Tontos con estudios 2 de Antonio Balboa

CONTINUA:

Momentos más peligrosos:

Hay situaciones que hacen a los "tontos con estudios" bastante más pesados y tediosos que en condiciones normales. Es necesario conocer esos momentos lo mismo que también hay que saber que las vacas bravas se vuelven más peligrosas cuando tienen un becerro recién parido. Los peores momentos son éstos:

-Cuando tienen un hijo.

En estos acontecimientos cuentan el parto, los parecidos, los regalos y hasta las intenciones sobre el futuro niño.

-Cuando compran algo.

Puede ser un chalet, una finca, un coche o un ordenador personal. La historia de la compra y las características del objeto de la operación suelen ser conferencias de muchos días. La concurrencia de los contertulios del "tonto con estudios" disminuye mucho a raíz de sus operaciones mercantiles.

-Cuando les toca un premio.

Aunque sea el reintegro de la lotería o el mínimo de aciertos de la bonoloto hya que aguantarle la descripción de sus presagios y de su buena suerte.

- A la vuelta de un viaje.

Este es uno de los acontecimientos peores. Los relatos de los viajes es de lo que más le gusta al "tonto con estudios", aunque sea de sitios archiconocidos y se haya ilustrado profusamente para contar sus historias.

-Cuando tienen una aventura.

No es normal que el "tonto con estudios" ligue en toda su vida, pero como sus amigos tengan la mala suerte de que hilvane una aventura amorosa serán severamente castigados con la película de la historia contada en todos sus pormenores incluso los más íntimos.

Tratamiento.

Las fórmulas principales para que el tonto con estudios deje de darle la tabarra a los amigos son: a) ponerlo en ridículo b) hacerlo Ministro.

Yo creo que es absolutamente legítimo como sistema de defensa prepararle al tonto con estudios una encerrona que lo ponga en ridículo. Puede ser contratar a una persona que sepa muchísimo de los principales temas que él alardea y llevarlo a la tertulia para que después de dejarlo embeberse en el toro, le descubra su ignorancia o pedirle el favor a una amiga muy guapa y lista para que lo increpe en público con alguna frase contundente como "tú eres un pobre hombre que no sabe de mujeres".

La fórmula de hacerlo Ministro o darle un puesto público importante no falla nunca. Al encumbrarse el "tonto con estudios" siempre se olvida de sus amigos y ni siquiera quiere recibirlos.

Antonio Balboa. Córdoba 1989.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com