El momento del mercado británico a pesar de los pesares



Tenía pensado hacer una reflexión bloguera sobre las elecciones de UK ayer pero tuve trabajo y se quedó sin hacer. Ahora ya es tarde porque estoy aquí ante el ordenador dándole vueltas a mi plan de negocio personal de cara a los próximos tres años. Es lo que tiene ser autónomo, en un país donde se nos machaca.



Tras las elecciones del Jueves, y a pesar de la mayoría absoluta conservadora (discutible políticamente pero no tan mala creo para nuestras lentejas), para España (especialmente la Costa y las Islas) se abre una buena oportunidad, porque parece que la Libra seguirá fuerte un tiempo. Existen todavía cientos de inmuebles a bajos precios, por lo que si Rajoy y Montoro mejoran respectivamente de sus miopías, y deciden ayudar a los promotores y demás agentes para reactivar el mercado británico, volverá el turismo residencial.

En primer lugar hay que acabar con el hecho de que un británico u otro extranjero por el mero hecho de ser Residente en España y no declare sus bienes en su país en un papelito (el famoso modelo 720), tenga que pagar impuestos aquí por todos sus ahorros generados a lo largo de años, donde quiera que haya trabajado. La mayoría de estos extranjeros vienen aquí a jubilarse y ¿por qué tenemos que intentar quitarles lo que no es nuestro? ¿por qué no se le permite estar más de 6 meses como residentes sin que nos importe lo que hayan hecho en sus vidas laborales? El problema no es solo que el Estado está metiendo la mano en lo que no es suyo (intentando quedarse con rentas generadas fuera, vamos piratería pura y dura de las que llevaban pena de horca), sino es que además pone sanciones del 150 %. No creo que haya ningún otro país en el mundo que haya hecho una ley como esta, que para los españoles que defrauden al fisco puede servir pero no para los extranjeros que tras años de duros esfuerzos en sus países fríos vienen a descansar a nuestro Sol. La imagen que damos es de TERCER MUNDO y ha generado la salida de grandes capitales que si estaban suficientemente asesorados.





Otra idea que someto al debate es derribar. No edificios terminados, sino esos fantasmas que se ven a lo largo de las Costas y en pueblos donde las empresas entraron en Concursos que se han eternizado y que no están terminados, muchos de ellos solo son estructuras. El Estado tiene que intervenir de alguna manera y quitar estos signos de crisis y locura especulativa de nuestras vistas. Y eso genera empleo en el sector construcción. Y positividad. Limpiar nuestro peor pasado y pensar que lo que a partir de ahora se haga, sea planificado técnicamente y no para los amiguetes.

En cuanto a los desempleados, se podría pagar algún tipo de renta básica o ayuda, subvención o como se tenga que llamar de forma inmediata. Una especie de Plan de Empleo Turístico, derribando como he apuntado anteriormente, o bien limpiando zonas costeras, playas en caso de medusas (o las famosas "natas de Paulino Plata" como apuntó en su día Teodoro Leon Gross), y apoyando más al turismo rural, sendas de caminos para evitar fuegos, embellecimiento del paisaje, hacer rutas deportivas, etc... Algo que permita a los desempleados hacer peonadas y que revierta en ese turismo no residencial que afortunadamente está creciendo, pero que hace falta enamorarlo para que se quede aquí a vivir largas temporadas.




Por último y para no alargarme, es completamente necesario dotar de medios a los Juzgados e INSTRUCCIONES precisas a las Fiscalías para que los posibles delitos de estafas inmobiliarias, sean juzgados y no por lo Civil. Existe una tendencia de los Jueces de mandar estos asuntos sin instruir a los Juzgados civiles y los constructores y promotores son insolventes. ENGAÑARON a sabiendas de su impunidad y como hay RESPONSABILIDAD de políticos y funcionarios, se pasa la mano y quedan impunes. No puede ser. No es tarde para que vayan a la carcel muchos de los que andan sueltos con grandes coches a pesar de ser insolventes. Nosotros los abogados sabemos quienes son y estos delitos no están prescritos porque a partir de 50.000 Euros, es una Estafa agravada y su plazo de prescripción se amplía por lo que todavía podrían ser juzgados.




Con estas medidas, y dándoles suficiente publicidad en medios británicos, se nos ayudaría mucho a los que vivimos del turismo residencial y se conseguiría empleo para la Costa del Sol y una ayuda para personas de los pueblos rurales de la periferia, que podrían volver al sector de la construcción. Y todo esto hay que hacerlo con urgencia, porque el momento es ahora. Puede que dentro de 3 años sea tarde ya que a pesar de la estabilidad que momentáneamente dan los Tories, no podemos olvidar que las elecciones dejan claro que la mayoría de británicos quieren salir de la Unión Europea, algo que no nos vendría nada bien.

Es una pena que haya que esperar hasta Diciembre y no aprovechar más la coyuntura. Mientras, algunos seguiremos pateándonos Escocia, Inglaterra y Gales hablando de nuestras bondades pero teniendo que reconocer en la mayoría de los casos, el anormal funcionamiento de la Justicia y el Gobierno de este país. A pesar del Gobierno, como dice por las mañanas Rodríguez Braun, aquí estoy intentando crear mi Business Plan que creo que puede funcionar, pero es una pena que esto no sirva para que muchos andaluces y personas de mi entorno salgan de la crisis a su vez.

No diré podemos, porque los amigos de la coleta crean incertidumbre a los inversores y encima se han apropiado de un verbo, por lo que lo diré dando un rodeo: SE PUEDE o como decía el lema que inspiró a estos visionarios universitarios tan progres y anticolonialistas: YES WE CAN. Por mi parte, creo que estoy dispuesto a volver a trabajar por la marca España en UK y no desde un partido, sino de forma autónoma y jugándome capital y familia.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com