DEP Eva Benavides




Una de las personas que más paz ponía en mi familia murió de una rotura de aneurisma de aorta. Lo mismo que le ha pasado a Eva Benavides compañera de UPyD en Marbella y Málaga y persona de confianza de la dirección en esta zona. Una muerte súbita, sin lógica ni explicación. Los doctores dicen que la tensión alta, pero eso no es fácil de asimilar que de repente alguien no está así como así por una cosa tan imprevisible.

Como andaluz, siempre me ha sentado mal que desde Madrid confíen en personas que no son de aquí, porque por mucha democracia interna que haya, el poder siempre propone y dirige, como es ley de vida. Sigo pensando que se equivocan en cuanto a no confiar en andaluces en la zona de Málaga puesto que los votantes son de aquí, pero bueno, ellos sabrán.

Eva no era andaluza y dirigía y era una buena lidiadora. A los que no la apoyábamos incondicionalmente, sabía torearnos. En definitiva, como ese familiar que mencioné al principio, ponía PAZ en una organización muy encrispada. 

Por lo que estoy contando no la conocí en profundidad, la verdad, siempre en reuniones donde sabía que ella o la dirección no terminaban de confiar en mi persona, por estar en el bando de los rebeldes, lo que tampoco es verdad dada mi condicición de alma libre que tantos problemas me trae, pero si tengo que reconocer que ella nunca perdía las formas y supo afrontar con serenidad y valor situaciones muy desagradables. Era además muy espontanea y simpática.

Ahora, se ha ido una persona importante para la organización, de la que me siento muy lejano al vivir en Glasgow. No obstante, espero que esto ayude a que nos demos cuenta que somos todos un equipo, porque al final se va alguien como Eva y te das cuenta que nada es tan importante como la vida, y que perdimos oportunidades para pasarlo bien y para haber progresado más como partido político en Málaga. 

La política no es un buen sitio para hacer amigos, pero bueno, yo me siento triste de no haber confiado en ella en determinados momentos. No es culpabilidad pero algo de mal sabor queda, cuando ves que alguien que vale se va y tú no hiciste demasiado por ser lo que un compañero en política ha de ser pero que nunca será porque no nos engañemos, el juego político nunca es claro ni transparente. No se ha muerto una amiga pero se ha ido una compañera, muy temprano. Y si de algo me sirve esto, es para pensar si en realidad merece la pena seguir en política, en este viaje a Itaca que nos han propuesto. Uno llega a pensar si la política era un buen sitio para una persona con un corazón como el de Eva. Y quien sabe. 

Para mi ahora es fácil porque estoy en la lejanía pero que duro es ésto de la política. Descansa en paz Eva y perdón por mi parte por aquellas sonrisas que no te devolví.



No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com