Ultimos días del mercado de fútbol



Me he federado profesionalmente para temas de fútbol (Player´s licensed RLM 1618 by the English Football Association) por lo que puedo negociar con los jugadores.

Ahora, me quedan dos semanas espero que frenéticas para cerrar el trabajo de varios meses. Principalmente quiero llevar jóvenes valores a Escocia donde hay salarios bajos pero es una buena ventana para el fútbol inglés que es el objetivo. Mi nicho como se dice es Escocia, pero obviamente el hecho de tener buenos amigos en Málaga, me da la posibilidad de tener algún cliente de primer nivel como es el caso del jugador de la foto y de este entrenador.


Lo único que me falta ahora después de algunos meses de trabajo es un poco de suerte. He pasado frio este invierno:


Y he vivido experiencias inolvidables como negociar con mi admirado Stosic en el Villamarín lo que para un bético es ya de por sí suficiente, y he conocido a gente buena pero ahora tiene que entrar la pelotita y en el mundo del fútbol cerrar negocios no es nada fácil. Un poco de suerte, inteligencia y curro y GOL!!!




Biografía de Silvio: Vengo buscando pelea


Este sábado me he leído casi de un tirón el libro de Alfredo Valenzuela (amigo por cierto del maestro Mauricio Wiesenthal) sobre la biografía de Silvio. Libro que compré en el rastro de Fuengirola.

El libro nos relata la vida de Silvio pero me esperaba un poco más. El autor ha sido muy escrupuloso con el personaje y como que se ha cortado un poco a la hora de contar detalles sobre las que liaba el famoso cantante.

Si queréis más de Silvio os dejo un enlace:

http://elgatoandaluz.wordpress.com/silvio-2/

Capitalismo y crisis según Vicente Verdú





Esta entrada en el blog de Vicente Verdú es demoledora:

http://www.elboomeran.com/blog-post/11/12881/vicente-verdu/el-triste-color-de-la-crisis/






Pero más aclaratorio es si cabe el comentario de un lector (que supongo que es el mismo autor, desarrollando el tema). Yo estoy convencido que este medio, el blog es la raíz de mucho de sus últimos libros. Aquí es donde se cultivan. Lean el comentario:

El capitalismo como sistema económico caerá víctima de sus contradicciones. Es incompatible la acumulación de capital con el propio desarrollo de una economía basada en el consumo. La desigualdad social, en contra de lo que piensan los cegados por el egoísmo de la acumulación de riqueza, va en contra del sistema capitalista. Al no regularse dicha acumulación cada cual contribuye por sus propios intereses al colapso del sistema.
Pero es que, además, lo que podría salvar al capitalismo de su quiebra, el consumo, supone una filosofía de vida empobrecedora y nihilista. Que los hombres tengan por aspiración y horizonte vital la adquisición de mercancías en su búsqueda de la felicidad es un proyecto fracasado que conduce a la degradación moral y en último término a la tribulación y la miseria.

Debemos contar además con las propias limitaciones físicas e ineludibles al crecimiento continuo en que se basa el capitalismo. No tenemos fuentes de energía suficientes para sostener esto y nuestro modo de producción daña cada vez con mayor virulencia el medio físico, el soporte vital, del que dependemos como seres vivos.

Digamos que en el camino emprendido por la humanidad a finales del siglo XVIII con la Revolución Industrial, en que se alzó como nuevo dios el Progreso basado en la tecnología para explotar los recursos del planeta, está viendo que el horizonte no es ilimitado, como se creía, sino que tiene un límite, un final, al que nos estamos acercando a marchas aceleradas. 

El problema es que al ser el capitalismo un sistema autorregulado, no sometido a restricciones planificadoras a largo plazo, que atentaría contra la sacrosanta libertad de los liberales, a pesar de que vemos como nos vamos acercando al horizonte en que todo el sistema colapsará, es imposible ponerle freno pues seguimos inmersos en el orden espontáneo de los mercados, en los intereses inmediatos y urgentes de los que hacen negocio y en una cultura en que siguen prevaleciendo creencias y valores que suponen que un crecimiento ilimitado es posible, que es posible que todo el mundo participe de ese modo de vida consumista y sin restricciones que el sueño americano nos enseñó a amar por encima de todas las cosas.

Vemos, por el contrario, que cuando unos países crecen otros decrecen, que la riqueza de unos se asienta sobre la miseria de otros, que las empresas explotan a los países pobres para poder vender en los países ricos y que ninguna empresa podría subsistir sin la deslocalización que le permite trasladar su producción a los países donde más pueda explotar a los trabajadores. Estos países explotados es cierto que experimentan un aumento de su riqueza, pero cuando esta empieza a ser repartida entre la población y los obreros exigen un salario digno, las empresas se trasladan a otros países dejando a estos sumidos en graves crisis. Poco a poco toda la riqueza producida en el planeta se va acumulando en muy pocas manos y a costa de un desarrollo que además de promover valores falsos y pobres basados en un consumismo degradante y pueril, degrada enormemente el planeta.

Frente a esto no hay un corpus ideológico articulado que ofrezca alternativas globales. La gente parece entender que la solución ha de venir por la búsqueda individual de alternativas de vida situadas al margen de este sistema irracional y ciego. Cada vez surgen más aldeas en que los individuos se agrupan sin más pretensiones que vivir su vida con otros valores y no sujetos a un sistema económico-social degradante e insatisfactorio. Y lo hacen buscando soluciones inmediatas a problemas cotidianos y puntuales. Cocinar en una cocina solar te ahorra el pago del gas. Hacer una casa con paredes de paja te ahorra un dinero en calefacción. Cultivar tu huerto te suministra alimentos sanos. Echar unas gallinas para que picoteen por ahí te proporciona carne y huevos. Vives en tu entorno, con tu familia, no debes salir de tu casa al amanecer para meterte en embotellamientos para llegar a tu puesto de trabajo en una empresa en que te someten a un continuo estrés para que rindas en función de los objetivos que te marquen. Vives rodeado de una comunidad de gente preocupada por un proyecto común no basado en un dogma ideológico sino en una forma de vida más relajada y más digna. 

No hay alternativas globales, pero nuestra vida tampoco es global, es nuestro tiempo y de nosotros depende el modo en que decidamos organizarlo y pasarlo.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com