Recuperando lecturas: el Gabo.


Este verano he leído muy poco. Me dio por estudiar cosas de Derecho Marítimo primero, hasta que me di cuenta lo cerrado que es ese mundo. Luego estuve en Escocia, y me quedé fascinado y estuve una semana a principios de Octubre viendo posibilidades de negocio. Y ahí sigo. 

Sin embargo, y como me he puesto en "huelga de redes", he empezado a leer por las noches, y una vez embarcado en algún libro, ya es mucho más fácil aprovechar los tiempos muertos de los fines de semana, aun a costa de perder la forma física. Para mí, periodos de literatura significan salir a entrenar menos y atacar la nevera en los descansos. Engordar.





En la última semana me he leído las Memorias de García Márquez "Vivir para contarla", o más bien sus comienzos como escritor porque parece que debido a sus problemas de demencia senil, no saldrá la segunda parte, por lo que el libro acaba en 1955, tras la publicación de un reportaje sobre un naufragio "Relato de un naufrago" que forzó su salida de Colombia hacia Europa. 

Tras terminar las Memorias, me leí ese libro, que finalmente accedió a publicar y que es de una técnica literaria prodigiosa. En vez de hacer un reportaje al naufrago, el escritor (todavía desconocido para la literatura) tuvo la idea de narrar en primera persona y por capítulos la historia real. No se hace nada pesado y creo que queda patente la primacía del gran escritor sobre el periodista, dispuesto a sacrificar tanto su nombre, como las ventas, de manera que no amplía el relato hasta 50 capítulos como pretendía el director del periódico. No se hace pesado, unas sesenta páginas, que lo convierten en un libro muy ameno de dos horas de lectura y con un final propio de un genio, cortando de raíz, la discusión si se trata de ficción o realidad: 

Algunas personas me dicen que esta historia es una invención fantástica. Yo les pregunto: Entonces, ¿qué hice durante mis diez días en el mar? 



No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com