Reseña de la Maratón de Liverpool



He estado unos días esperando a que salieran fotos oficiales para ver si salía en alguna pero me he tenido que conformar con las del Facebook. Os contaré un poco la carrera ya que ha pasado una semana.





 

La carrera empezaba a las 9:30 de la mañana y salimos casi con una hora de retraso. Todo muy bien organizado por lo demás pero este fallo es importante ya que todo el mundo dejó la ropa de abrigo en la bolsa que te da la organización, bueno todos menos yo, porque como tengo en la foto anterior, y dado que se anunciaba lluvia intensa a partir de las 11 decidí llevarme mi camiseta de algodón de manga larga del Betis. Una gracia que luego pagué un poco ya que al no transpirar pesaba mucho, pero me la quité sin parar a andar cambiando y todo el dorsal que me lo puse en el chubasquerillo y se la di a mi mujer. Un poco de Betis para empezar.

Empezamos tarde y todo el mundo salió acelerado. Luego de las 3 maratones en ésta es donde he visto a más gente desahuciada. Hice los 10 primeros kilómetros en 58 minutos lo que es relativamente lento. Estuve sólo aunque casi desde el principio estuve con 2 chavales novatos que querían bajar de 4 horas y les daban una pasta para una ONG si lo hacían. Hablamos en la salida y les aconsejé que empezaran lentos y me hicieron caso.


A partir del km 12 o así nos fuímos a una zona del río que da al mar, una especie de Paseo Marítimo precioso, pero claro con un viento muy fuerte. Estaba con la referencia de estos 2 chavales, y los perdí por lo que aumenté el ritmo y los cogí y como iba bien, los pasé de largo, y entré a la media maratón en 1 hora 57 minutos, media que estaba en mitade un tunel de casi 2 kms que fue donde tuve mi particular "muro", aunque en realidad no lo fue, simplemente un bajón.


Pero por culpa mía, me puse al principio del túnel a tope, muy por debajo de 5 minutos el km, tontería que pronto pagué, al final del túnel donde había una cuesta, y donde me pasaron los 2 chavales, que si los hubiera seguido, seguro que hubiera bajado de las 4 horas.



A lo mejor esta cuesta la tendría que haber hecho andando y comiendo bien, y tranquilamente haberme puesto el dorsal con los imperdibles sin hacerlo en carrera y haber recuperado un poco, pero bueno eso es fácil decirlo ahora. Por otro lado es la primera Maratón donde no he dado un sólo paso en toda la carrera lo que también es motivo de orgullo.

Desde el kilómetro 22 al 27 o así estuvimos por la City, el centro de Liverpool, lleno de gente y donde estaba mi mujer y mi hija, a la que le dí un besillo y cogí en brazos corriendo unos segundos de la alegría que me dio verlas, porque las vi en el km 24 o así y acababa de pasar un bache gordo. Según me comenta mi mujer traía la cara descompuesto. Seguí por todo el centro unos kilómetros pero no iba bien y entre otras cosas estaba ya cansado de la gente que animaba, muy mala señal, y sólo, sin hablar con nadie y sin buscar ninguna referencia.

Luego del centro fuimos subiendo una zona hacia un parque y allí ya se daban unas vueltas y se hacían 10/12 kilómetros y ya de vuelta para la meta. En el parque ya me encontré bien, y adelantando a muchísima gente, tíos como toros lo que te da bastante moral. Iba escuchando música y recuerdo que en una de las canciones de La Misión viví uno de esos sentimientos emocionales de subidón espiritual. 


La música no la programé bien y no era muy buena pero estaba tan absorto que pasaba de todo y de vez en cuando empezaba a cantar las canciones en español a voces, por lo que alguno pensaría que estaba chalado. A esa altura de carrera ya pasas un poco. No llevaba un ritmo constante, y empezó a llover pero nada fuerte, incluso se agradecía. No me acordaba demasiado pero ahora cuando he vuelto al entrenamiento he notado unas molestias en la rodilla izquierda que tuve en estos kilómetros.

Acabando el parque a las 3 horas y medias o así, me pasaron una madre y una hija y me pegué a ellas porque llevaban un buen ritmo, y me adapté, iban bastante fuerte, yo creo que intentando bajar de 4 horas, pero las pude seguir. Eran de una ONG y todo el mundo las conocía y animaba. Estuve a punto de no poder pero al final me repuse y al contrario, tiré un rato de ellas hasta que al final ya las dejé que pasaran porque ellas se animaron y a mí la última milla, desde la Noria de Liverpool hasta la zona de mi Hotel que era una Avenida larga y que yo veía que no se acababa.

Además pusieron la meta en una bocacalle por lo que los últimos 100 metros se hacen duros. Justo antes de entrar me santigué en un acto reflejo y cuando crucé la meta me eché a andar pero sin parar. En ese momento piensas que es la última. Estaba sólo y llovía ya bastante y hacía frío por lo que me fui directamente sin pararme al Hotel con una ventolera impresionante y no de muy buen humor. Sólo como la una. Y se me olvidó hasta recoger mis cosas, cogí la medalla y la manta esa de plástico que le ponen a los cadáveres y para la habitación.Me pedí en recepción un cubo de hielo y directo a la bañera a darme una cura de hielo que sin duda es lo mejor en ese momento. Aguanté el frío en las piernas masajeando 5 minutos y ya me duché con agua caliente, y me noté bastante mejor que en las otras maratones.



La marca mala. La carrera mal planteada. Tenía que haber corrido a ritmo con los 2 chavales del principio. Luego lo de la gracia del Betis y la camiseta sin transpirar se paga algo, y noté que no había salido practicamente nada en los 10 días previos ya que me dolió la espalda, los lumbares y me creí que era el riñón. Los miedos y nervios que entran. Y correr sólo tampoco es lo mejor.
Ahora a toro pasado, me alegro mucho de haberla corrido y tengo unas pequeñas molestias en la rodilla izquierda pero es una sobrecarga de los músculos que protejen al menisco según me ha dicho hoy el fisio. Descanso y a seguir entrenando dentro de unos días. La próxima ya será en el 2012. A lo mejor vamos a Praga que es una ciudad preciosa que no conozco aunque tampoco conozco la gran ciudad de ROMA.


Al final 4 hora y 13 minutos lo que no es una buena marca para como iba de entrenado pero que mejora 4 minutos la Maratón de Londres y me pone el próximo objetivo para el año que viene en mejorar ésta sin la presión de bajar de las 4 horas que es algo que está a mi alcance ahora. Podría preparar la de Málaga del 6 de diciembre pero que necesidad hay de lesionarse o cansarse de una vez por todas.

Una Maratón no es buena para la salud física aunque sí para la mental, siempre que todo salga bien, como me ha pasado hasta ahora. El único secreto entrenar conforme a un planteamiento realista, no ponerse grandes objetivos y disfrutar de la carrera y de la ciudad donde corras.

1 comentario:

Anónimo dijo...

perfecto,gracias por compartir tus experiencias.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com