Vacaciones en agosto






Este año el blog cierra por vacaciones. Necesito leer más literatura, y quiero estudiar Derecho Marítimo, por lo que voy a hacer un sacrificio empezando por el blog y siguiendo con las redes sociales.

Volveré.

Pastilla para la pitopausia



Las cosas ridículas que puede hacer un hombre cuando cumple los 40 son infinitas. A mí no me preocupa “ainda”.  Soy bastante más joven. Me faltan más de 90 días para que ocurra por lo que ni me lo planteo. El caso es a mis amigos me cuentan anécdotas que son para troncharse. Ahora me río, pero yo que nunca he hecho el ridículo en nada, llegará un momento donde de sujeto pasivo pasaré a tener legitimación activa.



El caso es que un cuarentón debe ser un pobre animal indefenso y a lo mejor su mujer no se da ni cuenta. O si se da no pone remedio. Craso error. Dicen que las contrapartes van 10 años por delante de nosotros a nivel biológico, y los 40 nuestros son sus 30, con el consabido tema del arroz. No se debe generalizar, aunque a mi me encantan las estadísticas judiciales porque dan fe de lo que ocurre. 


Verbigracia (que no la tiene), en septiembre hay divorcios express de 300 Euros IVA incluido por un tubo. No tienes ni que visitar el despacho, rellenas un formulario on line y cambias de estado civil del tirón. Luego la broma sale por un pico, porque todo aquel abogado que no cobre un mínimo de cincuenta mil duros por aguantar un divorcio de una parejita de esta edad con hipoteca y pollitos, es sospechoso o no sabe de que va la película.



















Hoy, os voy a hacer un regalo a las ciento de cuarentonas que navegan por estas páginas a diario. Las madriles lo tenéis más fácil. A cambio os pido comentarios aunque os de vergüenza. Prometo no contestar. Pero os voy a dar una alegría para el cuerpo como la que tuvo BB cuando se enteró. Mi presente, es un antibiótico para la pitopausia y funciona, que está testado por monitores de laboratorios prestigiosos, aunque uno como no es mayor no lo necesita.


La pastilla se llama Hotel Puerta América Silken Madrid. 



No vale cualquier planta de habitaciones. La de Mariscal es para pedir cama supletoria y la de Vittorio y Luccino mejor no comento que luego me lo achacan en política. Si es para tu "amado", sorpréndelo con la planta 8 o la 1 que es de una iraquí que tiene el equivalente al Premio Nóbel de la Arquitectura. 





Ahora en verano, no es caro y te vas ahorrar los 300 de septiembre para empezar. Oferta web del Hotel (no booking) 91 Euros, con botella vino, 2 invitaciones copa Discoteca,  spa, Wifi para tú música y un video del Youtube del Reguera, check out hasta 15 horas, y que sea un jueves. Eso lo pone el Hotel incluido y si regateáis lo mismo os incluyen hasta los preservativos porque los del Hotel están por agradar.



De casa hay que llevar sólo 2 cosas. Un antifaz (imprescindible aunque una careta de Rosa Díez o de su jefa también vale) y un tupper con la mencionada tortilla (si es de Agustina mejor) y filetes empanados hechos por la suegra.


Espero comentarios. 




P.D.: Tambien se acepta como regalo para el día de Halloween. 

Ayuno informativo y bulimia en la red

Hace unos días hice una entrada sobre las prisas. Tanta información y comunicación inmediata nos tienen perdidos. He leído mucho en los últimos 5 años, pero muy rápido. Cuando voy al pueblo de mi mujer, un pueblo de montaña siempre se ríen de mí y con razón, ya que en 4 o 5 días puedo leerme libros de 200 páginas al día y claro dudan que me pueda enterar. Es cierto que leer demasiado rápido no es bueno. Ahora me estoy leyendo un libro de Mauricio Wiesenthal, El esnobismo de las golondrinas, que es un libro de viajes y un alegato contra las prisas.

“Ser europeo es vivir en un pequeño continente que puede recorrerse a pie. Y el pie es, también, una medida de la poesía… Tengo razones para sospechar que los partidarios de la lectura rápida -en cierto modo, fast food- no tienen paladar literario. Leen para informarse, que es un propósito utilitario que no tiene nada que ver con el arte. Porque el gusto es siempre un rodeo; o sea, golondrinas, lirios y pavos reales… Para los que tienen prisa hay también pizza express.”

