"La parabola de los diez dineros" de Quiñones

Esta noche me estaba leyendo un cuento de Quiñones y me he tenido que salir de la cama para venir a copiarlo a mano ya que no está por Internet. Todo sea por el público del blog que tengo muy abandonado. Creo que os gustará. Que tengais un buen fin de semana.

"La parabola de los diez dineros" de Fernando Quiñones.

Y precisando María de diez dineros no osaba en su tímida ternura pedirselo a su Hijo amantísimo. Y llegó así, estando Jesús ausente, a necesitar muy mucho aquellos dineros. Y, en su azar, tomó el camino de la casa de su prima Isabel, a la que el tiempo había consumido casi por entero. Y le tomó la mano en su mano y le habló.

-Prima mía Isabel, ahora te pido que tomes el camino de Samaria, y te llegues hasta donde está el Señor y le pidas diez dineros de que he menester.

E Isabel, dejando su casa, salió al polvo del camino y anduvo bajo el sol hasta donde una gran multitud de pobres y ricos se espesaba alrededor de Jesús. Y, abriéndose paso entre las gentes, se acercó a El y le habló.

-Señor, tu madre y prima mía está necesitada de diez dineros y me manda a mí para que te pida esos diez dineros.

Y Jesús hablo.

-Esta es la hora en que os pido me reunáis y me deis diez dineros, que no han de ser para mí como no ha de ser el Reino de los Cielos para el que no tenga el corazón como una granada abierta.

Y todos se excusaban diciendo que habían olvidado las bolsas.

Y habló Jesús nuevamente.

-Benditos sean, hermanos, el nombre de Dios y toda criatura del cielo, de las aguas, de la tierra y del limo.

Y un cojo sanado huía por no prestar los dineros. Y dos ciegos que acababan de recobrar la vista, volvieron los ojos a otra parte. Y quienes estuvieron sordos no querían oir la voz del Señor.

Y Jesús se volvió a Isabel.

-Ve, Isabel, y di a María que las gentes no han dineros.

Y dirigiéndose de nuevo a la muchedumbre extendió sus manos sobre un tullido y un leproso. Y el tullido anduvo. Y los lamparones del leproso rodaron por el polvo de Judea.

5 comentarios:

Princesa Letizia dijo...

Vaya, vine corriendo a ver si me contabas una fórmula para hacer millonaria a Maripuri y nada. Debes pensar un poquito más a ver si consigues darme una idea genial que me saque a la doncella de la pobreza. Un desnudo en Interviú no vale, que la chica tiene familia y no quieren que se eche tanto a perder.

Besos de Princesa

Anónimo dijo...

Mi prima, mi hermana. Ayyy Fernado.


Hortensia Romero

JL Martínez Hens dijo...

Hortensia Romero, "legionaria" de Málaga... Pedazo de relato que luego se publicó en Planeta. En la edición de los cuentos relatos completos de Tusitala también viene.

Moe de Triana dijo...

Y esto siempre será así, es una de esas cosas que permanecen invariables ante el paso del tiempo.

Un saludaso.

Terzio dijo...

De entrada, no me gustan los apócrifos; pero reconozco que a veces el recurso vale porque expresa sin añadir un plus extraño, como una "florecilla" franciscana entonada con el Evangelio.

Además está muy bien escrita, con la sal del mejor Quiñones.

'

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com