Tenían veinte años y estaban locos: jóvenes valores



¿No denunciábamos los intereses de los grandes grupos mediáticos? Pues ahora los jóvenes crean sus propios medios prescindiendo de intermediarios. ¿No criticábamos la verticalidad del sistema de legitimación? Pues ahora ellos eluden horizontalmente esa oligarquía. ¿No lamentábamos lo tarde que se emancipan los jóvenes? Pues por eso publican pronto: porque quieren salir de casa. ¿No nos preocupaba el desempleo juvenil? Pues por eso pasan horas asociándose y construyendo discursos en la red. No nos pedirán limosna. Esa es su riqueza.


Del blog de Andrés Neuman, en referencia a los nuevos poetas:


Nos recomienda a Luna Miguel y su blog:
Y a su vez ella nos manda al Blog del proyecto "Tenían veinte años y estaban locos" una recopilación personal de poemas de jóvenes autores:
Tenían veinte años y estaban locos:
En aquel tiempo ellos tenían veinte años y estaban locos. Los había brutos, salvajes: Marina Ramón-Borja y Judit del Río, con sangre entre las piernas y los sesos dulces… Los había surrealistas: Enrique Morales, que hablaba desde el desierto, o Álvaro Guijarro, que saltaba y reía, y saltaba… Los había infantilmente crueles: Emily Roberts, Sara R. Gallardo u Odile L’Autremonde, que tenían la sonrisa de las lolitas diabólicas hablando de sus sentimientos y de sus cuerpos puros… Los había que jugaban con las palabras: Cristina Fernández Recasens y Eba Reiro, saltando juntas su particular rayuela… También había quien prefería la experiencia, la descripción exacta del momento: Alberto Acerete, Miguel Rual o Cristian Alcaraz… Quien prefería la concisión, la suavidad, el canto: Laura Rosal, Raúl E. Narbón, Bárbara Butragueño… Quien prefería el cerebro, el hablábláblá fluido y deslumbrante: David Leo García, Ernesto Castro, Ángel de la Torre… Había quien reivindicaba: Alberto Guirao… Había quien, por la palabra, se hacía superhéroe: Unai Velasco… Había quien conocía la música y, a su manera, reconstruyó lo clásico: María M. Bautista, Javier Gato… Los había, sí, que rerían: Constantino Molina…. Los había, sí, que volaban: Laura Casielles, María Salvador… Los había, en este libro, que sabían construir: Ruth Llana… Y los había (en este libro, sí, sí, en este manicomio joven, lúcido y lírico) que nunca rezaban: Berta García Faet… Eran veintisiete poetas menores de veintisiete años que irrumpieron en la poesía regenerando con sus versos e invocando tiempos nuevos. Porque en este tiempo difícil para la juventud, minado por el desconcierto y la indignación, sólo la Literatura y Su Literatura pudo traer un poco de esperanza. Eran poetas. Eran hermosos. Estaban locos.
Luna Miguel
Aquí os dejo el enlace e iré incorporando sus poemas a mi blog matutino: 


Los que recomienda Neuman son los siguientes (cada uno en rojo con su enlace):

Disfruté especialmente con Alberto Acerete, CristianAlcaraz, Bárbara Butragueño, Laura Casielles, David Leo García, BertaGarcía Faet, María M. Bautista, Raúl E. Narbón, Eba Reiro, Ángel de laTorre. También me gustan otros poetas de su generación, como Pablo López Carballo, Pablo Fidalgo, Natalia Litvinova, Elena Medel, Rodrigo Olay, Alba González Sanz, Sara Torres R. de Castro o Javier Vicedo.

Perdonar los copias y pegas y este fondo tan raro que ha salido, pero hoy no salen las cosas y es hora de irse a casa. Aquí dejo material para ir leyendo y entrando en este apasionante mundo. Lo que está claro es que Internet y las redes sociales van a revolucionar la literatura, y habrá que ir contando poco a poco con estos nombres. Independientes y que saben más que muchos...

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com