Hundimiento en Brasil 1971 Monte Udala

Este sábado compré en el mercadillo de Fuengirola un Diario de Navegación original. Son 300 páginas donde se apuntan a diario las singladuras de los años 1953 y 1954 de un buque llamado el Monte Udala. Viajes Bilbao-Tenerife-Bahía-Santos-Montevideo y luego a Londres, Amberes, Burdeos...etc...Más de 300 páginas sin un sólo tachón con una escritura preciosa.

Llevo años sin escribir a mano, y es algo que hay que retomar. El día menos pensado me embarco en uno de estos navíos con mi libro de Derecho Marítimo, el de Wiesenthal y un diario de navegación. Aunque me tenga que hundir como le pasó finalmente al barco de mi Diario.

Por tanto estoy planteándome dejar el Facebook y este blog una temporada. Estoy contaminado de actualidad. Y de política. Necesito vivencias, sueños. Y si no me puedo embarcar por las lógicas obligaciones laborales y familiares, al menos debo hacer ficción, para lo que necesito aprender a escribir. Y para ello lo mejor es un ayuno del tipo que explicaba hace tiempo Vicente Verdú. Un AYUNO INFORMATIVO:

http://www.elboomeran.com/blog-post/11/10485/vicente-verdu/ayuno-de-informacion/

¿Por qué?

Por la bulimia que provoca la red:

http://www.elboomeran.com/blog-post/11/10344/vicente-verdu/la-bulimia-en-la-red/

Los años que nos quedan por vivir

Llevaba tiempo buscando recopilaciones de los 80 y 90, en busca de una canción. Casi ni recordaba la música ni la letra, pero si momentos que la había escuchado en la radio y sus consecuencias.

De repente, esta noche ha aparecido en sueños una letra: Los años que nos quedan por vivir. He ido al Youtube y BINGO:

Carta de amor de "gui"


El email, la web, las redes sociales, el "progreso" en definitiva nos están cambiando. Al menos a mí. Hay cosas que me afectan negativamente y un ejemplo de ello es este blog. Entradas rápidas, a vuela pluma, sin revisar en contenido ni la forma. Se piensa y se hace y se dice y se publica. En el facebook y en el twitter hacemos comentarios en segundos y al no mirar al interlocutor a los ojos, no sabemos si estamos hiriendo profundamente a una persona o la estamos ilusionando con algo que nunca cumpliremos.


 Recuerdo cuando hacía cartas de amor y las mandaba a sus destinatarias. Algunas eran con tinta verde, otras con cuadernos enteros o en cintas grabadas donde en la cara A utilizaba un estilo y en la B otro. Una demanda judicial de amor...El proceso de elaboración era doloroso. Tardes enteras. Esta canción va por aquí. Esta frase por allá. Se rompe la carta y se escribe otra. Me quedo sin papel y hay que inventarse algo ingenioso que sorprenda a la víctima. Ahora no me sale bien la letra y pensará que soy un tonto.Una lágrima en medio o una gota del grifo para simularla...

Toda una creatividad y minuciosidad que yo creo que le han arrebatado los tiempos a los jóvenes de hoy, con tanto "wasap" comunicativo y tanta información de guasa. A mí también. 

Y no es un problema de ilusión o amor. Soy fácil y me enamoro prácticamente a diario de miles de cosas. Demasiadas.



El que escribe se proscribe y encima no prescribe.


Hoy me tengo que resistir a la tentación de escribir sobre política porque el que escribe se proscribe y las opiniones no prescriben, ni las faltas de estilo u ortografía en las que caemos los que escribimos a vuela pluma. Muchos amigos que me conocen, me dicen con razón, que soy aficionado a buscarme enemigos sin interés alguno, que soy por naturaleza políticamente incorrecto, y que actualmente estoy metido en un lugar donde parece que sólo tiene sentido estar, si se tiene aspiración a alcanzar poder político. Y mi respuesta es la siguiente. Estoy donde me divierto, porque además si haces lo que sientes, aprendes mucho y hasta puedes autocontrolarte, planificar tu opinión, trabajar en equipo, etc.

Cualquier opinión mía en el Facebook hoy, con la que está cayendo a nivel político, sería precipitada porque no estoy al tanto de todo lo que está pasando en este país, al estar centrado en mi trabajo. Y si encima la hace un neófito como el que suscribe, podría utilizarse en su contra o en el de las siglas que represento, por lo que José Luis "pichita", cállate la boca, que ya están los que cada día cuelgan noticias con la postura oficial del partido para eso. Sin embargo no me voy a resistir a comentar lo que conozco.

