Venenos diferentes: deporte y politica


Es difícil rehabilitarse de la política, pero creo que hay un truco.

Cambiar de veneno.




Ayer hice una prueba de esfuerzo con un médico deportivo. Consistía en hacer 6 series de 1200 metros y subiendo el ritmo en cada una. Cuando terminaba una, me paraba el médico y me sacaba sangre con un pinchacito en la oreja. La primera serie fue a 150 pulsaciones por minuto, la segunda a 160 y así sucesivamente hasta l90 que fueron las tres últimas vueltas de la pista de atletismo. La verdad es que se sufre. Ahora estoy esperando los resultados y con eso el médico me pone un plan de entrenamiento. De momento voy a correr la media maratón de Sevilla-Los Palacios, y luego en el 2010 tengo que elegir entre una de estas tres: la de Londres a finales de abril (estoy pendiente de un dorsal), si no la de San Petersburgo a finales de junio (que es por la noche porque no se pone el sol) o ya esperar a la que dicen que va a ser la de Málaga.

Que diferente es la competencia que existe en el deporte con la de la política. Cuando corres y te picas con alguien, y pierdes te das un abrazo y te ries y a la próxima será. Sin embargo en la política ( y especialmente en la interna) perder es odiar. La carrera nunca es limpia, siempre hay codazos pero encima cuando terminas y ganas el objetivo es acabar con el que se convierte en enemigo.

Por eso los deportistas son gente sana y los políticos insanos. Si os fijais los grandes atletas son gente muy humilde. Los políticos son orgullosos y prepotentes por lo general, pero yo estoy seguro que lo da el oficio.

Hoy he visto a un simpatizante de UPyD en Fuengirola que es amigo de un señor, creo que de Madrid, que estaba en el grupo crítico y lo he llamado. Una buena persona. Y me he sentido mal porque he visto un sufrimiento sin cuentos. Ha estado más de una hora hablando de injusticias sin parar.



Yo le he intentado explicar que en un partido tan pequeño como éste, tenemos que ir todos a una y confiar en los que están arriba. Tenemos una lider indiscutible. Por eso hoy me gustaría dedicar esta entrada a todas esas personas que están sufriendo y seguro que mucho estos días y que se han sentido engañados, no escuchados, ninguneados. El Congreso estaba muy trabajado y la dirección ha conseguido un partido donde no vuelvan a darse grandes divisiones. Era cuestión de supervivencia.


Creo que deberían ser más disciplinados y constantes en el entrenamiento, porque esto es una maratón y es necesario sufrir, como en el deporte pero aquí el sufrimiento no se acaba con la ducha. Aquí hay que tener espaldas fuertes pero en el coco. Por eso el que se vaya tiene todo mi respeto, pero que sepa que es débil.

Y si encima se dedica a destruir, pues se traiciona a si mismo. ¿O es qué no sabía donde se metía? Esas personas que han estado se merecen todo mi respeto. Va por ellos. Y por favor, ser pacientes y aguantar que quedan muchas carreras. Esta ha sido un golpe en la mesa de la jefa, pero la mayoría de los críticos la conoceis y sabeis que ella no es así. Estaba enfadada porque veía que perdiamos el partido, pero seguro que estos próximos años volverá a ser la de siempre. Yo no la conozco pero lo intuyo y no olvidemos que es el personaje político más valorado por todos los españoles.

1 comentario:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

buenos días chiquitin, ¿sabes que eres el primero que te leo por las mañanas? tienes el honor de encenderme las pilas.
Rosa Diez es mucho...

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com