Cuando el impostor empiezas a ser tu mismo




El sábado terminé la lectura del Impostor de Cercas. Más que una novela es un ensayo periodístico, con algunas citas e ideas repetidas y donde sobran algunas páginas, pero el autor consigue lo que pretende, que el lector acabe por indultar a un mentiroso que se hizo pasar por prisionero de un campo de exterminio para ser presidente de una asociación de víctimas.




Hoy es lunes noche, bueno martes ya y no puedo dormir. Nunca pensé que el fracaso de UPyD me pudiera afectar tanto. He dedicado probablemente los años con más energía de mi vida (los que van de los 35 a los 42) a un proyecto donde no me he sentido muy valorado, pero donde he aprendido mucho.

Hablo en pasado porque me quiero ir ya de una vez. Lo voy a intentar pero no se si seré capaz. Me da miedo. Estoy en mi zona de comodidad con mi careta de crítico, por lo que dar este paso no es fácil. Son tantos los compañeros a los que les he reprochado el haber tirado la toalla, que ahora uno se queda con esa sensación de la novela del impostor, el de haber querido ser representante de algunas víctimas del nepotismo de la Dirección del partido. De hecho, estoy en una Corriente interna del partido junto a Calvet, Aurora Sotos, José Luis Vázquez y tantos otros compañeros, donde llevamos meses insistiendo y trabajando para evitar que llegara este momento. Ante ellos me siento un traidor, pero yo no puedo seguir engañándome a mi mismo. No tengo ilusión.


Es fácil pensar que uno puede tener un papel con más protagonismo en ese futuro regenerador, pero hay ya poco que refundir de una marca calcinada y con unas tendencias de voto imparables que se acrecentarán este año electoral. La tercera vía, ya tiene nombre y no sólo puede ser llave de gobierno, sino que creo que como siga así, va a llegar a ser para las generales hasta el partido más votado. España necesitaba un partido de centro sin complejos, y hemos luchado mucho porque esto se consiguiera. Y CREO QUE LO HEMOS CONSEGUIDO.



¿Son otros los que disfrutarán de la gloria? Pues sí, pero no importa porque los que somos padres y estamos en política solemos decir que no es por nuestro bienestar o porque nos vaya la marcha, sino que se trata del futuro de nuestros hijos. Pues eso, yo soy padre y según mi hija bueno, pero puedo serlo mucho mejor si dejo atrás la energía negativa que desprende ya este partido.

Rosa y Gorriarán, morirán con UPyD, pero es que ya ni se lo reprocho, porque están completamente cegados y no cederán. Rosa no podrá nunca desengancharse de la política, y ya no es solo por soberbia o dinero, sino porque sencillamente no sabe hacer otra cosa. Y Carlos sabe mucho de teoría política pero sus complejos de erudito no le dejan ver que la política es más sencilla, y no es cuestión de pontificar con el Twitter o con iniciativas llamativas, sino que se trata de negociar con el que no comparte tu opinión, escuchar al taxista como le dije en el Primer Congreso, y sobre todo no engañar a tus afiliados en Congresos, para rodearse de incondicionales de perfil bajo, como si de otro partido cualquiera se tratara. Eramos los mejores.

A pesar de ello, ambos junto al desaparecido SAVATER, serán historia en minúscula de España, la mayúscula es para los que vienen, y de los que a su vez ya nos copiamos nosotros con anterioridad. Y nosotros los afiliados, seremos también una gotita de esa historia pequeña pero necesaria. Y por esto ha merecido la pena y todo el que lo ha experimentado lo sabe.

He aprendido mucho porque he sufrido a su vez, pero estoy orgulloso de ser o haber sido de UPyD. Solo me quedaría por esas personas que antes de la debacle no se han escondido y apoyaron sin fisuras al profesor Sosa Wagner, como nuestros europarlamentarios Maura primero y posteriormente Calvet cuya capacidad de trabajo e ímpetu es digna de elogio. Sin embargo, creo que no le van a dejar trabajar porque nuestra masa crítica (recién florecida) se va a dispersar con los nuevos críticos que están despuntando esta semana, por lo que no me apetece vivir el espectáculo del reparto de las migajas ni las peleas internas de poder entre palmeros, monaguillos y comediantes que van a enturbiar aun más el fin de este partido.



Creí que tenía vocación de heroe de Baler, pero Gorriaran y Rosa, después de dos semanas de Romería inventándose mil payasadas, han culpado sin pudor a mis familiares, amigos y otros muchos ciudadanos que componen Andalucía, y que no les han votado, por lo que creo que mi presente no va a estar unido a sus egocentrismos ni un minuto más.

