Del Agora de Amenabar a Vicky el Vikingo
























Cada día tengo más claro que la tierra es redonda, algo que en Galicia ya han asumido, por mucho que se potencie el camino de Santiago con su Finisterre.

Como ya os he contado estos días pasados ha sido la Feria de Fuengirola. El pasado sábado después de horas de chimpum-chimpun, me fui a dar un paseo para relajarme y se me ocurrió ir al cine. No sabía ni había oido hablar de Ágora, ni tan siquiera sabía de que iba,ni que fuera de Amenabar. Eran las 9 de la noche y empezaba a las 10 y antes de decidirme fui a dar un paseo dudando si entrar o no, ya que había quedado a las 8 de la mañana para correr mi última tirada previa a la Maratón.

Vagando por las inmediaciones del cine, fui a parar a la Parroquia que hay justo enfrente. Soy muy amigo del Padre Damian, un cura muy sencillo al que considero amigo, por encima de respetos, beaterías y tonterías. Ultimamente no voy con las niñas a la misa que hace los domingos de los niños, pero es una persona tan buena que da gusto hablar con él. Además yo siento como a veces le ayudo a bajar un poco a la tierra. He ido en momentos de dificultades personales a buscar su opinión pero a lo mejor soy un poco presuntuoso cuando digo que probablemente en estos años donde he pasado de ser un juergas a un padre de familia, me he sentido útil en pequeños detalles aunque sólo sea dándole un empujón cuando todas las beatas lo tratan ya de santo.

Vaya introducción plumbea. El caso es que lo busqué y le dije que se viniera que iba a ver una película llamada Agora, que tenía buena pinta, y me dijo que le encantaría pero que tenía que ver a un chico de la parroquia. Fue él quien me puso en aviso de críticas contra los cristianos que había leído en sus comunicaciones, y entonces fue ya cuando decidí que había que verla sí o sí, y tras terminar fue una verdadera pena que no hubiese venido ya que podriamos haber hablado mucho. De todas formas ya lo haremos. Además tengo que convencerlo que UPyD es un partido laico pero no anticristiano y que la jerarquía de la Iglesia española ha caido en la trampa de estar manipulada claramente por el PP.

La película creo que está bien hecha a nivel artístico, pero parece más una película americana que una película europea seria y documentada. El personaje de Hipatia y los primeros cristianos recuerdan más a Galileo y a los cristianos inquisidores, de manera que se consigue en el subsconciente del espectador probablemente lo que se quiere una crítica a la Iglesia actual, lo que ya se remata con la escena del evangelio de la carta de San Pablo sobre las mujeres y el hecho de tener que arrodillarse sea como sea ante esas palabras.

Eso no quiere decir que no me haya gustado la película, sólo que la veo facilona, busca el halago fácil de la crítica. Desde luego, se ha metido a la mayoría del público en el bolsillo y encima tendrá el aliciente de las críticas más despiadadas de la jerarquía de la Iglesia, el Opus y demás movimientos católicos retrógrados. La Iglesia actual por culpa del Papa anterior, muy conservador por mucho halo de santidad que tenga y con su continuación en el actual que era el segundo de a bordo, vive una profunda crisis.



El espíritu de ventanas abiertas de Juan XXIII se acabó y por culpa de ésto, la sociedad consumista la está poco a poco devorando, a veces con razón. Es como el PP y el PSOE que para evitar el pensamiento tienen a sus más retrógrados pensadores al frente. Prefieren más la confrontación que el verdadero diálogo y punto común. Es cierto que los que tienen el poder de la Iglesia son un grupo fanático y radicalmente retrógrado, probablemente más interesados en la economía que en la verdadera religión. Pero a pesar de todo, luego hay muchos padres Damianes (e incluso Obispos como Don Ramón Buxarrais) y muchas personas que dedican su vida a los demás de buena fe en todos los pueblos de España y en países del Tercer Mundo. Ser sacerdote hoy en día, no es ni mucho menos un privilegio ni nada por el estilo, y a la hora de la verdad en cualquier ciudad o pueblo si alguien tiene verdadera hambre y acude a una Iglesia lo que tiene asegurado es que le van a dar de comer.

Como decía Lennon puede que el ideal sea un mundo sin religiones, pero eso es una utopía. Yo a Jesús siempre lo he visto como un hombre más que un Dios. Me encantó el Evangelio según Jesucristo de Saramago por muy escandaloso que pudiera ser un Jesús real que incluso se enamoró y pecó. Esto si que hubiera sido un peliculón para Amenabar u otro director.

"Amén" de lo anterior vayan ustedes a verla. Es una buena película. Y ya como simple anécdota al día siguiente llevé a mi niña que aun no tiene 3 años al cine. Y eso si que fue una sensación. Vicky el Vikingo (con la paradoja de una alusión a la tierra plana con la de vueltas que dio la pobre Hipatía). Ver la cara de alu-"cine" de mi bicho y sobre todo ver como bajaba los escalones y se puso a bailar rock and roll al final de la película en el escenario con la gente tronchándose.

De CINE...



Al final tendré que quedarme calladito ya que voy contracorriente en casi todo.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com