Ahorasiquesoyeldueñodemivida.com

Hoy es 1 de abril y son las 7 de la mañana.

Me he desvelado esta noche pero no por problema alguno. Simplemente no tenía más ganas de dormir a partir de las 4:45 y he estado leyendo un rato, esta novela magnífica que es Tiempo entre costuras.

Definitivamente me he enamorado del ebook, ya que mi mujer la está leyendo en formato papel y no me ha apetecido cogerla. Nos hacemos a todo, pero el ebook es muy cómodo y si encuentras el formato adecuado epub o pdf que se lea bien con una letra cómoda, puede ser hasta mejor que el añorado papel. Presiento con esta novela que me recuerda a la película Casablanca, que estoy ante el principio de una larga amistad con la electrónica.

Pero vayamos al turrón.



Hace unos años, yo no era dueño de mi vida. Mis pasiones lo eran y los meses de abril y mayo eran para mí la locura. Un potro desbocado. 7 años de vida universitaria en Sevilla y Melilla, donde me fui voluntario a hacer la mili y la prestaciós social sustitutoria en la carcel, todo a la misma vez, dieron para forjar un segundo yo, divertidísimo pero a su vez tan infantil. Y en estos meses mi actividad vitivinícola y espiritual era lo que en esa edad tiene que ser. Un torbellino.

Una pasada que rememoro con alegría, pero cada día con menos nostalgia, ya que eso de "a querer como los locos" está muy bien para la farándula y para los psicólogos que al final son los grandes beneficiarios de las pasiones, desde que los curas ya no mandan. Mas bien por fortuna que por desgracia estamos perdiendo nuestra España cañí.





La madurez que te da el absoluto control de tus pasiones no es comparable con nada. Una persona que hace lo que debe puede ser un poco triste o aburrida pero al final es feliz, que es de lo que se trata y la da a su familia que es lo esencial. Se presenta un mes de abril y mayo tranquilo, con mi familia, con un viaje deportivo a Berlin, con los 8 huevos de mis dos canarias de canto y con algún viaje de trabajo a UK.

Una primavera tranquila donde voy a disfrutar como espectador y testigo, y no como actor a dos eventos pasionales en los que me encantaría estar involucrado pero que por razones personales, me veo obligado a ver desde la barrera o más bien desde la andanada. Una de ellas, son las ferias de Sevilla, Jerez y festejos de mayo de Córdoba por un lado y la otra la política. Las elecciones locales y toda la ilusión que hay generada en torno al partido al que estoy afiliado, UPyD.

La política es la pasión por el poder. Y yo pensé al principio que no sería capaz de mantener el control sobre ella, pero creo que lo estoy logrando. Estoy intentando usar mi cabeza no para embestir como decía Machado, pese a saber que en torno a este partido quien no se mueva ahora no estará en situaciones de poder en el futuro. Lo típico es decir que me da igual porque yo no quiero poder. Es muy fácil decir ésto, pero a nadie le gusta luego ver como por no haberte movido en el momento oportuno que es éste, en el futuro te mandará un cabo cuartelero que "no sabe hacer la o con el canuto", pero que en su momento hizo la calle. El caso es que ni puedo ni debo y lo he meditado mucho. Tampoco me ha insistido nadie, porque en teoría aquí no hay avales, todo es lo que tú seas capaz, y eso si es verdad es la repera.

Pero a pesar de ello, la política es y además tiene que ser como el ejército y cada día tengo muy claro que este partido va a triunfar porque los generales están demostrando que valen. Espero que este triunfo no sea en las elecciones locales y autonómicas del mes que viene, sino que la sorpresa mayúscula sea en las generales del año que viene, que es para lo que en teoría hemos nacido.

Lo uno lleva a lo otro, pero ojo, siempre se dice lo mismo en cada campaña y se tiende a perder perspectiva. Es como en los partidos de futbol que siempre salta el entrenador ante cualquier partido con el típico no hay rival pequeño, en este partido nos jugamos, patatín, patatán.

UPyD es un partido nacional y las elecciones generales son el fin y estas que vienen ahora un medio. Dicho ésto, estoy seguro que el próximo Domingo en la Plaza de toros de Vistalegre será un día triunfal pero espero que no triunfalista (no olvidemos la cornada catalana), y que se de el pistoletazo de salida a un partido que como bien explica Gorriarán en su blog plantea un desafío nuevo. Nueva formas y nuevas caras para la política.

En esta misión, cada día tengo más clara mi vocación que no es otra que la del alferez provisional que quiere pasar por lo público, de oficial menor y de forma temporal. Esto de la temporalidad es lo que todos los políticos dicen en los mítines pero que pasa como deciamos antes en el futbol.

Pienso que en UPyD también hay sitio para el que quiera hacer carrera política, y no hay que avergonzarse de eso, pero cuidado con decir en mítines públicos cosas que no se sienten porque se nota mucho y en este partido no nos podemos permitir eso. Pienso que somos distintos y el día que vea que somos iguales (que a veces lo he pensado) dejaré de ser afiliado. Ahora tanto los del PP y los del PSOE tambien hablan de mandantos temporales cuando tienen sus plantillas llenas de personas que no saben hacer otra cosa que no sea estar en política.

El problema estriba en que las pasiones son bien difíciles de controlar y tienden a perpetuarse. Salirse de una pasión es harto complicado y normalmente son ellas mismas las que te echan. Y las pasiones son para los valientes, que quieren vivir la vida a tope, por lo que ánimo a esos soldados que dan su vida por la patria. Yo ya la di en el mundo de las ferias, y estoy vivo de milagro, pero que me quiten lo cantado. No me arrepiento.

Y desde el tendido, esperaré con  ilusión como hablaba el otro día con mi amigo Luis Portero, por si llega mi momento, pero con prudencia que es una forma caballeresca de decir miedo, porque no tengo la pasta que dicen que tienen que tener los políticos y porque ahora no me puedo permitir volver a estrellarme. Me siento cómodo en este partido, porque al parecer somos muchos así, muchos Quijotes, y al final probablemente caeremos ante molinos, pero el salto de pértiga que sea con un colchón debajo y no sobre la arena como me contaba ayer un jubilado de sus tiempos de atleta.

El tiempo dirá si los principios sobre los que se asientan el partido se sostienen. No avales, no sueldos, no privilegios, temporalidad. Y si no es así, pues fracasaremos porque en esta España no hay sitio para más de lo mismo ni para las mismas medias verdades regeneradoras.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com