En un principio estoy muy contento con los pasos que mi partido está dando últimamente. MUY PERO QUE MUY CONTENTO. La Querella de Bankia es espectacular. Ahora sólo hace falta que tengamos la misma coherencia en nuestras instituciones orgánicas, cosa que sin duda conseguiremos, porque aunque se hayan borrado muchos de los independientes y profesionales, hay cantera de sobra. Los jóvenes que conozco en el partido son una garantía. De momento la mayoría son borregos (los valientes están siendo manipulados a través del 15-M para que se desilusionen de por vida), pero ya despertarán, y entonces dentro de 10 años tendremos verdaderos políticos profesionales.

¿Profesionales en política? No lo creo. Esto es más difícil de alcanzar por mucho que se proclame en UPyD. ¿Será verdad lo de los 8 años o tendremos necesariamente que tener una cantera como la de Lezama, eso de lo que nos vanagloriamos de no tener juventudes en nuestro partido? No se. Este es un tema complicado donde podemos mentir. Parece como que tener éxito y dinero es de derechas o de centro, que para algunos es lo mismo. Y lo "malo" es que cualquier buen profesional antes o después tiene o tendrá éxito en lo suyo,  por lo que igual la idea que proclamamos de profesionales en política hay que revisarla un poco. Y hay otro inconveniente añadido. El que tenga un cargo institucional (Congreso, Parlamento Europeo, Madrid, etc) hoy en nuestro partido, y gane más que cuando no estaba en política. ¿Se irá facilmente a su antiguo trabajo cuando pasen 8 años? ¿O querrá cambiar simplemente de institución? Es algo que tenemos que debatir en profundidad en el II Congreso del partido, donde espero que no vuelva a ver listas oficiales. Todo menos mentir al ciudadano que para eso ya están los peperos, los sociatas y los de IU. Y mucho menos mentir a los afiliados que eso si que es lo último. Creo que sigo apostando punto por punto por el programa que presenté hace un año para Primarias, pero algunas cosas necesitan debatirse internamente y en su día me presentaré para poder asistir como delegado al Congreso que creo que es el año que viene.

http://joseluismartinezhens.posterous.com/

Epílogo futurista de El Político Azorín



- Buenos días, querido maestro. ¿Qué tal? ¿Cómo está usted?
- Ya lo está usted viendo, siempre en mi taller, enfrascado en mi grande obra.
- ¿Habla usted de esa obra magna, admirable, que todos esperamos: La Prehistoria?
- En efecto: en ella estoy ocupado en estos momentos. Ya poco falta para que la dé por terminada definitivamente.
- ¿Habrá usted llegado, acaso, a los linderos de las épocas modernas históricas?
- Acabo, sí, señor, de poner los últimos trazos a mi descripción del período de la electricidad.
- ¿Será un interesante período ese de la electricidad?
- Es el último estado de la evolución del hombre primitivo; ya desde aquí comienza la profunda transformación que los historiadores conocen, es decir, comienza la era del verdadero hombre civilizado.
- Perfectamente, querido maestro. Y ¿ha logrado muchas noticias de este oscuro y misterioso período?
- He logrado ante todo, determinar cómo vivían estos seres extraños que nos han precedido a nosotros en el usufructo del planeta. Sé por ejemplo, de una manera positiva, que estos seres vivían reunidos, amontonados, apretados en aglomeraciones de viviendas que, al parecer, se designaban con el nombre de ciudades.
- Es verdaderamente curioso, extraordinario, lo que usted me cuenta. y ¿cómo podían vivir estos seres en esas aglomeraciones de viviendas que, al parecer, se designaban con el nombre de ciudades?
- Es verdaderamente curioso, extraordinario, lo que usted me cuenta. Y ¿cómo podían vivir estos seres en esas aglomeraciones de viviendas? ¿Cómo podían respirar, moverse, bañarse en el sol, gozar del silencio, sentir la sensación exquisita de la soledad?
Y ¿cómo eran esas viviendas? ¿Eran todas iguales? ¿Las hacían diversas, cada cual a su capricho?
- No; estas casas no eran todas iguales; eran diferentes; unas mayores; otras, más chicas; unas cómodas, anchas; otras, molestas, angostas.
- ¿Ha dicho usted, querido maestro, que unas eran molestas, angostas? Y dígame usted, ¿cómo podía ser esto? ¿Cómo podía haber seres que tuviesen el gusto de habitar en viviendas molestas, estrechas, antihigiénicas?
- Ellos no tenían este capricho; pero forzaban a vivir de este modo las circunstancias del medio social en que se movían.
- No comprendo nada de lo que usted quiere decirme.
- Quiero decir que en las épocas primitivas había unos seres que disponían de todos los medios de vivir, y otros, en cambio, que no disponían de estos medios.
- Es interesante, extraño, lo que usted dice. ¿Porqué motivos estos seres no disponían de medios?.

