La independencia del poder judicial y el papel de la abogacía






Anoche me acosté tarde con la noticia de "Soyaya" sobre la independencia de los jueces. Me alegré muchísimo, pero luego no podía dormirme bien y estuve dándole vueltas al tema. Fue algo así como una visión, algo como el poema de Machado:


Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una fontana fluía
dentro de mi corazón

http://politica.elpais.com/politica/2012/01/24/actualidad/1327425364_617083.html

Pienso que está bien que se despolitice a los jueces, pero los jueces están ya politizados por la existencia de las Asociaciones profesionales. Entonces ¿como se puede hacer una justicia más independiente? Pues ya he dado con una solución. Pues muy fácil. Dando entrada a unos protagonistas de la Justicia que han estado olvidados hasta ahora. LOS ABOGADOS.

En este país, los abogados no somos respetados. Somos muchos y no ha habido ningún tipo de criba para el acceso, por lo que en 2º del antiguo BUP el 60 o 70 % de los estudiantes decidía si estudiaban ciencias o letras, y los malos, al final, nos decantábamos por la opción B. Luego ibas pensando en tu futuro y como en las Facultades de Derecho no hacía falta buena nota pues....avalancha.


Por tanto no somos la crem de la crem como pasa en EEUU o en UK. Sin embargo, los que subsistimos más allá de una década, nos hemos ido endureciendo y hay algo de lo que podemos presumir. Somos bastante independientes. Nuestro colectivo no está politizado hasta la fecha y si muy maltratado. Y del maltrato diario y de la falta de buenas longanizas en nuestros respectivos pucheros, nos hemos ido endureciendo.

Todos los que vivimos de esto podríamos contar cientos de anécdotas de desagravios que sufrimos día a día. Pondré un ejemplo que es real y que los clientes, es decir los ciudadanos no terminan de entender y sobre todo no se explican como dejamos que pasen este tipo de cosas.

Te citan para un juicio de faltas a las 10:20 y tienes 4 juicios antes que el tuyo porque señalan cada 5 minutos. Estás en el Juzgado a las 9:15 para poder aparcar, ver al cliente y tomar café con él. A las 9:55 te vas para la puerta del Juzgado y no ha empezado el primero pero no hay movimiento alguno de funcionarios. A las 10:05 llega el auxiliar y abre la puerta de la Sala. Ves que entra Su Señoría por los Juzgados y a los 5 minutos, sale. Le preguntas al funcionario y te comenta que va a tomar café que empezarán pronto dentro de 15/20 minutos. Y ya empieza el cabreo de la mañana. Sobre las 10.30 empiezan los juicios, y claro resulta que los 4 que tienes por delante tuya se empiezan a retrasar porque hay testigos e informes. Total que al final entras a tu juicio a las 11:40 de la mañana y lo primero que te dicen cuando abres la boca es que por favor sea breve porque los compañeros anteriores no lo han sido y que tenemos 5 minutos sí o sí....

¿Cual es el problema? Que por el bien de tu cliente tienes que agachar la cabeza y un juicio que no tiene importancia para nadie salvo para tu cliente que tiene una denuncia penal falsa (lo que en España no tiene practicamente castigo y sale gratis), tiene que ser debatido en 5 minutos. Y si te pones farruco, encima puede que pierdas el caso antes de hablar, por lo que no habrás sabido jugar con las cartas que te han tocado. Si esa misma mañana  hubieras sido el primero citado pues no hubiese pasado nada, 30 minutos tarde no es tanto y 20 minutos para hacer tu trabajo en un Juicio de Faltas son suficientes y tienes además que pensar que probablemente el que está citado para las 11:15 se quedará posiblemente hasta las 13 horas como mínimo.

Me he alargado pero quería poner un ejemplo del día a día que cualquiera puede preguntar a otro abogado, para que diga si es posible o no que pasen este tipo de cosas. Los jueces no tienen responsabilidades. Y los abogados no hemos sabido darnos a valer.



Tenemos ahora una oportunidad histórica para ello. Somos nosotros los que en un 50 % tenemos que decidir el gobierno de los jueces y el sistema de elección de los mismos. Somos los operadores jurídicos más directos para saber quienes son los jueces que hacen bien su trabajo. Reivindiquemos de una vez nuestra fuerza como colectivo y seamos parte activa de la sociedad y del poder Judicial. Y de esta forma, empezaremos a ser respetados e igual nos encontramos al mismo Juez tomando café a las 9:15 porque sabe que de su buen hacer y respeto hacia nosotros y en definitiva el ciudadano que cada uno de nosotros representa, está en juego su carrera profesional.



Fue como ver la luz del poema. Y eran cerca de las 3 de la mañana y estuve un rato  dándole vueltas al coco para levantarme y hacer esta entrada que ahora con prisas propias de tener un día de trabajo hasta arriba, hago sobre la marcha. Pero prometo seguir. Es ahora o nunca.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com