, pero opino que unos Juegos Olímpicos en los Estados Unidos de Barbate sería lo suyo...

Por cierto, NO pienso leer el libro de marras.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com