Para mí, y para la mayoría de los españoles han muerto en el sentido político de la palabra. Pero que conste que mereció la pena, y que también fueron muchas las veces que se me fueron las manos en el teclado en noches de insomnio, pero eso queda ya en el terreno de juego. Desde fuera, ya no habrá problemas, si ellos así lo consideran.




Y sobre todo, quedan muchos amigos repartidos por España, muchos.




6 comentarios:

José Luis Vázquez Guzmán dijo...

Amigo.
Es la primera palabra que aflora en mi mente tras leer que abandonas. Lo entiendo, ningún reproche. ¿Como reprochar que hayas tomado esa decisión cuando yo lo pienso 100 veces al día?.
No nos veremos en los bares, nos veremos a menudo espero y deseo porque para mi es un placer hablar contigo. Tu vehemente sensatez y tu sistemática rebeldía destilan frescura y originalidad. Alguien te definió en cierta ocasión como "un espíritu libre" y creo que acertó. Un beso AMIGO.

Quique García Herrera dijo...

¿Cuánto tiempo hace que no nos vemos y que no hablamos?
Por entonces estábamos en "política colegial", defendiendo los intereses de la abogacía joven. Ahora tú estás en la política "de verdad" y yo soy un simple votante. Nunca voté a UPyD. Estoy más "escorado" a la izquierda. No sé nada de tu vida, no sé qué has hecho, ni por qué. Solo he leído este post. Nada más. A pesar de ello, creo entender tus palabras. Apoyo tu decisión (sea la que sea) porque lo importante para un simple (¿simple?) votante es que sus representante (o los que pretenden serlo) actúen conforme a su verdadera convicción, sin ningún objetivo más, salvo el de conseguir el bien común y el de poder dormir tranquilo cada noche.
Un abrazo

José Luis Martínez Hens dijo...

Gracias Amigo José Luis, claro que nos vemos y no en los Bares sino en los Ateneos. Lo de espíritu libre es un gran piropo. Permite reproducir por temas laborales al maestro Cervantes (que no hemos de confundir con aquel emblemático portero del Betis)

"La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertadI así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres4. Digo esto, Sancho, porque bien has visto el regalo, la abundancia que en este castillo que dejamos hemos tenido; pues en mitadII de aquellos banquetes sazonados y de aquellas bebidas de nieve5 me parecía a mí que estaba metido entre las estrechezas de la hambre, porque no lo gozaba con la libertad que lo gozara si fueran míos, que las obligaciones de las recompensas de los beneficios y mercedes recebidas son ataduras que no dejan campear al ánimo libre. ¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo!"

Pues eso, que para tener "caenas" de un partido hay que estar convencidos de que sus líderes no hacen trampas ni a los afiliados ni a los votantes
.

José Luis Martínez Hens dijo...

Quique claro que me acuerdo. Lo mio ha sido política más de lege ferenda que práctica, pero desde luego no tiene nada que ver con aquella hermandad colegial. En España, los partidos no están bien regulados y los abogados deberíamos implicarnos, cada uno desde nuestra ideología, porque nuestra profesión imprime carácter, somos independientes de verdad, y respondemos civilmente e incluso penalmente de nuestros errores. Además los autónomos pagamos los desmadres de una Administración desaforada y donde no se premia ni castiga debidamente al funcionario. Tenemos ese poso que van dejando las injusticias con los años y el día que te das cuenta que puedes legislar algo porque al final en los partidos lo facil es dar papeletas y discursos y no el estudio, ese día eres como cuando has ganado un pleito. No he podido legislar mucho pero entre enmiendas e ideas, seguro que algo habrá quedado. Te animo a que des un paso al frente y te tomes con calma la responsabilidad de dar parte de tu tiempo a un proyecto político. Con o sin aspiraciones, pero sin excusas. En los Bares y comidas de amigos debería estar prohibido hablar de política. Los problemas se arreglan desde dentro. Y uno de los grandes problemas de este país no es la corrupción sino la no independencia del poder judicial que la permite.

Y eso que no me quería enrollar. Te dejo mi email jlmhens@gmail.com

José Luis Martínez Hens dijo...

En cuanto aquella vida colegial debió de ser todavía en el siglo XX 1998 o 1999

Quique García Herrera dijo...

No hables de siglos, que nos haces más viejos. Yo estuve en Confederación desde finales de 1997 hasta diciembre de 2004 cuando, en el Congreso de San Sebastián, dejé de ser su Presidente (¡Qué cosas!). Empecé con 24 y me fui con 31.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com