Un hijo de sus obras


PODRIDO:

  Se aplica a la materia que está descompuesta por la acción de las bacterias.
  Que está dominado por el vicio o la inmoralidad.


Estoy en Escocia y desde aquí me duele mucho más España. Hoy ha sido el lanzamiento de un local de negocio de un cliente allegado, y tras haber estado negociando esta semana con el inquilino, cuando ha entrado la comisión judicial al local, lo han encontrado completamente destrozado.

¿Ahora qué? Pues en un país normal, el inquilino tendría hoy un problema importante, ya que obviamente esto está tipificado como un delito de daños. En España, mi experiencia me dice que nada le pasará al autor. En el mejor de los casos serían uno o dos años de proceso judicial si se consigue incoar, con el desgaste emocional que ello conlleva, para un resultado probablemente negativo. En otras circunstancias, lucharía. Sin embargo por el bien de la propietaria del local, no lo haré. Otro desengaño más y acumular negatividad a una persona de cierta edad, de nada sirve. 
El local al menos ha quedado desinfectado de "bichos". Cada uno es hijo de sus obras, por decirlo elegantemente.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com