LOS POBRES
- Estos seres eran los que entonces se llamaban pobres.
- Pobres! Que palabra tan curiosa! Y ¿qué hacían esos pobres?
- Esos pobres trabajaban; pero no era por cuenta propia.
- Cómo, querido maestro, se puede trabajar si no es por cuenta propia? No le entiendo a usted; explíqueme usted esto.
- Quiero decir que estos seres que no tenían medios de vida, con objeto de allegarse la subsistencia diaria, se reunían a trabajar en unos edificios que, según he averiguado, llevaban el título de fábricas.
- Y ¿qué iban ganando con reunirse en esas fábricas?.
- Allí todos los días les daban un jornal.
- ¿Dice usted jornal? Será este algún vocablo de la época!

MONEDAS
- Jornal es, efectivamente, una palabra cuya significación hoy no comprendemos; jornal era un cierto número de monedas que, diariamente, se les adjudicaba por su trabajo.
- Un momento, querido maestro; perdóneme usted otra vez. He oído que ha dicho usted monedas. ¿Que es esto de monedas?
- Monedas eran unos pedazos de metal, redondos.
- ¿Para qué eran esos pedazos de metal, redondos?
- Estos pedazos, entregándolos al posesor de una cosa, este posesor entregaba la cosa.
- Y este posesor ¿no entregaba las cosas si no se le daban estos pedazos de metal?
- Parece ser que, en efecto, no las entregaba.
- Eran unos seres extraños estos posesores! Y ¿para qué querían ellos estos pedazos de metal?
- Parece ser también que cuantos más pedazos de éstos se tenían era mejor.
- ¿Era mejor? ¿Por qué? ¿Es que estos pedazos no los podía tener todo el que los quisiera?
- No, no podían tenerlos todos.
- ¿Por qué motivos?

LA CARCEL
- Porque el que los tomaba sin ser suyos era encerrado en una cosa que llamaban Cárcel.
- Cárcel! ¿Qué significa esto de Cárcel?
- Cárcel era un edificio donde metían a unos seres que hacían lo que los demás no querían que hiciesen.
- ¿Y por qué se dejaban ellos meter allí?
- No tenían otro remedio; había otros seres con fusiles que les obligaban a ello.
- ¿He oído mal? ¿Es fusiles lo que acaba usted de decir?
- He dicho, sí señor, fusiles.
- ¿Qué es esto de fusiles?
- Fusiles eran unas armas de que iban provistos algunos seres.
- ¿Y con qué objeto llevaban los fusiles?
- Para matar a los demás hombres en las guerras.
- Para matar a los demás hombres! Esto es enorme, colosal, querido maestro. ¿Se mataban los hombres unos a otros?
- Se mataban los hombres unos a otros.
- ¿Puedo creerlo? ¿Es cierto?
- Es cierto; le doy a usted mi palabra de honor.
- Me vuelve usted a dejar estupefacto, maravillado, querido maestro. No sé qué es lo que usted trata de regalarme con sus últimas palabras.
- ¿He hablado del honor?
- Ha hablado usted del honor.
- Perdone usted; esta es mi obsesión actual; éste es el punto flaco de mi libro; ésta es mi profunda contrariedad. He repetido instintivamente una palabra que he visto desparramada con profusión en los documentos de la época y cuyo sentido no he llegado a alcanzar. Le he explicado a usted lo que eran las ciudades, los pobres, las fábricas, el jornal, las monedas, la Cárcel y los fusiles; pero no puedo explicarle a usted lo que es el honor.
- Tal vez ésta sea la cosa que más locuras y disparates hacía cometer a los hombres.
- Es posible...


