Los valores de principios de siglo y la educación de los niños

Son las 8 de la mañana del segundo domingo del año y las Navidades se han acabado. Es hora ya de quitar los árboles y belenes y de empezar a comer frutita. Estoy solo en casa (guardias del turno de oficio) por lo que me he quedado en casa de Rodríguez, bueno más bien de Martínez.


Para un padre de familia es bueno un poco de soledad para pensar por donde va su vida y la de los suyos, ya que la creatividad y la familia son conceptos antagónicos. Y no presumo de ser de esos padres entregados a las tareas domésticas de hoy en día. No. En ese sentido flojeo y soy bastante egoista. Y hoy me doy cuenta que mis sueños y aficiones son demasiado individualistas.

video


Esta mañana me he levantado sentimental y echando de menos a mis niñas. Se presenta un año duro, y creo que vamos a vivir momentos muy complicados en nuestro país este año. Sin embargo yo tengo un presentimiento muy positivo para el año 2011 a nivel personal. Estoy casi seguro. Es algo que lo intuyo. No es que sea optimista por naturaleza, pero yo se que este año 2011 me van a ir las cosas bien. Lo presiento.

video


 Como ya sabeis, estoy afiliado a UPyD y este año hay elecciones locales y quien sabe si algo más. A veces escribo entradas idealistas, donde explico que me he metido en política por el futuro de mis hijas y demás. Hoy no. Hoy pienso en la patria tal y como la define Juan Bonilla. 


"La patria es la familia, ese lugar en el que dan paella los domingos." 


Por tanto, antes que dar lecciones hay que ganarse lo que el maestro Wiesenthal llama la autoridad moral, y cuando dice moral se refiere a espiritual, a los valores de nuestra cultura por encima del capitalismo desaforado y la pérdida completa de la fe, no entendida como la religión de ir a misa los domingos, sino como la no preocupación por valores como la no violencia, la belleza, el bien, la justicia, el respeto a los mayores que va ligada al temor de Dios en el sentido de que no todo vale, algo tan fácil como decir que el que hace el mal, lo paga, no porque se imponga un castigo divino sino porque es pura justicia. Vamos que con muchas tetas más que paraiso lo que hay es un infierno de problemas.

Hoy las películas que ven nuestros niños no educan sino que más bien confunden. Y hay que volver a pensar en aquellos escritores que no escribían para entretener a un pueblo ocioso sino para comunicar a sus lectores una experiencia de la vida y fe en la humanidad, y que eran capaces de dar su vida por sus pensamientos, lo que no los hacía necesariamente mártires aunque les complicaba la vida, personas como Tolstoi.


Los padres de hoy no estamos comunicando correctamente a nuestros hijos nuestras experiencias, las lecciones aprendidas de nuestros fracasos, teniendo en cuenta que siendo nuestros hijos y llevando nuestros genes lo normal será que pasen por situaciones parecidas. Como dice la cita de Marco Aurelio que hoy aparece en la web de Upyd,


"Los hombres han nacido los unos para los otros, edúcalos o padécelos"


Por tanto, este año, me propongo estar presente en el presente de mis hijas, valga la redundancia. Hemos perdido y cedido la comunicación de nuestros niños a los medios y a este fenómeno nuevo de Internet y las redes sociales. Y de momento, estamos perdidos, pero no porque Internet sea malo, sino porque nosotros no sabemos sacar partido de él ni adaptarlo a la educación de nuestros hijos.

Hoy en día es posible que tu hijo se comunique con un joven de su edad que está en Colombia o en Argentina, y eso es de entrada no es bueno, es genial. Dicen que lo que más enseña son los viajes por aquello del conocimiento de otras culturas. Pero nosotros no sabemos por donde van los tiros y nos limitamos a pensar que Internet es un sitio donde se pierde el tiempo y hay muchos peligros como el fraude, el porno, etc.

Pensar que teneis una familia de donde nace todo. Y proyectemos nuestros sueños en hacer partícipes de ellos a nuestros hijos.  Aquí van algunas recetas que se me ocurren de entrada: más literatura infantil, más naturaleza, cría de mascotas, más comidas caseras familiares con todos sentados a la mesa sin tele ni internet ni maquinitas, promover diálogos sobre la solidaridad, la justicia, la ética o la religión (no la del Vaticano sino más bien la de los misioneros o esa que yo conocí de los capellanes de carceles, ancianos y huérfanos de la mano de San Ramón Buxarrais) , y sobre todo aplicar lo que se dice, la coherencia personal que es la mejor manera de educar. Este año voy a ser un poco mejor. Y las cosas van a ir bien.





Os dejo también un texto de Ortega y Gasset de una página que es lo primera obra completa que he leído en el ebook, para demostrar que la tecnología está a nuestra disposición, para aquellos tontos que sostengan que sólo se puede leer, manchándose las manos de tinta.

http://www.armario.cl/aGestDoctorado/biblioteca/autores/Ortega%20y%20Gasset/Ortega%20y%20Gasset,%20Jos%E9%20-%20Para%20los%20ni%F1os%20espa%F1oles.pdf

1 comentario:

Alfaraz dijo...

JL.
Yo también he empezado el año con un texto de Ortega, todavía más cortito.
Este tuyo me ha recordado aquello de Machado; de cada diez cabezas españolas una piensa y nueve embisten. Por cierto, uno y otro, vaya alegatos finos en contra de la democracia...


.



.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com