Premaratón: Motril, Marbella y llega la feria



Ha llegado el momento de parar el entrenamiento para la Maraton de Estambul que es el próximo 18. Me quedan dos semanas justas y estas dos semanas anteriores he corrido dos medios maratones, uno en Motril (1 hora y 56 minutos, el 800 de 1000) y el domingo pasado en Marbella (1 hora 58 semanas el 195 de 225). En las dos fui cómodo sin darlo todo en ningún momento.



En la de Motril iba un poco asustado pero me encontré bien y en la de Marbella ya iba tranquilo y corrí en la cola como si fuera entrenando hasta el kilómetro 8 donde ya empecé a adelantar y fui pasando hasta 30 personas. Al final tuve hasta un pique con uno en los 2 últimos kilómetros espectacular y le gané por 1 segundo.

Esta semana he corrido ya poco y hoy ha sido el último día de esfuerzo. Llevo entrenando unos cuatro meses para la maraton, practicamente sólo. Hoy salía con un compañero de unos 55 años que se ha apuntado a última hora, pero que lleva 20 años corriendo maratones y demás. Hemos quedado a las 8:30 y desde el principio iba a un ritmo no fuerte, pero alegre, y ese no era mi plan para hoy que quería correr un buen rato pero relajado. Iba bien pero un poco incómodo. Además ha tirado por caminos de monte que son muy frescos y bonitos para correr, pero con ese puntillo de más que tenía que dar para ir a su ritmo no iba cómodo. He estado con él 1 hora y media aunque a partir de la hora ya le dije que siguiera que yo pretendía hacer las 2 horas y media y que ese no era mi ritmo para esa distancia. Y ya me he quedado sólo. Al final unas 2 horas y 20 minutos, habiendo parado 5 minutos en una gasolinera para beber agua y tomarme una barrita energética.


Luego cuando he acabado me he tirado al mar y me he quedado nuevo, dando unos largos que no veas como me han relajado. Después me he ido a estirar y he estado casi media hora estirando que es lo más importante para no tener agujetas.

Ya se acabó lo que se daba. El entrenamiento ya está hecho. Ya hay que salir a trotar estos días que quedan pero poco más. Ahora entra lo que se llama la fiebre de la disminución y es que no queremos parar. Además nos da un miedo horrible ( a mí me ha pasado en las medias) pensar que si en una hora te cansas imaginate cuando tenga que estar más de 4 horas como es mi caso.



Esta semana es la Feria de Fuengirola y seguro que tendré que ir por mucho que no deba. Aparte del deporte y el blog también hay familia. Seré el aguafiestas de turno, ya que me han dicho que unos días antes de la carrera (o sea ya) me tire unos días sin tomar nada con azucar hasta que me entre el mono y los 3 días antes de la maraton tomar bastante para tener el depósito bien recargado. Con las pechas de miel que yo me meto. Y de carne ni probarla. Spaguettis en la feria, pero da igual. Ahora ya empieza la fiesta y la traca final será la noche del día 18 de octubre en la cena de gala en caso que acabe la carrera y siga respirando. Pero ha merecido la pena. Estoy hecho un toro y estoy preparado para el cuerno de oro de Constantinopla. Aunque pierda un brazo como Cervantes creo que sobreviviré al turco:



Y si me quedo manco o tonto que me quiten lo "bailao". No obstante y aunque ahora sea de un partido laico, por si acaso tenerme presente en vuestras oraciones...

3 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

jl... QUÉ AMENO ERES, CHAVAL...
UN BESAZO

Anónimo dijo...

Suerte en Estambul, disfruta lo que puedas, sufre lo menos posible, y si pasas del km 30, yo ya me quito el sombrero.

David Melero.

Ignacio Bermejo dijo...

¿Eres el que vaila?

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com