La mano de J.C. Onetti




LA MANO

A los pocos días de entrar en la fábrica, cuando pasaba para ir al baño, oyó que algunas compañeras murmuraban y del murmullo le quedó el desprecio:
–La leprosa.
Por su mano enguantada, la que durante años anteriores al guante supo esconder en la espalda o en la falda o en la nuca de algún compañero de baile.
No era lepra, no había caído ningún dedo y la intermitente picazón desaparecía pronto con el ungüento recetado. Pero era su mano enferma, a veces roja, otras con escamas blancas, era su mano y ya era costumbre quererla y mimarla como a un hijo débil, desvalido, que exigía un exceso de cariño.
Dermatitis, había dicho el médico del Seguro. Era un hombre tranquilo, con anteojos de vidrios muy gruesos. “Le dirán muchas palabras y le recetarán nombres raros. Pero nadie sabe nada de eso para curarla. Para mí, no es contagioso. Y hasta diría que es psíquico”.
Y ella pensó que el viejo tenía razón porque, sin ser enana, su altura no correspondía a su edad; y su cara no llegaba a la fealdad, se detenía en lo vulgar, chata, redonda, ojos tan pequeños que su color desteñido no lograba mostrarse.
Así que para el baile de fin de año que ofreció el dueño de la fábrica para que los asalariados olvidaran por un tiempo sus salarios, consiguió comprarse un par de guantes que escondían las manos y trepaban hasta los codos.
Pero por miedo o desinterés nadie se acercó a invitarla a bailar y pasó la noche sentada y mirando.
Al amanecer, ya en su casa, tiró los largos guantes a un rincón y se desnudó, se lavó una y otra vez la mano enferma y en la cama, antes de apagar la luz, la estuvo sonriendo y besando. Y es posible que dijera en voz baja las ternuras y los apodos cariñosos que estuvo pensando.
Se acomodó para el sueño y la mano, obediente y agradecida, fue resbalando por el vientre, acarició el vello y luego avanzó dos dedos para ahuyentar la desgracia y acompañar y provocar la dicha que le estaban dando.

Juan Carlos Onetti


Fin de semana en Zahara

Hemos estado el fin de semana en Zahara de los Atunes, uno de los sitios con mejores atardeceres de la costa. Rojizos, espectaculares como sus atunes. Estuvimos en febrero este año en un chalet de un amigo y no tiene nada que ver con estas fechas pero los atardeceres son los mismos. Desde luego los "progres" no son tontos y saben donde esconderse, aunque eso de esconderse es un decir. Y es que en Zahara estuvo hasta Cervantes y por eso tanto el colegio como algunas de las escasas calles del pueblo hacen referencia al escritor. Este sería un sitio ideal para perderse y escribir, pero en todo caso fuera de temporada, porque en verano yo creo que pierde ese encanto de sitio privilegiado.  



Hay leyendas enigmáticas sobre si fue un sitio donde se escondieron muchos nazis y el bunker instalado debajo de la roca del Atlanterra, te hace pensar sobre historias de la guerra mundial. El sábado se veía perfectamente Africa y una gran ciudad que debe ser Tánger.

Bicheando en Wikipedia, me he enterado que la palabra cachondeo tiene su origen aquí, por el río Cachón donde se iban los niños a divertirse o bien por las fiestas que se hacían en su orilla. Hay diferentes teorías. En todo caso bueno es saberlo, porque de niño recuerdo que mi abuelo me regañaba cuando decía esta palabra por vulgar, y prefería que dijera "pitorreo", cuyo origen no creo que sea de mayor finura. Habrá que visitar este otoño el río Cachón.



La Querella de Bankia

Hoy se habla de UPyD en casi todos los medios españoles y es que la interposición de la Querella ha sido una gran iniciativa y que se haya admitido a trámite corrobora que hay indicios de hechos delictivos que no pueden quedar impunes y más cuando hay políticos implicados. Conviene leerse aunque sea por encima el Auto del Juzgado, antes de opinar sobre este tema como hacen muchos contertulios, incluido el Ministro de Agricultura.

http://es.scribd.com/doc/99185335/Auto-Admsion-a-Tramite-QUERELLA-BANKIA

Quienes quieran la demanda pueden pedírmela por email: jlmhens@terra.es

UPyD se está convirtiendo en la verdadera oposición. Y es que la casta política de este país es uno de los grandes problemas que hay que solventar, porque la solución al tema económico no depende solamente de nosotros, pero la corruptela institucional que hay montada en este país, SI. Este video que voy a dejar es un claro ejemplo de los políticos que tenemos. Vean lo que pasó en Madrid, cuando desde este partido, se intentó que los sueldos de los Alcaldes y concejales no se fijen de manera discrecional por ellos mismos, sino que como es lógico y de sentido común, haya unos baremos y unos criterios objetivos para todos. 

Campeones



Y la posterior celebración en tiempos de crisis:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com