Y es que yo amo la vida, amo el amor

Llevo años queriendo hacer una web profesional pero eso conlleva demasiado trabajo y dinero, ya que yo la web la entiendo necesaria para un despacho empresa. Hasta ahora, siempre he venido funcionando al más puro estilo abogado continental, vamos a la antigua usanza. El boca a boca, etc, etc, pero ahora ya no puedo seguir así por las condiciones del mercado y por las obligaciones de todo tipo que nos van poniendo las leyes a los abogados. Se ha abierto la veda y ahora ser abogado es una profesión de riesgo,como lleva años siéndolo para los médicos, con una diferencia fundamental, en todo pleito hay cosas que te dice tu cliente que no son ciertas y que te pueden confundir a error y el diagnóstico profesional del asunto no es como el de un médico, donde por mucho que el cliente le mienta, la radiografía no es interpretable. En nuestro caso, la dirección del asunto podría ser así pero si el cliente guarda documentos relevantes por lo que sea (cree que sabe más que el abogado o le da verguenza proclamar que en realidad quiere engañar a su hermano entre otros ejemplos) te puedes ver pillado, por lo que la relación de confianza es esencial.

Con la competencia, más de 150.000 abogados en España, se ha roto el estilo antiguo y el cliente viene después de haber visitado a otros compañeros y con la lección interpretada a su manera por 4 notas de Internet. Es decir viene pensando que tú tienes que copiar y pegar un escrito que está en bases de datos y con la mentalidad de rebajas no de temporada sino continuas. Outlet y comida rápida y resultados, tú resuelves con independencia de lo que diga o piense el Juez y de la noche que haya pasado Su Señoría. Si se gana el pleito el cliente tiene la razón y si se pierde el abogado lo ha perdido. Y eso sólo lo puede ofrecer una empresa y no un abogado tradicional, por lo que la profesión como yo entendí cuando me hice abogado ha desaparecido como concepto y el que no lo entienda así más vale que no tenga una hipoteca alta y que le quede mucho por pagar.

No se valora tanto la Justicia sino el lucro, pero no ya un lucro empresarial de beneficios, sino que en muchos casos es un mero lucro de subsistencia. Hacienda ha visto un negocio al ser un colectivo tan amplio y ahora llevar asuntos de tu familia te pueden hacer que te cuesten el IVA y demás. Luego los inspectores de Hacienda (que cobran un sueldo más unos beneficios porcentuales conforme a los tíos que empuran) han cogido la costumbre de investigar a base de pinchazos telefónicos. Es decir tu cliente te dice que no ha pagado tal factura y ya eres cómplice por no denunciarlo.  Amén de lo anterior, si trabajas en la Costa del Sol y te llega un cliente extranjero al que no conoces tienes que hacerle un cuestionario para averiguar el tú de quien eres, y si es malo y lo defiendes pues empiezas a ser cómplice de todas las llamadas que te haga, emails que te mande, tarjetas navideñas, e incluso de la paletilla de 30 Euros que te traiga para que no le vayas cobrando. Si es malo y no lo denuncias tú también eres malo malísimo y como te descuides te puedes hasta buscar un espacio para leer comodamente (como desea el amigo Alfaraz) pagado por el Estado. Pensión completa con patio incluido.

Luego están las obligaciones formales. Tienes que cotillear a lo bestia y pasar ficheros y cosas de esas con la protección de datos y demás. Otro campo de tiro para amenazar a un abogado que no te haga firmar mil papeles. En cuanto al cobro, antes si no te pagaban había unas normas orientadoras. Ahora con la ley omnibus no se sabe, de manera que como no le hagas un contrato a esa persona que viene asustada para pedir orientación, hacer firmar un contrato especificándole que lo tiene chungo y que le va a costar una pasta, puede que no cobres y hasta que seas responsable civil de su problema con independecia del trabajo que hagas. No está mal. Ello conlleva que para hacer ese contrato, necesitas hacer mentalmente la demanda completa por lo que necesitas unas horas de estudio.

Eso es difícil de explicar puesto que el cliente da por hecho que tú te lees el BOE, el BOJA de todas las Comunidades y las Ordenanzas locales de todos los Ayuntamientos a diario.

Son tus obligaciones como buen padre de familia que el derecho civil te presupone de entrada, sin preguntarte por como diría Julio Iglesias, el amor de una mujer, ni por tu niña preadolescente del piercing que te amenaza con una denuncia como no le des el mando.

Por tanto o te acoplas al derecho anglosajón americano e inglés de firma donde cada asunto tiene un precio y no sólo un fin, o tienes fecha de caducidad. ¿Qué pasa entonces con los asuntos de tu primo, de tu amigo del cole, de tu antigua novia o incluso de tu suegra? Que no sólo te la estás jugando a nivel de responsabilidad civil sino que ponen en peligro tus ingresos mínimos mensuales. La empresa gestionada por varios profesionales es una marca y una sociedad y las antiguas/antiguos novias/novios o queridas/queridos de cada uno pasan por caja o son pagadas con tu patrimonio personal. Una buena fórmula para quitarse un mochuelo de encima e incluso muchas discusiones familiares, un como va la vida tras las 12 campanadas, etc, etc

Y algo más. Algunos tenemos un blog. Por lo que si un día te vas con tu padre que llevas años sin estar un día entero con él, ten cuidado porque estás descuidando el trabajo de tus amos. No olvides que si son varios, para que su asunto vaya como a ellos les gusta necesitas 14 horas entre 4 paredes y la sensibilidad te la metes por el culo, porque cuanto más cabrón sea mi abogado, más sangre hará, que es lo que en realidad vienen buscando la mayoría de los clientes. Sangre y arena. Los posibles clientes que son capaces de arreglar las cosas por las buenas y cuando firman hacen una extensión de su mano o dan una palabra de por vida, nacen, crecen, se reproducen, no van nunca a un despacho de abogados y mueren.



Este es el toro de septiembre a julio del 2011, por lo que cualquier día tendré que aprender morse para llegar a mis amigos blogueros sin que se enteren mis "amigos" clientes o mis compañeros, cual es la opinión general sobre la vida. La vida, algo a lo que tengo el defecto de amar.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ayyy cuánto sufren los picapleitos!
¿Por qué no eres "arbañí"? ¿o minero?

Alfaraz dijo...

Te leo y me alegro de no haber ejercido nunca. Si no fuera por lo bien que nos lo pasamos mientras (hacíamos que) estudiábamos, yo me hubiera hecho... -pues sí- barrenero, por ejemplo.



.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com