Tonto con estudios 1, de Don Antonio Balboa

Si hay algo de lo que tengo que estar agradecido a la suerte o Providencia es que en mis días de pasantía tuve lo que se dice un verdadero maestro. Don Antonio. Don Antonio en la época en la que yo estuve en su despacho nos daba lecciones prácticas a diario en el café y en la copa del mediodía (teniamos una bodeguita en el despacho), copita de las 13:15 que muchas veces acababa en comilona e incluso fiesta con cohetes pero siempre dentro de un estilo cordobés con formas incluidas.


Un día como hoy viernes, siempre prometía.Conociamos la opinión de Don Antonio y de clientes siempre muy peculiares. Todo normalmente desde un punto de vista humorístico y con la inteligencia por bandera.

Esto fue cuando yo empecé el ejercicio hace 14 años y lo recuerdo con nostalgia pero hay muchas cosas que quedaron en el disco duro. No obstante tengo la suerte de tener los 4 evangelios de Antonio Balboa a saber "Ejercicios de redacción de un hombre mayor" (del que hoy copio un artículo a mano ya que ésto no se encuentra ni en tiendas ni en Internet) "Espejo de Feria" (Viaje al egocosmos), "Gota a gota" y "Algo ligero". Estos son libros hechos para sus amigos, y soltaba tela. Yo me imagino las caras que tenían que poner los que leyeran estos libros cuando se dieran cuenta que algo iba por ellos. 

Algo como lo que yo he hecho alguna vez en este blog pero con las cualidades intelectuales de uno de los grandes abogados de España y de todo un humanista. Ya quisiera yo tener un 10 % de genes antonianos. Hace unos años con la convocatoria del Premio Pelayo al jurista del año recuerdo que escribí a otro abogado del Estado que había pasado por allí, Antonio Hernández Mancha, para que se intentara hacer una candidatura para ese premio. No tuve respuesta. Hace unos días me llegó la convocatoria del Premio de este año, pero estos premios se suelen dar a juristas cercanos a los poderes económicos, universitarios, etc, olvidando que la figura más importante del Derecho es el abogado filósofo, confesor, psicólogo y por supuesto con un amplio conocimiento general de las materias y una dilatada experiencia. Don Antonio tiene más de 80 años y sigue al pie del cañón pero nunca le darán este premio ni lo necesita. Así son los grandes maestros que no necesitan premios en vida. No obstante como esto está en Internet si hay alguien que quiere hacer Justicia y quiere devolver algún favor pues se podría poner manos a la obra.

Hace tiempo que no voy por Córdoba, pero tengo los Evangelios a mano aquí en mi despacho. Y hoy como es viernes, me voy a permitir copiaros (más vale copiar que repetir curso) la primera parte de un tesoro para que disfruteis. Yo me he reido mucho copiándolo al estilo amanuense, pero es algo que quiero que quede en Internet porque merece la pena.

Hay muchas clases de tontos. La mayor parte de los tontos se merecen cariño y respeto porque son productos de faltas de la naturaleza: los llamados oligofrénicos.

Existe una clase de tontos que se merecen el rechazo de los demás. Son producto de una especie de vocación a la estupidez, los llamados "tontos con estudios".

Aparentemente los "tontos con estudios" son personas normales; no presentan malformaciones físicas ni psíquicas y hasta puede que hayan sido brillantes en sus estudios, alcanzando títulos de ingenieros, médicos, abogados, e incluso Letrados del Consejo de Estado, pero son absolutamente insoportables para cualquier persona normal.

Yo aguanto perfectamente un día de trabajo intenso si tengo la suerte de tratar con personas normales, pero como me toque, aunque sea poco tiempo, un "tonto con estudios" llego a mi casa completamente  machacado y me acuesto sin cenar porque no tengo tiempo ni para probar bocado.

Los tontos con estudios son peligrosísimos porque corroen la salud mental de las personas que los aguantan y les estropean el hígado a fuerza de contener, por educación, las respuestas que la razón y el ánimo nos sugiere; por esto, es muy importante solidarizarse en la lucha contra ellos, conocer cuales son sus características, los momentos en que se vuelven más peligrosos y la forma de tratarlos.

Sus características:

Los aspectos fundamentales del "tonto con estudios" son los siguientes:

Uno.- Alardean muchísimo. De todo, son ellos los que más saben. Aparentan fuentes de información secretísimas para poder opinar sobre cualquier tema de actualidad que se comente en una tertulia.

Dos.- Acaparan la conversación todo lo que pueden, incluso interrumpiendo, sin educación, las intervenciones de otras personas. Sus opiniones pretender ser ingeniosas, pero no tienen gracia. Son estos personajes los que provocaron el dicho de " Las tonterías del genio son genialidades y las genialidades del tonto son tonterías".

Tres.- Se esfuerzan en llevar la conversación hacia temas propios: Su profesión, sus negocios, la fortuna de su familia (aunque sea la política), las habilidades de sus hijos, la bondad de sus perros, sus caballos y sus coches, etc, etc.

Cuatro.- Físicamente suelen tener las características de que no hacen deporte ni toman el sol ni siquiera en verano en la playa, por lo que su piel es blanca y la estructura corporal un poco fofa.

Cinco.- Por lo que se refiere a su estado civil, dentro de los "tontos con estudios" hay muchos solteros, porque aunque desde el punto de vista económico son "buenos partidos" las mujeres se resisten al sacrificio de casarse con ellos. También hay bastantes viudos con la peculiaridad de que las mujeres se mueren pronto. Tienen bastantes hijos y a algunos se les muere la mujer porque sólo pueden dar a luz con cesárea y ellos se empeñan en seguir teniendo hijos. Cuando enviudan, quieren volver a casarse inmediatamente. Las mujeres de los "tontos con estudios" son o muy tontas con fortuna o muy guapas pero de origen humilde...

Momentos más peligrosos:

CONTINUARÁ...

1 comentario:

Alfaraz dijo...

Otra versión o variante serían los tontos con balcones a la calle.
Ojo con éstos, tampoco hay que perderlos de vista.




.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com