El sueño del celta de Vargas Llosa

Esta Nochebuena me han regalado El sueño del Celta la última novela de Vargas Llosa y me la he leído casi del tirón. Me esperaba algo más de la novela, que es fácil de leer y buena pero que no me ha gustado como otras, por poner un ejemplo Lituma en los Andes o La Guerra del fin del Mundo.

Algo que todavía no me explico demasiado, es como el autor, una persona al que admiro y que todos sabemos que es un antinacionalista declarado y por eso simpatizante convencido de UPyD, ha elegido como personaje central de su novela a un personaje que se hace nacionalista irlandés y que ve en el uso de las armas la única salida posible para la libertad de su pueblo. Algo nos querrá decir.


El autor describe de forma neutral, pero parece como si la opción del irlandés fuera la procedente. Os dejo la sinopsis de la novela que he copiado de Internet, aunque si os atrae leeros esta novela mejor os aconsejo que no los leais porque es un resumen al que yo le he añadido el fin.

La novela empieza en el Congo en 1903 y va mezclando las peripecias del irlandés Roger Casement que fue uno de los primeros europeos en denunciar los horrores del colonialismo. De sus viajes al Congo Belga y a la Amazonía peruana quedaron dos informes memorables que conmocionaron a la sociedad de su tiempo, pues tras ellos se revelaba una verdad dolorosa: no era la barbarie africana ni amazónica la que volvía bárbaros a los civilizados europeos; eran ellos, en nombre del comercio, la civilización y el cristianismo, quienes cometían los actos más bárbaros. La codicia humana.



Estos dos viajes y lo que allí vio, cambiarían a Casement para siempre, haciéndole emprender otra travesía, en este caso intelectual, tanto o más devastadora. La que lo llevó a enfrentarse a una Inglaterra que admiraba y a militar activamente en la causa del nacionalismo irlandés. En plena I Guerra Mundial, viajó a Berlín para conspirar contra el Reino Unido y crear una Brigada Irlandesa que peleara junto a Alemania contra el imperio Británico, hecho que lo llevaría finalmente a prisión. También en la intimidad, Roger Casement fue un personaje múltiple: la publicación de unos diarios, en los últimos días de su vida, airearon unas escabrosas aventuras homosexuales que le valieron el desprecio de sus compatriotas y probablemente su ejecución.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com