Los colores según Vicente Verdú

Entre los intelectuales lúcidos de este país, Vicente Verdú debe ocupar un lugar de privilegio. Entrar en su blog es aprender siempre algo nuevo e interesante aunque a veces su lenguaje requiere de una concentración que cuesta, especialmente en esas horas basura que tenemos del día cuando hemos acabado de trabajar.

Esta semana ha dedicado varias entradas a los colores como pintor aficionado que es. Voy a hacer un copia y pega porque seguro que os llamará la atención como se puede saber, de cosas tan nimias como comentar los distintos colores.


El naranja

Siempre que empleo la pintura naranja siento que estoy cometiendo alguna trasgresión. No llega a ser pecado mortal completo pero roza el territorio de la lujuria, la insolencia o la incorrección. Por todo ello se percibe una carga dañina o casi explosiva dentro del naranja que acaso sólo se desactiva en cuanto bomba al quedar comprimida entre sus demás acompañantes cromáticos. Entonces queda convertida, al exhibirse, en u na veta de color vivo, como el sabor de algunas especies exóticas. Desde ese punto de sabor se experimenta claramente que los cuadros contienen algo de la cocina domestica, que reúnen el color y el sabor de los platos y, a menudo, de manera explícita o secreta nos saben bien o mal. El sabor, de otra parte, es el (sentido del) saber y si un color sabe licenciosamente será, con la mayor probabilidad, algún naranja.

[Publicado el 30/10/2009 a las 09:00]


El negro


No es concebible una pintura sin la presencia del negro. En una u otra proporción el negro viene a ser como el asiento fundamental del ser cromático. Incluso cuando parece que se encuentra como simple o pequeño acompañante su participación posee el máximo valor para el éxito de la composición. Sin negro no hay vida. Contrariamente a lo que viene a ser común, el blanco puede acabar con la belleza de un cuadro con más eficacia que el negro. El blanco mata, el negro proporciona inmortalidad. La apropiada ración de uno y otro humaniza el cuadro.

[Publicado el 29/10/2009 a las 09:00]

El rojo

En diversas ocasiones he deseado pintar un cuadro rojo. Siempre he sentido que acertando con este color lograría -supuestamente- la obra maestra. Efectivamente el rojo es capital y, en consecuencia, captarlo en su punto justo sería como cortarle la cabeza.
Es comprensible, por tanto, que se resista una y otra vez a las operaciones que pretendan su necesario degüello.

La sangre que emite el rojo y el rojo que emite la sangre forman un bucle que, -¿cómo decirlo de otro modo?- asustan. El rojo impone. Tanto como impresiona la visión de una hemorragia que proclama la tremenda herida. En consecuencia un mal cuadro en rojo será insoportable. E insoportablemente tonante a través de casi cualquiera de los tonos que rondan al rojo o "colorado". Siendo el colorado, por antonomasia, el temible amo que rige en la locura del color.

[Publicado el 28/10/2009 a las 09:00]

El verde

En la composición de colores secundarios siempre se siente un vivo estremecimiento al verlos nacer, se trate del violeta, del naranja o del verde pero con éste sucede algo mágico y especialmente singular. Parece extraño que el verde, cuando se le ve emerger, no se encuentre de antemano entre los colores tanto principales como primordiales puesto que enseguida su imperio se alza sobre el amarillo y al azul, las matrices que le han dado vida. Ambos se conjugan para darlo a la luz pero no tanto para darle luz que si el amarillo la tiene en exceso y no sabe a menudo como disponer de ella, tampoco el azul posee ese elemento sino por reflejo.
El verde en cambio es altivo y señor. Señor de los señores bajo cuya potestad el amarillo y el azul discurren como acuciantes súbditos. Ninguno de ellos por hermosos que sea -y pueden serlo efectivamente de manera excelente- s capaz de igualar la significativa frase del verde su diversa e interminable pronunciación de idiomas distintos, su materia natural nacida para cubrirlo y definirlo todo.

1 comentario:

Ignacio Bermejo dijo...

Hombre... reconozco que eres muy elegante en tus comentarios, y por eso te invito a que conozcas Urrutia un dia de estos. Yo te hare de guia.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com