Moby Dick como viaje veraniego: prueba superada


Este verano todavía no he conseguido desconectar. El hecho de estar en casa no ayuda. No obstante estoy entrenando (menos de lo que me gustaría) y ayer me acabé una de las novelas que me había propuesto, Moby Dick. Muy recomendable.





Reconozco que al principio me costó porque daba muchas explicaciones documentadas sobre la historia de la pesca de la ballena, pero poco a poco te vas metiendo en el viaje a  si mismo que va haciendo el "podeis llamarme Ismael" y caes en las redes de Melville. He tardado tiempo en leerla por lo que se ha convertido en una costumbre veraniega que ya se acaba. Una novela intimista, con personajes heróicos y entrañables como el fiel amigo de Ismael, Queequeg, el obsesionado Ahab al que al final ya terminas por entender, Starbucks que no se si será el que da nombre a la conocida franquicia cafetera, etc

Y es que al verano ya le queda poco. Yo empiezo hoy las vacaciones y me voy a la montaña con mi ebook, mis niñas y mi plan de entrenamiento para la Maratón de Liverpool. 

Y con esto y un bizcocho os dejo unos días tranquilitos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Son plaisir de comprendre jlmartinezhens.blogspot.ru. Les articles ci-dessus est assez extraordinaire, et j'ai vraiment apprécié la lecture de votre blog et des points que vous avez exprimé. J'aime vraiment à apparaître en arrière sur une base classique, après beaucoup plus dans le sujet. Merci pour le partage ... continuez à écrire!

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com