Las tinieblas del farero

EL TEU ANGEL DE LA GUARDA

Como el viejo farero que con linterna de fuego, contra el viento, barre la mar negra encendiendo las noches sin luna, yo tengo encendido un faro para llevarte a salvo donde halles amparo, para que no se te trague la mar y te respeten las olas. No sea que la mar le dé miedo a tu ángel de la guarda.
                                 Joan Manuel Serrat









...“A Lichtenberg en Gotinga –de donde no se movió en 25 años- la idea de la muerte le obsesionó hasta tal punto que empezó a contar los entierros que veía desde su ventana”. Y bien, ¿a qué más, aparte de contabilizar entierros y honrar a los textos incompletos, se dedicó Lichtenberg a lo largo de su prolongada “inmovilidad” en Gotinga en la segunda mitad del siglo XVIII? En primer lugar, a llevar una vida de científico. Hizo descubrimientos casuales, las llamadas “figuras de Lichtenberg”, y fue tan buen profesor de su alumno Alessandro Volta que éste acabó inventando la pila voltaica. En segundo lugar, se dedicó a la productiva actividad de sentir nostalgia del tiempo que pasó en Inglaterra. Fue el máximo introductor de Shakespeare, Sterne y Swift en Alemania...."

...dicho lo dejó ya Canetti: “Que Lichtenberg no quiera redondear nada, que no quiera terminar nada es su felicidad y la nuestra; por eso ha escrito el libro más rico de la literatura universal” El misterio de lo inacabado –que viene a ser a la larga el propio misterio del mundo...

El arte de no terminar nada (Lichtenberg)
Artículo de Vila-Matas







SOLILOQUIO DEL FARERO

...Te encuentro a ti, tú, soledad tan mía,
Y tú me das fuerza y debilidad
Como al ave cansada los brazos de la piedra.
Acodado al balcón miro insaciable el oleaje,
Oigo sus oscuras imprecaciones,
Contemplo sus blancas caricias;
Y erguido desde cuna vigilante
Soy en la noche un diamante que gira advirtiendo a los hombres,
Por quienes vivo, aun cuando no los vea;...


LUIS CERNUDA

Sobre el tiempo y José Hernández



A mal tiempo buena cara.



A cualquier dolencia, el remedio la paciencia.



A río pasado, santo olvidado.




Al que madruga, dios lo ayuda.



Ausencias causan olvidos.



Barco parado no gana flete.



Bien venga mal si viene solo.



Buen día para las tres b: bollo, botella y baraja.



Cada cosa a su tiempo



Cien años de guerra y no un día de batalla.



Con los años viene el seso.



Cuando hay arruga, no hay duda. (Bolivia)



Charco pasado santo olvidado.



El que se levanta tarde, lleva el día arrastrando. (Puerto Rico)



El que temprano se levantó, una cartera encontró, pero más temprano se levantó el que la perdió.



El que temprano se levantó, una cartera encontró.



El que temprano se moja, lugar tiene de secarse.



El tiempo aclara las cosas.



El tiempo de los bueyes se acabó.



El tiempo es una mierda que cura todos los dolores. (Norteamericano)



El tiempo no trabaja. (Colombia)



El tiempo todo lo cubre y todo lo descubre.






El tiempo todo lo cura y todo lo muda.



El tiempo todo lo trae y todo se lo lleva. (España)



En cada generación, una puta y un ladrón.



En cada tiempo, su tiento. (España)



Eso es como martillar en hierro frío.



Eso es como tirarle piedras al morro.



Hay mas tiempo que vida. (Panamá)



La ausencia es, a veces, enemiga del amor, aunque el que bien ama, tarde olvida.



La naturaleza, el tiempo y la paciencia son los tres grandes médicos.


Mañana no tiene fin.


Más vale tarde que nunca.


No dejes camino por vereda.




No dejes lo cierto por lo dudoso.



No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.



No hay bacuino que dure cien años.



No por mucho madrugar se amanece más temprano.



Nunca dejes la certeza por la esperanza. (Inglés)



Otros tiempos, otras costumbres. (Italia)



Paciencia y barajas. (Uruguay)



Para descansar al sol, es mejor seguir caminando.



Para verdades el tiempo, para justicia, dios.



Piensa despacio y obra a prisa.



Por mucho que vuele el aura siempre el pitirre la pica.



Quien da primero da dos veces.



Quien no tiene reloj, oye el gallo.



