Coventry y Orejudo

El sábado por la noche me tuve que ir a Birmingham para atender a una de esas especies en extinción mucho más llamativas que un lince: un cliente nuevo. Ayer estuve con él por la mañana y de vuelta a casa. Sólo me dio tiempo a ver la Catedral de Coventry, destruida en la 2ª Guerra Mundial salvo una torre, y que han dejado abierta y sin restaurar.


La verdad es que impresiona.



En el viaje de ida, me leí un libro pequeñito pero muy ameno. Ventajas de viajar en tren de Antonio Orejudo. Os dejo un link que comenta este recomendable libro, simpático y fresco. Un libro muy veraniego y aconsejable para un viaje corto. Aunque hay una historia relacionada con los distintos tipos de muertos dependiendo de como se estrelle el avión, que me tocó leer justo cuando estábamos despegando y que pese a su ingenio y gracia, me hizo más bien poca.

http://www.um.es/tonosdigital/znum12/secciones/Estudios%20O-VENTAJAS%20DE%20VIAJAR%20EN%20TREN.htm




Para los que no les interese el artículo os copio un breve resumen del libro del link reseñado:

"Presenta la historia de una mujer que se ve obligada a ingresar a su marido en un hospital psiquiátrico tras descubrir sus tendencias coprófagas. En el viaje de vuelta en tren, esta mujer conoce a Ángel Sanagustín, psiquiatra del hospital donde está ingresado su marido y especialista en el diagnóstico de enfermedades mentales por medio de los textos escritos por los enfermos. Éste le hace una singular pregunta a nuestra protagonista: “¿Le apetece que le cuente mi vida?” A partir de ahí, nos sumergimos en una historia delirante, disparatada, donde multitud de voces se entrecruzan y se confunden para dibujar un submundo en el que podemos encontrar desde locos que parecen cuerdos hasta oscuras conspiraciones del gobierno, pasando por macabros negocios diseñados para satisfacer a pervertidos sexuales y descubrimientos que podrían alterar radicalmente nuestra percepción de la historia literaria"


Viajar en tren tiene sus ventajas pero para ir a Coventry y volver en 24 horas, te tiene que llevar por el aire el amigo Ryan, que además de buenos precios, ha impuesto a las féminas, el ir "ligeras de equipaje".

Viajar y leer, leer y viajar... Y aunque leas en un avión algo sobre la coprofilia o delirantes reflexiones sobre accidentes de avión, al final de algo hay que palmar. Y ya lo decía el poeta de la sencillez:

                                                  Y cuando llegue el día del último viaje,
             y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
       me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Antonio Machado.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com