Reparando daños literarios

Hasta hace poco casi nunca había dejado un libro a medias. Sin embargo, de un tiempo a esta parte dejaba novelas magníficas a medias y estoy reparando algunas barbaridades, entre ellas Cien años de soledad, que he tenido que empezar de nuevo pero que me tiene totalmente cautivado.

Otras novelas que dejé a medias y con las que me he reconciliado este verano son la utopía de Un mundo feliz de Huxley y Blanco sobre negro (espeluznante relato sobre un paralítico en orfanatos rusos) de Rubén Gallego, y todavía me quedan otras como Señora de rojo sobre fondo gris, Bailén, Tres tristes tigres, una de Manfredi, etc.

Así que aquí me teneis remendando entuertos en pleno mes de agosto.

1 comentario:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Hoooooooooooooooola, si pensabas que había desaparecido pues te equivocaste. Me gustan tus remiendos.
un besazo enorme

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com