Quien tarde se levanta, todo el día trota.



Si la alondra alto vuela es porque el buen tiempo llega.



Siempre llega tarde, como la policía de guayos.



Tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe.



Tiempo pasado traído a la memoria, da más penas que gloria.



Tiene los lechones muertos en la barriga.



Un consejo tarde es lo mismo que nada. (El Salvador)



Un día pasa, pero un momento no. (Hindú)



Un rencor profundo no está largo tiempo oculto.



Vísteme despacio que estoy de prisa.


Fiebre lectora con miel y cilantro

He estado 10 días incomunicado. Hasta el domingo. Haciendo deporte, leyendo y pasando más de 24 horas del día con la peque. No es una exageración, es que el tiempo se para en ese pueblo de las montañas. Ahora ya estoy en casa y me habían regalado una bolsa llena de esos pestiños de miel de Ramadám, que me llevan a la perdición.


Soy incapaz de parar y esta mañana los he acabado. Para colmo he dejado el plan de entrenamiento. Sin embargo cuando me pongo en plan cebón me convierto en una especie de híbrido entre Prada y mi admirado Ignacio Bermejo, a pesar que no tengo sus legiones de admiradoras. Las comparaciones son odiosas, pero me quedo con el autor de la Ciudad sin luz, aunque anoche terminaran perdiendo las bragas. Una indigestión nocturna la tiene cualquiera. Todo se cura, hoy un caldito con cilantro y una siesta con canciones de cuna del Arrebato, te devolverán la moral.

Me he desvíado. Es lo que tiene escribir sobre gaditas. Hablaba de libros. Ayer saqué de la biblioteca 5 libros, uno de Pessoa sobre sus pensamientos, Baterbly y Cia (creo que es metaliteratura y me identifico ya que habla de mí, de los grandes escritores incapaces de escribir), Esto es un hombre de Primo Levi, Mujer de rojo sobre fondo gris (otro que tengo que remendar por dejarlo a medias) y Contra Natura de Pombo para ir conociendo a esta personalidad curiosa que nos acompaña en los actos de UPyD.

Probablemente no me dará tiempo a leer más de uno y medio de aquí a los 15 días que es el plazo que te dan en la biblioteca y no porque no vaya a leer. Anoche terminé Cien años de soledad a las 4 de la mañana. Luego no pude dormirme hasta las 6. He cogido la racha febril y hay que aprovecharla.

Voy a acometer la odisea del verano:

Leerme Guerra y Paz.

Reparando daños literarios

Hasta hace poco casi nunca había dejado un libro a medias. Sin embargo, de un tiempo a esta parte dejaba novelas magníficas a medias y estoy reparando algunas barbaridades, entre ellas Cien años de soledad, que he tenido que empezar de nuevo pero que me tiene totalmente cautivado.

Otras novelas que dejé a medias y con las que me he reconciliado este verano son la utopía de Un mundo feliz de Huxley y Blanco sobre negro (espeluznante relato sobre un paralítico en orfanatos rusos) de Rubén Gallego, y todavía me quedan otras como Señora de rojo sobre fondo gris, Bailén, Tres tristes tigres, una de Manfredi, etc.

Así que aquí me teneis remendando entuertos en pleno mes de agosto.

Vacaciones blogueras





Voy a tomarme unos días de descanso bloguero.

Que disfruteis mucho de vuestras vacaciones y hasta pronto.

La reentré en la bloguilandia


Lo bueno de parar de hacer entradas es que uno va acumulando experiencias y te das cuenta que el blog no es sino una forma de respirarlas y soltar tanto lo bueno como lo regular. Lo malo hay que hacerlo poesía pero eso es privilegio de los Dioses.



En estos momentos estoy aclarando ideas y enchufado a la corriente para cargar la batería. Y la mejor manera de hacerlo es leer a otros blogueros, algo que este año he descuidado y es un gran error porque el blog se alimenta de comentarios y la cadena de amigos blogueros es imprescindible por los lazos de unión y por el compromiso que te crea de mejorarte y ayudar a otros en la medida de tus posibilidades.

La batería está cargada. Ahora necesito ordenar ideas, y sobre todo no contaros lo "bien" que me han tratado en Paris. Todavía no he asimilado que las maletas aparecieron en el último minuto.



Siempre nos quedará el producto nacional y el Asturias patria querida. La cita clásica de Bogart, la vamos a dejar para el hijo puta que se viste de Micky Mouse. 

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com