Matador de Barnaby Conrad

Me acabo de leer Matador de Barnaby Conrad. Un libro de los 50. Me esperaba mucho del libro aunque está bien.


A lo mejor al no leerlo del tirón (es corto) ha pedido algo de emoción pero hay cosas que me son un poco chocantes, como ver a un Manolete borracho de whisky en una corrida, tropezándose con la muleta y cayéndose. Algo más propio de los cuentos de Quiñones que además tienen más solera al ser el escritor un castizo gaditano con arte a rabiar.

El libro es sobre la última tarde de Manolete, al que el autor llama Pacote y toda la trama transcurre en el día de la última corrida. Una buena descripción de lo que es el miedo, no tan buena como la descripción del miedo en la guerra de El viaje al fondo de la noche de Celine. Sí está bien descrita la soledad y el hastío del heroe, junto a la vanalidad de su novia, de una vida de oropel tan distinta a la de la foto.



Muy fácil de leer pero para mí le falta algo para ser lo que se llamaría una obra universal. Se queda en un best-seller bueno, echo de menos un poco más de profundidad. Puede que escritor español y probablemente cordobés hubiera podido ir más allá y hacer más hincapie en el senequismo del protagonista, al que en mi opinión se le da un tratamiento de simplón que no intuyo en la mirada de este torero.

1 comentario:

verdial dijo...

Pues tiene que estar bien el libro, a pesar de ese Manolete embriagado.

Un abrazo

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com