Lord Jim de Joseph Conrad



Si acabé bien el año literariamente, mejor lo he empezado. Me he leído prácticamente de un tirón Lord Jim, con la sensación de haberla leído antes. Sólo al final me he dado cuenta que no. Que no la había leído pero claro se ve que es una novela tan buena que algo de ella está impresa en muchas otras. Una pasada el final. Romanticismo a tope. Por eso se que no la he leído porque el final no se me hubiera olvidado.


Jim se va como vino: envuelto en sombras, olvidado antes de alcanzar el perdón, excesivamente romántico. Ni en sus más exaltadas fantasías juveniles podría haber vislumbrado ni la sombra siquiera de un éxito tan extraordinario. Porque bien pudo pasar que en el breve instante que duró esa última mirada suya de orgullo y resolución, hubiera alcanzado a ver el rostro de esa oportunidad que, como una novia oriental, le había salido al encuentro tapada con un velo.

Estoy deseando ver la película del Peter OToole, el del chiste del amigo Reguera:



Pero no la encuentro en la red. Me conformo con este breve resumen y ruego que me disculpen por no comentar más. Tengo que rumiarla y sobre todo, soñarla.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com