¿La buena vida? Un kilo y medio de lentejas


Este blog nació con el propósito de utilizarlo para aprender a escribir. Y no está cumpliendo con su cometido. Es demasiado emocional y escribo cada día peor. No me importan las faltas, ni el estilo, ni nada de lo verdaderamente importante para ser un buen escritor. Sólo me importa comunicar emociones, por lo que al final ésto se convierte en una droga terapéutica más.

Hoy estoy jodido. Por lo que quien busque optimismo que se olvide. He estado 2 días en esta casa espectacular en una zona de ensueño, y de charlas profundas con artistas que te trastocan mi vida de despacho, familia, mis horarios de comida, sueño, deporte, lectura... Las cosas sencillas en definitiva.






Y si encima estamos en época política pre-electoral, prácticamente plena campaña y con rollos políticos que no contaré porque uno poco a poco va aprendiendo a madurar y a "profesionalizarse políticamente", pues ya os contaré. Pero no os voy a contar. Silencio chino como el que se respira en Zahara. La bilis de las navajas internas de los partidos se las traga uno solito o si no que no se meta donde no lo llaman. La política son espaldas. Amplias. Y saber aguantar el dolor de vez en cuando como en las maratones. Dosificar sabiendo a donde hay que llegar y sobre todo por qué, algo que no tenía claro cuando hice mi primera Maratón y que en la tercera creo que ya comprendí.





Esta casa está en venta y sólo se alquila en Semana Santa y verano, y me la han ofrecido los dueños que son amigos, para irme cuando quiera, claro, y uno que es caprichoso, lo primero que piensa es a "tomar por culo" todo. Me aislo y a escribir. Gran error. No creo que sea para nada un buen sitio para hacer algo importante, ni mucho menos. Creo que en mi trastero con una buena luz y una disciplina puede salir cosas de más calado. Esta casa está bien para pasar una semana o un mes como mucho en la época álgida y pagar por ella una pasta. O para pasar un par de días con las niñas de "pescui" en una época invernal.

Recuerdo una entrada sobre los mandamientos del escritor que copié hace tiempo y el segundo, tras no chutarse ni ser un gran entendido vitivinícola (como el poema que he colgado esta mañana) era el de no tendrás costumbres caras...

http://jlmartinezhens.blogspot.com/2008/07/los-diez-mandamientos-de-un-escritor.html



Pues eso a bajar de las estrellas. El precio es de 1 millón y medio de Euros... compren, compren que una hipoteca tampoco es gran cosa y si se vende bien hay comisión. Que asco de dinero. Que asco de ambición. Que asco de ego...Y nos han comido el coco para que seamos infelices si no poseemos a la mejor tía, el mejor coche y la mejor casa....Me voy a por un plato de lentejas de casa (¿cuantas lentejas se pueden hacer con un kilo y medio?) y a echar una siesta, que encima hoy es día 1 y a algunos desgraciados nos toca pagar en vez de cobrar.

Terapia, más terapia...

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com