La gran ciudad

Estoy en Madrid en un locutorio. He hecho una visita relampago via AVE y ya me voy de vuelta a casita. Tengo una hora libre antes de coger el tren y me he metido en Internet que en la calle hace mucho frio.

Cuando vengo a Madrid es cuando me doy cuenta que voy cumpliendo años. Me siento un poco provinciano lo reconozco. Y ya no me atraen los agobios, esas personas corriendo por los pasillos del metro, con sus caras impersonales. A mi me encanta hablar siempre con el de al lado y entablar una conversacion en el metro es harto dificil. Te miran como un bicho raro. Pienso que esas personas seguro que son encantadores y que tienen vidas interesantisimas, comparten su vida en los blogs con personas que no conocen y que seguro que los fines de semana y las vacaciones se transforman. Y entonces te das cuenta que en el Sur por mucho que nos quejemos seguimos manteniendo algunas costumbres mediterraneas que en la gran ciudad ni se imaginan.

Estoy hecho un paleto en dialecto madriles o como decimos nosotros, un cateto. Como en la casa de uno.

3 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

pues sabes lo que te digo? viva los provincianos.

José Luis Martínez Hens dijo...

Nos acomodamos pero se vive mejor por aquí. Puede que ganemos menos y seamos peores profesionales pero vivimos más tranquilos. Luego todo no es como se cuenta que aquí también tenemos nuestros agobios (Fuengirola tiene ya cerca de 70.000 habitantes) pero poder salir 10 minutos del despacho, tardar 3 en ver el mar o ir a casa en 5 porque se te han olvidado las llaves del coche es un lujo. Aun así a veces también añoro la vida de mi suegro en un pueblo de 800 habitantes aunque eso será para cuando me jubile.

Un tributo a la generación de los López Vazquez, Alfredo Landa y tantos otros que hicieron de paletos en los 70/80.

Jaime Garcigonzález dijo...

Madrid está bien para darse una vuelta, aunque vivir allí es otra cosa. Y la gente, en general, está fatal (hay mucha mala cara. Para mí es el sitio donde más concentración de paletos hay, porque madrileños-madrileños que puedan contar hasta tres generaciones nacidos allí, me parece que hay bastante menos de 300.000. Además que NO SABEN DE NÁ: preguntale a uno por las cañaillas o el mistela, a ver qué te contesta.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com