UPyD ya tiene un lustro



Parece que fue ayer pero han pasado 5 años. Nunca pude imaginar que crear y mantener un partido político pudiera ser tan difícil. Es prácticamente un milagro que UPyD siga vivo pese a los ataques que ha recibido de los poderes fácticos. Y no sólo está vivo, sino que su doctrina y las razones por las que nació, hoy en día forman parte de la sociedad española, ambos partidos, PP y PSOE, las promulgan (que no ejecutan) como si hubieran mantenido las mismas desde siempre y el movimiento 15-M y todos los derivados cree que fueron ellos las que las inventaron. Un día, me dijo por Facebook, el coordinador de Baleares Calbarro, que él estaba seguro de que el partido estaba escribiendo una importante página en la Historia de España, y tenía razón.

Soy bastante crítico con el partido y a veces con razón, pero muchas otras sin ella. Puede que sea una forma de curar mi mala conciencia por no poder estar más implicado. O puede que sea la búsqueda de protagonismo. Vete tú a saber como funciona la maquinita de crear que tengo encima de los hombros. El caso es que pertenecer a un partido político, en mi caso, me ha hecho madurar. Uno es soberano de si mismo y más cuando llevas 15 años trabajando de autónomo, pero pertenecer a un partido político requiere de disciplina y sobre todo no dejarse llevar por la pasión que degenera en actos irreflexivos, que en política no son nada recomendables.

Uno piensa que no hay nada que perder, porque a lo mejor no necesita ese sueldo público para vivir, que hay que rechazar al "político" pelota y rastrero que aguarda su ocasión para meter cabeza y que sin duda la meterá si es paciente, y que siendo crítico se puede ayudar al crecimiento del grupo, jugando a abogado del diablo, pero a pesar de que con las redes se puede estar "al día", la realidad es que la crítica si no es en ambientes no virtuales, no es fructífera. No se puede ser crítico de buena fe. Y si hay que ser crítico con algo hay que saber argumentarlo y defenderlo en los foros adecuados. La libertad de expresión versus capacidad de  expresión. Todas estas cosas se aprenden en política, al igual que se podrían aprender si trabajase en una empresa jerárquica, sólo que parece como que en un partido político, se da un curso acelerado.

Pues esto son algunas cosas que he aprendido en estos años. El hecho de sobrevivir pese a mi carácter impulsivo, dice mucho del partido. Espero poder estar políticamente vivo y con las mismas ganas cuando cumplamos 10 años. Y sobre todo, espero poder tener alguna capacidad económica para poder permitirme relajarme en mi profesión para poder estar con los compañeros en Vitoria.

Felicidades a todos.!!!


No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com